¿Los Anunnaki intervinieron para crear a los humanos en la Tierra?

intervencion-annunaki-real

Posiblemente alguna vez escuchaste hablar sobre los antiguos Anunnaki, en antiguos textos se los conoce como los seres que “descendían desde el cielo”, eran una raza de alienígenas muy fuertes y tecnológicamente muy avanzados, que presuntamente habría logrado diseñar a la humanidad hace muchos miles de años.

Existen algunos textos muy antiguos de la civilización sumeria, donde hacen referencia a los Anunnaki como los “Dioses que descendían desde el cielo”, se trataba de una raza de alienígenas con grandes capacidades tecnológicas que habrían diseñado a la humanidad hace miles de años.

¿Los Anunnakis llegaron desde Nibiru para poblar la Tierra?

Tal como se menciona en el Génesis, existe un duodécimo mundo, popularmente conocido como Nibiru, este planeta se encontraba habitado por seres humanoides muy parecidos a los humanos. Pero después de que su planeta sufriera enormes cataclismos telúricos, esta civilización debió salir en búsqueda de nuevos planetas para habitar dentro del sistema solar.

Para la suerte de los Anunnaki, fue entonces que hallaron al planeta tierra, un planeta con atmosfera y oxigeno respirable, un clima totalmente amigable y una enorme cantidad de recursos naturales, ellos valoraban especialmente el oro. (De aquí el hombre ha heredado el interés en este metal precioso).

Según muchos investigadores, el planeta Nibiru se aproximó a la órbita de nuestro planeta, hace unos 432.000 años, Ac. Estos seres Nibiruanos poseían enormes naves espaciales que les permitían el traslado de recursos y personas desde su planeta de origen moribundo. Cuando llegaron a nuestro planeta, estos seres construyeron bases en lo que hoy conocemos como la antigua Mesopotamia.

Eridu, fue la ciudad o metrópolis más grande construida en su nombre, los famosos Anunnaki habían llegado para quedarse, por lo que este fue su primer puesto de avanzada en nuestro planeta, el que ellos llamaban el verdadero “Edén”.

Los Anunnaki, estaban obsesionados con la extracción del oro de nuestro planeta, por lo que instalaron minas estratégicas por todo el sur de África, donde hallaron enormes cantidades de oro.

Estos seres extraterrestres debieron extraer el oro, para procesarlo pero el trabajo de minería, no agradaba a esta civilización, pues ellos habían trasladado habitantes Nibiruanos con el fin de esclavizarlos pero su propia raza se revelo ante este intento de esclavitud, por lo que los Anunnaki debieron idear una nueva estrategia.

Fue entonces, que los seres Anunnaki se vieron obligados a desarrollar un “ser inferior” que tenga la capacidad de realizar el trabajo duro en las minas. Los Anunnaki sin saberlo, estaban a punto de crear al ser humano, a partir de la mezcla de sus genes con los antiguos primates que vivían en nuestro planeta en aquel entonces. (Según las investigaciones, posiblemente se trató del Australopithecus) esto explicaría el “eslabón” perdido.

Luego de un arduo trabajo de ingeniería genética, los Anunnakis finalmente lograron dar vida a un ser con la capacidad de entendimiento y aprendizaje, y sobre todo lo más importante este ser podía reproducirse a sí mismo, así fue como apareció la raza humana bajo el nombre de Homo Erectus.

El planeta Nibiru cumple ciclos de 3600 años, en los cuales este planeta se aleja de la tierra, periodo en el cual los dioses Anunnakis regresan a su planeta de origen para volver en el próximo periodo de acercamiento a la tierra.

Entretanto, otro grupo de Anunnakis continuó en nuestro planeta para estar a cargo de las minas de oro y los llamados esclavos, mientras eran ordenados por sus “dioses”.

Pero como el Homo Erectus, fue creado a la imagen de los Anunnakis, rápidamente comenzaron a aparecer algunas particularidades típicas de la raza de origen, los nuevos humanos al poco tiempo, comenzaron a luchar por sus deseos terrenales. En este contexto, el Homo Erectus, se habría rebelado contra sus amos, los Anunnakis, logrando escapar de las minas para finalmente formar pueblos libres en otros sitios de nuestro planeta. El Homo Erectus, posteriormente vivió sus días tal como lo mencionan varios textos antiguos, “Como animales salvajes”.

¿Los Anunnakis llegaron desde Nibiru para poblar la Tierra?

