La Teosofía explica que a nivel esotérico, no todos los planetas son iguales, ya que hay unos planetas que son más importantes que otros. Y a estos planetas que tienen una mayor relevancia en la estructura energética de un sistema solar se les denomina en el ocultismo: “Los Planetas Sagrados”.
Entonces como la gran mensajera de los Maestros que Alice Bailey pretendía ser, ella dio la siguiente clasificación de los planetas de nuestro Sistema Solar:
Planetas sagrados
Planetas no sagrados
Vulcano
Mercurio
Venus
Júpiter
Saturno
Neptuno
Urano
La Tierra
La Luna
El Sol
Marte
Plutón
(Esto se encuentra en su libro “Psicología Esotérica”, volumen I, segunda parte, capítulo III, sección 2 titulada: “El Rayo del Planeta Tierra”, p.335, y cuya primera edición se imprimió en 1936)
¡EL DETALLE ES QUE ESA CLASIFICACIÓN ES ERRÓNEA!
Como lo atestigua la propia Blavatsky en su obra La Doctrina Secreta”:
« Los planetas sagrados son: Mercurio, Marte, Venus, Júpiter, Saturno, el Sol y la Luna. » (DS I, p.575, 1888)
Planetas sagrados según
Blavatsky
Planetas sagrados según
Alice Bailey
Mercurio
Marte
Venus
Júpiter
Saturno
el Sol
la Luna
Vulcano
Mercurio
Venus
Júpiter
Saturno
Neptuno
Urano
Vemos por lo tanto que los planetas sagrados corresponden a los planetas utilizados por la astrología antigua. Lo cual además tiene mucha lógica, ya que la astrología (y a pesar de todas las alteraciones que se le han hecho) es una ciencia hermética muy profunda y es por eso que los antiguos astrólogos sabían de la importancia de esos planetas.
Y contrario a lo que pretenden los escépticos modernos, los antiguos sabios SÍ sabían que el sol y la luna NO eran planetas. Sin embargo los utilizaron en su clasificación por razones ocultas como lo precisa la propia Blavatsky:
« Esta clasificación es aceptada sólo para fines astrológicos. Mientras que la verdadera clasificación (que es mantenida en secreto) difiere de esta, ya que el Sol, siendo la estrella central (y no un planeta) tiene una relación aún más profunda y misteriosa con nuestra cadena terrestre de lo que generalmente se conoce. Y es solamente por eso que ni la Tierra, ni su satélite la Luna, ni siquiera las estrellas [en su utilización para describir a las constelaciones] no fueron utilizadas más que como substitutos para fines esotéricos. »
(D.S. I, p.575)
El Sol y la Luna eran por consiguiente utilizados para representar a dos planetas sagrados que en la actualidad todavía se desconocen.
¿Por qué entonces Alice Bailey dio esa clasificación falsa?
Porque desafortunadamente ella se basó en las ideas equivocadas que inventó Leadbeater, y para demostrárselos a continuación les pongo la tabla que elaboró el investigador Arthur Powell basándose en lo que enseñó Leadbeater:
Y como ustedes mismos podrán darse cuenta, son los mismos planetas que Alice Bailey designó como planetas sagrados, sólo que cambió el planeta Tierra por Mercurio.
Planetas sagrados según
Leadbeater
Planetas sagrados según
Alice Bailey
Vulcano
Tierra
Venus
Júpiter
Saturno
Neptuno
Urano
Vulcano
Mercurio
Venus
Júpiter
Saturno
Neptuno
Urano
Esta tabla la publicó Powell en 1930 en su libro “El Sistema Solar” (o sea seis años antes de que Bailey publicara el suyo) y en base esencialmente a lo que Leadbeater había escrito en su libro “Un libro de texto de Teosofía” publicado en 1912. Pero resulta que esa estructura que da Leadbeater es completamente falsa y fue inventada por él para complacer la equivocación que cometió su amigo el periodista Sinnett como lo detallo en este otro capítulo (link)
_  _  _
Por lo tanto, si Alice Bailey hubiera sido realmente la mensajera de los Maestros como ella pretendía serlo, entonces hubiera dado una respuesta acorde con lo que escribió Blavatsky (y con lo que enseña la astrología antigua). Pero vemos que en realidad se leyó el libro de Arthur Powell para elaborar su supuesta clasificación esotérica. Y para colmo ni siquiera se dio cuenta que lo que estaba escribiendo era falso !!!
OBSERVACIÓN
Y aunque los seguidores de Alice Bailey la glorifican por todo lo que ella enseñó acerca de los rayos, resulta que uno de los pilares sobre el cual se apoya la enseñanza de los rayos son los planetas sagrados, porque para dar una analogía: los planetas sagrados son como “los siete grandes chakras del Sistema Solar” por donde se proyectan los siete rayos de la Creación.
Y así por ejemplo, si ustedes quieren trabajar de manera profunda y por medio de la magia con la energía de un rayo en específico, entonces ustedes necesitan saber a cuál planeta sagrado requieren dirigir vuestro ritual para invocar la energía de ese rayo.
Pero como ustedes mismos lo pueden constatar, con lo que dice Alice Bailey vuestro ritual saldría completamente equivocado !!!
Y si ya desde sus fundamentos Alice Bailey está cometiendo errores tan garrafales, eso me deja muy desconfiado sobre todo el resto de la explicación que ella dio acerca de los rayos.

Deja un comentario