Juan Ricardo Carvajal Vargas, más conocido con el seudónimo del ‘Diablo’, es un hombre de 30 años de edad que se dedicaba al negocio de ‘cobra diarios’ o ‘gota a gota’.

El joven, además, hacía parte de una estructura delincuencial denominada ‘Los cascones’. El apodo se le atribuye por la costumbre de golpear a las personas que le deben dinero. Con este método de miedo, el ‘Diablo’ conseguía el pago inmediato de los supuestos deudores. Carvajal Vargas registra un largo prontuario, pero se hizo mucho más conocido por dos recientes casos de los que sería el autor material e intelectual. 

El primero fue en el 2018, cuando seis niños, incluyendo un sobrino suyo, fueron víctimas de abuso sexual. Por estos hechos, el ‘Diablo’ fue arrestado, pero finalmente salió libre seis meses después por vencimiento de términos.  En ese proceso, trascendió que Carvajal habría sobornado a su entonces pareja sentimental, Laura Guarín Gómez, para que guardara silencio.

Una mujer incógnita

Esta mujer habría estado presente cuando Carvajal Vargas sometía a sus víctimas. Hoy es investigado precisamente por la desaparición de Laura y de Kevin Maury González, quienes habían sido citados a Santa Marta, donde residía Carvajal, para recibir dos millones de pesos.  

Según la investigación, el ‘Diablo’ le había prometido esa suma a su expareja para que no testificara en su contra por el abuso sexual de los seis menores. Según Fiscalía, el hombre habría matado e introducido en un tanque con ácido los cuerpos de Kevin y Laura, de quienes hasta el momento no se tiene rastro alguno. 

La Fiscalía dice que testigos, entre esos un domiciliario, una amiga de Laura y personas del sector, afirman que los cuerpos fueron llevados a una finca de la familia de el ‘Diablo’, en zona rural de Santa Marta.

El hombre fue capturado en la madrugada del domingo 16 de junio en el barrio Las Gaviotas, en Soledad, Atlántico. Allí se le encontraron ocho motocicletas parqueadas en el frente de su vivienda y una pistola, de su propiedad, sin permiso para portarla. 

Redacción Un Mundo de Misterio

Ir a la fuente

Deja un comentario