Cuando pasaron otros 3.600 años, el ciclo del planeta Nibiru una vez más se cumplió y se acercó a la tierra, facilitando que los Dioses Anunnakis regresaran a nuestro planeta. Pero para su asombro la situación se  había salido de control. Los dioses castigaron a los Anunnakis que estaban a cargo para que ellos mismos volvieran a trabajar en las minas.

Con el paso de los años, los Anunnakis continuaron perfeccionando su creación, el Homo Erectus, con el fin de poder desarrollar un ser más avanzado, que tuviera las habilidades que hoy tenemos, fue entonces que luego de muchos experimentos de hibridación, los Anunnakis pudieron dar vida al Homo Sapiens.

Los numerosos textos de la mitología sumeria narran que hace 450.000 años la vida en Nibiru se estaba extinguiendo lentamente debido a la erosión de la atmósfera del planeta. Dejado caer por Anu, el Rey Alalu huyó en una nave espacial y encontró refugio en la Tierra. En nuestro planeta descubrió que había abundancia de oro, que podía ser usado para proteger la atmósfera de Nibiru. Por esta razón, en un paso posterior de Nibiru cerca de la Tierra, un equipo de Anunnaki descendió sobre nuestro planeta, (literalmente: “Aquellos que descendieron del Cielo a la Tierra), liderado por Enki, hijo de Anu, quien fundó la ciudad de Eridu, en el sur de Mesopotamia, para extraer oro de las aguas del Golfo Pérsico. Posteriormente, Anu y su otro hijo Enlil, quien tomó el mando de la misión de la Tierra y relegó a Enki a las minas del sur de África, también llegaron a la Tierra. El oro, después de ser extraído y refinado, fue enviado a los Igigios, trescientos Anunnaki que estaban en un puesto avanzado en Marte, una estación de tránsito entre Nibiru y la Tierra.

¿Los Anunnakis llegaron desde Nibiru para poblar la Tierra?

El origen de la especie humana

Después de algunas decenas de miles de años de explotación, los mineros Anunnaki se rebelaron. Así, los responsables de la misión de la Tierra encontraron una solución alternativa y, gracias a sus avanzados conocimientos científicos, hace 300.000 años llevaron a cabo un experimento. Para crear una raza de trabajadores, Enki permitió a su esposa Ninhursag (llamada significativamente la “Diosa Madre” o incluso la “Dama que da la vida”) manipular genéticamente las especies terrestres que parecían más cercanas a los Anunnaki injertando allí su ADN: se eligió un homínido, el Homo Erectus. Así fue como, después de innumerables intentos de mezclar ADN anunnako con ADN humano para obtener híbridos horribles, finalmente llegamos a generar una especie de esclavo lo suficientemente inteligente y controlable y lo suficientemente fuerte para trabajar en las minas.

La especie humana acababa de dar el importante salto evolutivo del Homo Erectus al Homo Sapiens! Sin embargo, el hombre creado en serie por los Anunnaki, como todos los híbridos, no fue capaz de procrear. Una vez más Enki pensó en ello y, sin la aprobación de sus superiores, decidió darle la oportunidad de reproducirse. A partir de ese momento, muchos Anunnaki comenzaron a casarse con las hijas de los hombres, y Enki incluso llegó a asignar roles de liderazgo a estos híbridos “semi-dei”.

El Homo Sapiens existe desde hace 200.000 años. ¿Por qué la civilización surgió de repente al mismo tiempo en varias partes del mundo hace sólo unos pocos miles de años?
Esta simple consideración ha dado lugar a numerosas discusiones y disputas científicas, pero aquí analizaremos una tesis “no científica”: el ADN de los primeros homínidos habría sido modificado por visitantes alienígenas de otro planeta.

Esta tesis se ha repetido varias veces en las últimas décadas, pero antes de analizar las opiniones de sus partidarios modernos, nos gustaría señalar un hecho más antiguo.
En 1868 la fundadora de la Sociedad Teosófica Helena Petrovna Blavatsky tuvo la oportunidad de ver en un monasterio tibetano lo que probablemente es el libro más antiguo de la historia humana: el libro de Dzyan.

Este libro, mencionado en muchas tradiciones antiguas, de hecho, ningún occidental lo había visto jamás y se habría salvado de ese enorme cataclismo que en varias tradiciones se llama el Diluvio Universal, porque la región del Tíbet, gracias a su altitud, habría escapado al hundimiento de gran parte de la tierra emergida.

