Los 6 hábitos de las personas agradecidas

La gratitud, el agradecimiento o la apreciación son sentimientos, emociónes o actitudes de reconocimiento de un beneficio que se ha recibido o se recibirá. La experiencia de la gratitud ha sido históricamente un foco de varias religiones del mundo, y ha sido tratada de forma extensa por filósofos, psicólogos y sociólogos.

La gratitud y su hermano, el aprecio son las herramientas mentales que usamos para acordarnos de lo bueno. Es una luz que enfocamos en las personas que nos dan las cosas buenas de la vida; aplicamos a las bendiciones de otra manera invisibles, como calles limpias o salud o comida suficiente para comer.

La gratitud no hace desaparecer los problemas. Pero, a diferencia de la preocupación, no los hace más grandes. Además, ante un conflicto o una mala situación, las personas agradecidas no se dejan llevar por las circunstancias, y son capaces con mayor facilidad de ver el lado positivo.

Según una investigación, aumentas tus posibilidades de sobrevivir psicológicamente a tiempos difíciles y tienes la oportunidad de ser más feliz en los buenos tiempos. No se trata de ignorar las amenazas, sino de apreciar los recursos y las personas que podrían ayudarte a hacer frente a esas amenazas.

1. Son conscientes de los finales, por eso aprecian el camino.

deseo

Según varios estudios, contemplar finales te hace ser más agradecido con la vida. No se trata de presenciar la muerte o de perder a seres queridos, pero si de ser consciente de lo maravilloso en el durante, sin necesidad de que llegue el después para apreciar lo que se tubo al perderlo.

En un experimento se pidió a las personas voluntarias que visualizaran sus propias muertes; su gratitud aumentó considerablemente. De manera similar, cuando pidieron a las personas que imaginaran la repentina desaparición de sus parejas románticas de sus vidas, se volvieron más agradecidos con sus parejas. Lo mismo ocurre al imaginar que algún evento positivo, como una promoción en el trabajo, nunca sucedió.

Esto no es sólo teórico: cuando te encuentras dando algo bueno por sentado, intenta renunciar a ello por un tiempo. Verás lo mucho que lo valoras aunque hasta ese momento no lo hicieras.

Al apreciar el camino ocurre otra cosa curiosa: disfrutas de lo conseguido.  ¿Recuerdas cuando aprobaste el carnet de conducir?¿Cuando alquilaste el piso?¿Lo que te costó bajar de peso?¿Acabar algo que empezaste? Cuanto hace que no entras en casa y sonries porque, ¡sí, esa es tú casa! o conduciendo te sale una sonrisa al pensar que hace ya tantos años un día como hoy estabas haciendo prácticas, ¡y ahora conduces!

No es sólo a la vida o a los demás, también recuerda agradecerte a tí mismo todo el camino recorrido, y todo lo logrado en él. No importa si grande o pequeño, pero tu yo de ayer, estaría encantado de ver a tu yo de hoy.

2. Saborean las experiencias positivas

Y huelen el café, el olor a pan recién horneado, el aroma de una flor, lo que les da placer. El psicólogo de la Universidad de Loyola, Fred Bryant, encuentra que saborear experiencias positivas las fija más en tu cerebro y aumenta sus beneficios para tu psique. La clave: está en expresar gratitud por la experiencia. Esa es una de las formas en que el aprecio y la gratitud van de la mano.

Un estudio publicado este año en Psychological Science descubre que rituales como la oración o simplemente sacudir un paquete de azúcar “hacen que la gente preste más atención a la comida y prestar atención hace que el sabor de los alimentos mejor “, como Emily Nauman informes en su artículo sobre dicha la investigación. El “estar presente” durante la experiencia cotidiana, hace que la apreciemos más. Aunque sea una experiencia habitual: ducharse, comer, andar, notar el calor del sol o la sombra de un árbol, una brisa… a menudo, no nos damos cuenta de estos placeres del día a día.

Los seres humanos somos criaturas asombrosamente adaptables, y nos adaptamos incluso a las cosas buenas. Cuando lo hacemos, su valor subjetivo comienza a disminuir; empezamos a darlo por sentado.

Esto también es válido para las personas que tienes a tu alrededor: Si tienes a alguien en tu vida a quien “das por sentado” que está ahí, da un paso atrás e imaginar tu vida sin esa persona. Luego intenta saborear su presencia, al igual que lo harías con una rosa. O un atardecer. ¡Lo que sea! El punto es, la ausencia puede hacer que el corazón se sienta agradecido.

3. Toman las cosas buenas como regalos, no como derechos de nacimiento

manos-con-flor-1

La gratitud es aquello que damos al ser conscientes de que hemos recibido. Para agradecer, es necesario ser consciente de qué es lo agradecido. Las personas agradecidas, ven más que las personas que no lo son. Son mas conscientes de los regalos y las bendiciones de la vida, de los amigos, de las cosas sencillas del día a día que no dan por supuestas; las agradecen, aunque, y esto es importante, esos regalos de la vida siempre hayan estado allí.

