La posibilidad de hallar vida extraterrestre podría estar más cerca, ya que investigadores británicos detectaron que las denominadas zonas habitables entre estrellas binarias presentan condiciones que no son muy frías ni extremadamente cálidas, algo esencial para el desarrollo de moléculas complejas y de agua en estado líquido.

Los responsables del trabajo realizado en el Reino Unido fueron el doctor Richard Parker, de la Universidad de Sheffield, y la estudiante de pregrado Bethany Wootton, de la Universidad de York, quienes crearon un modelo de las interacciones entre estrellas en pequeños racimos. Así calcularon cómo esos vínculos afectan a los sistemas binarios.

Entonces, concluyeron que en muchos de esos pares sus zonas habitables, en las que puede haber planetas, se superponen cuando una estrella es «empujada» por otra, lo que genera áreas más grandes para el posible desarrollo de la vida. Además, detallaron que en un racimo hay unas 350 binarias, de las cuales, 20 podrían acercarse.

Tras publicar los resultados de la investigación, Wootton explicó: «Nuestro modelo sugiere que hay más sistemas binarios en los que los planetas se ubican en las zonas habitables, lo que incrementa las perspectivas de vida».

«La búsqueda de vida en otras partes del universo es una de las preguntas fundamentales de la ciencia moderna, por lo que necesitamos toda la evidencia que podamos encontrar para ayudar a responderla», continúo, antes de agregar que «esos mundos amados por los escritores de ciencia ficción, donde dos soles brillan en sus cielos sobre la vida extraterrestre, parecen mucho más probables ahora».

Incentivo para el viaje interestelar

Otro asunto a destacar en los sistemas con estrellas binarias, es que las civilizaciones que florecieran allí tendrían un mayor incentivo para el viaje interestelar, al poder observar directamente planetas alrededor de la estrella vecina.

Por ejemplo, el físico nuclear Stanton Friedman ha dicho que así podría ser para Zeta Reticuli, sistema del que provendría la raza alienígena involucrada en el famoso caso de abducción de los Hill.

«Ambas son estrellas similares al Sol, están a solo 39 años luz de distancia del Sol, y a un octavo de años luz una de la otra (30 veces más cerca en comparación con la distancia que separa al Sol de su vecina más cercana)», señala el experto. «Son también mil millones de años más viejas que el Sol y, ciertamente las civilizaciones allí habrían tenido la posibilidad de desarrollar tecnología más avanzada que la nuestra».

Fuente: Royal Astronomical Society. Edición: RT/Mystery Planet.


Mystery Planet

Deja un comentario