En la sección “Antropogénesis” del libro, hablamos expresamente de los “constructores” y de cuatro razas inteligentes que habrían precedido a la raza humana actual, todas destruidas por estos misteriosos personajes, porque los experimentos fracasaron.

También se podría plantear la hipótesis de que incluso la quinta raza, es decir, la actual raza humana, era un experimento fallido y, por lo tanto, abandonado a su suerte. Esto podría justificar la partida definitiva de estos “constructores” de nuestro planeta.
No parece casual que incluso el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, hable explícitamente de tres intentos fallidos, antes de la “creación del hombre”.

Llegados a los modernos partidarios de esta tesis, que no son pocos, nos referiremos sólo a las teorías de Zecharia Sitchin y Mauro Biglino, comenzando por esta última.
Mauro Biglino, un profundo conocedor del hebreo, ha trabajado durante mucho tiempo como traductor para Edizioni San Paolo, una editorial de estricta observancia católica que ha publicado 17 libros del Antiguo Testamento traducidos por él para la serie de la Biblia Judía Interlinear.

Al traducir literalmente los textos de la Biblia hebrea original, Biglino llegó a la conclusión de que estas historias derivan del contacto con civilizaciones alienígenas que transformaron al homo sapiens, primero desde el punto de vista físico (ADN) y luego desde el punto de vista cultural.

Biglino ha escrito numerosos libros, por lo que sería difícil exponer todos los elementos que lo llevaron a esta conclusión.

Por lo tanto, nos limitaremos a los puntos principales de su tesis, basada en la traducción del “Código de Leningrado”, del que derivan todas las Biblias posteriores.

El término Elohim, que los traductores cristianos han utilizado apresuradamente con la palabra “Dios”, es en realidad un término plural que indica una pluralidad de “creadores”. En incontables pasajes del Antiguo Testamento uno encuentra confirmación de que los Elohim eran más de uno.

Estos seres no eran de ninguna manera “buenos”, pero eran guerreros, celosos, vengativos, arrogantes, irascibles como cualquiera que lee la Biblia puede ver.
Aunque vivieron mucho más tiempo que los hombres, eran mortales y, puesto que hicieron al hombre “a su imagen y semejanza”, no debían ser muy diferentes de nosotros.
Yahvé era uno de los Elohim y ni siquiera uno de los más importantes, mientras que su líder era Elion (término que en la Biblia actual se traduce como “el Altísimo”).

Según Biglino, Elion dividió la Tierra en varias esferas de influencia, asignando a los Elohim la tarea de comandar, gobernar y así civilizar diferentes territorios a los que corresponden diferentes pueblos. En Génesis y Deuteronomio hay historias de las cuales uno puede entender que estos individuos superiores tenían una jerarquía y una organización militar sobre la base de la cual habían dividido el planeta. Sólo conocemos, a través del Antiguo Testamento, la parte de la historia que concierne a una determinada zona geográfica asignada al que se llamaba a sí mismo Yahvé.

Finalmente, estos Elohim estaban a menudo en desacuerdo entre sí, como puede verse en numerosos pasajes de la Biblia. Basta pensar en la batalla entre el Elohim Yahvé y Kemosh, descrito como evidentemente igual, con los mismos derechos y los mismos poderes: ninguno de ellos es considerado superior al otro.

También la destrucción de Sodoma, cuya descripción recuerda tanto a un bombardeo nuclear, es parte, según Biglino, de las guerras libradas entre los Elohim.

Adán, como su nombre indica, significa “el de la tierra”, en resumen, nacido en este planeta. Literalmente es más correcto traducirlo como “lo terrestre”, para distinguirlo evidentemente de aquellos que no eran terrestres. Eva, en cambio, es Hawà, o “la madre de los vivos”, es decir, el antepasado de toda la especie humana.

Además, como ya lo han señalado autores anteriores, la Biblia menciona vehículos voladores con características materiales precisas: son pesados, metálicos, brillantes e incluso peligrosos, al igual que los descritos en otras antiguas tradiciones religiosas, como los Vimana de los textos hindúes. Tomemos sólo dos ejemplos: el “carro celestial” meticulosamente descrito en la visión de Ezequiel y el Arca de la Alianza, capaz de incinerar enemigos.