“En todas sus manifestaciones, una preocupación por el YO puede hacernos olvidar nuestros beneficios y nuestros benefactores, o sentir que se nos deben cosas de otros y por lo tanto, que no tenemos motivos para sentirnos agradecidos”, escribe Robert Emmons, codirector de la Proyecto Gratitud de GGSC. “Contar bendiciones será ineficaz porque las quejas siempre superarán en número a los regalos”.

El antídoto, dice Emmons, es ver que no nos creamos a nosotros mismos; fuimos creados, por la evolución, por Dios, por nuestros padres; elige. Del mismo modo, nunca somos verdaderamente autosuficientes. Los seres humanos necesitamos a otras personas para cultivar nuestra comida y curar nuestras heridas; Necesitamos el amor, y para eso, necesitamos familia, socios, amigos y mascotas.

Ver con ojos agradecidos requiere que veamos la red de interconexión en la que alternamos entre ser dadores y receptores. La persona humilde dice que la vida es un regalo por el que agradecer, no un derecho a ser reclamado.

4. Están agradecidos a la gente, no sólo a las cosas

Al comienzo de esta pieza, mencioné la gratitud por la luz del sol y los árboles. Eso es genial para mí, y puede tener buenos efectos, como llevarme a pensar en mi impacto en el medio ambiente, pero a los árboles no les importa. Del mismo modo, el sol no sabe que existo; ni siquiera es consciente de su propia existencia, por lo que sabemos. Mi gratitud no hace que se vea más brillante.

Eso no sucede con la gente; las personas brillarán en gratitud. Decir gracias a un hijo podría hacerlo más feliz y puede fortalecer vuestro vínculo emocional. Agradecer al hombre que te prepara el café puede fortalecer los lazos sociales-en parte, profundizando nuestra comprensión de cómo estamos interconectados con otras personas.

Experiencias que aumentan las conexiones significativas con los demás -como notar cómo otra persona te ha ayudado, reconociendo el esfuerzo que le llevó – implican sistemas biológicos para la confianza y el afecto, junto a circuitos de placer y de recompensa. Esto proporciona un impulso sinérgico y duradero a la experiencia positiva. Diciendo “gracias” a una persona, el cerebro registra que algo bueno ha sucedido y que estás más conectado a una comunidad social significativa.

5. Atención al detalle

gota

Las personas agradecidas son habitualmente específicas. No dicen: “Te amo porque eres maravillosamente maravilloso”. En lugar de eso, la persona agradecida te dirá: “Te amo por los desayunos que me preparas cuando ves que tengo hambre y cómo me haces sonreír cuando estoy triste para que me sienta mejor! ”

La razón de esto es bastante simple: hace que la expresión de gratitud se sienta más auténtica, ya que revela que el agradecimiento estaba prestando genuinamente la atención.

Al estudiar la gratitud en parejas, se ha encontrado que los cónyuges señalan sentimientos de gratitud a través de un comportamiento más atento. Ellos hacen preguntas clarificadoras; Responden a los problemas con abrazos y a las buenas noticias con sonrisas. Estos gestos, pueden tener efectos profundos: los participantes, en estos estudios, que eran mejores oyentes durante esas conversaciones en el laboratorio, tuvieron compañeros que reportaron sentirse más apreciados por ellos.

Recuerda: ¡La gratitud prospera en los detalles!

6. Gracias que no son fáciles de agradecer

La mayoría de los ejemplos hasta ahora son fáciles y  algunos son clichés. Pero la persona realmente agradecida da gracias: a la pareja que lo dejó, a la persona sin hogar que pidió dinero, al jefe que lo despidió.

Nos estamos graduando de gratitud básica a avanzada, así que presta atención. El Dr. Emmons nos da esta orientación: “Es fácil sentirse agradecido por las cosas buenas. Nadie “se siente” agradecido de haber perdido un empleo o un hogar o una buena salud o de haber tenido un golpe devastador en su cartera de jubilación”.

En tales momentos, dice, la gratitud se convierte en un proceso cognitivo crítico, una forma de pensar sobre el mundo que puede ayudarnos a convertir el desastre en un trampolín. Si estamos dispuestos y somos capaces de mirar, argumenta, podemos encontrar una razón para sentirnos agradecidos incluso a las personas que nos han dañado. Podemos agradecer a esa parejapor ser lo suficientemente valiente como para terminar una relación que no estaba funcionando; a la persona sin hogar por recordarnos nuestra suerte y nuestra vulnerabilidad; al jefe, por obligarnos a afrontar nuevos desafíos.

“En la vida hay sufrimiento. Ninguna cantidad de ejercicios de pensamiento positivo cambiará esta verdad “, escribe Emmons. “La gratitud puede ayudarte a través de los tiempos difíciles”.

Procesar una experiencia de vida a través de un filtro de agradecimiento no significa negar la negatividad. No es una forma de felicidad superficial. En su lugar, significa darse cuenta del poder que tiene un “gracias” para transformar un obstáculo en una oportunidad. Significa reformular una pérdida en una ganancia potencial, reformulando la negatividad en canales positivos hacia la gratitud.

Esto es lo que verdaderamente comprende y aplica la gente muy agradecida. ¿Puedes?

Vía: DespiertaMagazine

Deja un comentario