© Devlin Gandy
El arte rupestre que los investigadores creen que puede representar la flor de estramonio con forma de molineteTraducido por el equipo de Maestroviejo.es

Con zigzags recurrentes, espirales y otros patrones geométricos simples, el arte rupestre antiguo es a veces sorprendentemente similar en todo el mundo. Una hipótesis es que todos los artistas usaban compuestos psicoactivos, que empujaban al cerebro hacia ciertos patrones. Ahora, un nuevo hallazgo de una cueva de aproximadamente 500 años de antigüedad usada por los nativos americanos sugiere que tales compuestos pueden haber sido de hecho un componente importante de su arte rupestre. Pero el arte en sí mismo puede no haber representado la experiencia de estar bajo la influencia de los alucinógenos.

El sitio del descubrimiento es la cueva Pinwheel al sur de California, a unos 80 kilómetros al noreste de Santa Bárbara. La cueva recibe su nombre por un gran dibujo rojo en forma de molinete en su techo; algunos arqueólogos han formulado la hipótesis de que representa un género de la flor psicoactiva estramonio (Datura stramonium). La flor contiene alcaloides de escopolamina y atropina, que se consideran un enteógeno, un compuesto psicoactivo utilizado en un contexto espiritual. El pueblo chumash del sur de California llamó a las experiencias desencadenadas por la ingestión de estramonio «sueños sagrados», según Jim Adams, un farmacólogo de la Universidad del Sur de California que pasó 14 años estudiando las ceremonias sagradas de datura del pueblo chumash.

Cuando David Robinson, un arqueólogo de la Universidad de Central Lancashire, y sus colegas comenzaron a excavar el sitio en el 2007, encontraron restos masticados de materiales vegetales – también conocidos como quids – metidos en grietas del techo de la cueva. Los intentos iniciales de extraer ADN de los quids se quedaron cortos. Pero ahora, una combinación de nuevos análisis químicos y microscopía electrónica ha identificado positivamente la planta como estramonio, el equipo informa hoy en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. «Yo estaba como, ‘Guau, encontramos la evidencia de alucinógenos en un sitio de arte rupestre,'» dice Robinson.

«Han roto con la absurda escuela de pensamiento […] que veía todo el arte rupestre como imágenes de trance producidas por chamanes», dice Paul Bahn, un arqueólogo del Instituto Arqueológico de América que no estaba involucrado en la investigación.

© Melissa Dabulamanzi
Una flor de la planta alucinógena estramonio

La excavación también descubrió una plétora de puntas de flecha, herramientas y restos de comida en el sitio, contradiciendo el modelo clásico de un chamán solitario alucinando en aislamiento y usando el arte rupestre para registrar su experiencia, como se había sugerido para el arte rupestre antiguo alrededor del mundo.

Sandra Hernández, miembro de la tribu Tejón que ayudó a coordinar la investigación para el nuevo trabajo, está de acuerdo con la interpretación de que el arte representa la flor de estramonio. «Me maravillé de las formas que capturaron en el arte rupestre en comparación con el despliegue real de la flor», ella comentó.

La idea de que cualquiera pueda crear arte rupestre mientras está bajo la influencia del estramonio es cuestionable, dice Adams, quien no estuvo involucrado en el trabajo. «Nunca he intentado pintar bajo influencia, pero personalmente creo que lo encontraría difícil.»

El estudio argumenta que el arte puede no ser una representación de la experiencia del usuario del estramonio, sino más bien un mensaje a la comunidad sobre la importancia de la planta. «La pintura […] representa la planta que causa la experiencia alucinógena – no la visión que es causada por la planta«, explica Robinson. «Ellos están venerando la planta, diciendo, ‘¡Esa planta es genial!'»

Vicente Ferrer

Entender que somos parte del todo, un universo lleno de almas que en el fondo son una sola, ver el Alma de las personas con las que trabajo, es lo que me hace ver la grandeza de las personas y de esta preciosa profesión que es el coaching.

Deja un comentario

Deja un comentario