En cuanto a los ángeles, los llamados “Malajim”, compañeros y mensajeros de los Elohim, todo es excepto los ángeles tal como los imaginamos, es decir, seres incorpóreos, con alas, asexuales y así sucesivamente. En cambio, cuando hablamos de ellos, no hay duda de que nos referimos a criaturas materiales, con dos piernas, que caminan, que tienen que comer, que se ensucian y por lo tanto se lavan, que necesitan dormir, que se aparean con las “hijas de los hombres”. Sólo lee la Biblia!

¿De dónde salieron los Elohim?

Sobre este punto Biglino no se desequilibra, indicando, sobre la base de algunos pasajes de la Biblia, sino también de textos antiguos de otras tradiciones religiosas, como probable origen la región de la constelación de Orión.

Analicemos ahora las teorías de Zecharia Sitchin, expuestas muchos años antes que las de Biglino y derivadas de un meticuloso estudio de las tabletas sumerias.
Su visión es simple y común a la de muchos otros estudiosos: los textos sagrados de los pueblos antiguos no son una creación fantástica, sino un recuerdo confuso de acontecimientos reales.

Un profundo conocedor de la lengua y la civilización sumerias, atribuye la creación de la antigua civilización sumeria a una supuesta raza alienígena, llamada Elohim (en hebreo) o Anunnaki (en sumerio).

De un análisis profundo de las tablillas sumerias, Sitchin deduciría que los dioses Anunnaki, que según la tradición Sumeria descenderían del Cielo a la Tierra, eran en realidad seres extraterrestres de otro planeta.

Los Anunnaki crearían genéticamente el Homo Sapiens cruzando su raza con el Homo Erectus.

Estos Anunnaki manipularían el ADN de los primates más inteligentes, obteniendo, tras varios experimentos fallidos, un ser inteligente que utilizarían para sus fines de explotación del planeta Tierra.

No está claro por qué estos seres, en un momento dado, se habrían marchado, pero, de nuevo de las tablas sumerias, se puede deducir que, antes de partir, habrían enseñado a los hombres los fundamentos de la civilización y habrían prometido regresar.
Un punto crítico en la teoría de Sitchin es el origen de los .

Habrían venido del planeta Nibiru, un hipotético planeta del Sistema Solar de la época de la revolución de unos 3600 años, presente en la mitología babilónica.

Al menos hasta ahora, la Astronomía oficial no ha encontrado rastro de tal planeta.
En cuanto al comienzo de la civilización en nuestro planeta, casi todas las tradiciones más antiguas coinciden en que fue dada por seres “divinos”.

En el Génesis se atribuye a los “hijos de Dios”, en el libro de Enoc a los “hijos del cielo”, en las civilizaciones precolombinas de Olmechi, Mixtechi, Toltechi y Aztechi al divino Quetzalcóatl, entre los Mayas al divino Kukulkan, entre los Incas al divino Viracocha.

En todos los casos, después de iniciada la civilización humana, estos seres se han ido inexplicablemente, pero, en algunos casos, prometiendo que volverían.
Algunas ligeras pistas a favor de las tesis descritas en esta nota provienen también de la ciencia oficial.

En primer lugar, numerosos estudios realizados por numerosos científicos de diversas partes del mundo, recogidos y publicados en la prestigiosa revista científica “Nature” el 23 de abril de 2013, muestran una repentina e inexplicable mutación que afecta al ADN del Homo Sapiens hace entre 5.000 y 4.500 años.

anunnaki-real
Entonces, según un estudio publicado en enero de 2016 por los astrofísicos Michael Brown y Konstantin Batygin, ambos del Instituto Californiano de Tecnología (Caltech), basado en simulaciones por computadora y el estudio de las órbitas de seis objetos Transneptunianos, debería haber un planeta masivo orbitando más allá de Neptuno, lo que apoyaría la tesis de Sitchin.

Finalmente, el 16 de febrero de 2015, se publicó un estudio (Universidad de Cornell) de siete astrofísicos autorizados, que muestra que una estrella recientemente descubierta (Scholz, 2013), que está actualmente a unos 20 años luz del Sol, hace unos 70.000 años pasó a través de la nube de Oort, en el límite exterior de nuestro Sistema Solar, es decir, a sólo 0,8 años luz del Sol.

Si por casualidad esta estrella estuviera acompañada de planetas y, si en uno de ellos hubiera habido una civilización tecnológicamente avanzada, entonces habría sido posible visitar seres extraterrestres en nuestro planeta y también se justificaría su partida forzada después de cierto tiempo y también su posible regreso si la estrella en cuestión estuviera en órbita alrededor del Sol.

Deja un comentario