Lo que el color de tu orina dice sobre ti

Tiene múltiples sinónimos: pis, orina… La excreción del líquido de la vejiga, además de producir cierto alivio, puede ser, por su color, un indicativo de nuestro estado de salud.

Los chicos de ‘Yo, doctor’ han hecho una viñeta explicativa basada en una revisión publicada el año 2006 sobre el «arco iris uroscópico». Veamos qué puede decir el color sobre tu salud:

  • Amarillo: es el color normal. El urocromo es el pigmento que dota de este color a la orina.
  • Amarillo pálido: este color se asocia con una orina diluida por un exceso en la ingesta de agua, por la toma de diuréticos (sustancias que hacen que los riñones permitan el paso de más agua) como el alcohol o por diabetes
  • Amarillo oscuro: es síntoma de deshidratación. El pigmento urocromo se concentra más por falta de agua y eso intensifica el color.
  • Lechoso: causado por una infección o por la presencia de lípidos o de quilo (fluido corporal producto de la digestión de alimentos grasos en el intestino delgado) en la orina.
  • Rosa: la hematuria, la presencia de sangre en la orina, provoca en baja intensidad un color rosado en la sangre. Este cambio de color procede de los glóbulos rojos presentes en la sangre. Diversas infecciones y enfermedades podrían estar detrás de la hematuria.
  • Rojo: una de las causas de este color puede ser la hematuria grave, que es siempre patológica, por lo que deberías acudir al centro de salud si observas un color rojizo al orinar. No obstante, el color rojo puede deberse también a la dieta: la ingesta de remolacha, zarzamora y ruibarbo puede, en algunos casos, colorear la orina de rojo. También algunos fármacos como la doxorrubicina pueden provocar este tono en la orina.
  • Color té: el daño muscular libera mioglobina, una proteína muscular, dando un tono cercano al marrón a la orina. Igual ocurre con la hemólisis, la desintegración de glóbulos rojos. La liberación de mioglobina y la hemólisis pueden estar provocadas por diversas enfermedades. El antiparasitario y antibacterianometronidazol también provoca una orina marrón oscuro. Las porfirias, una serie de enfermedades metabólicas, también pueden ser la causa de este color.
  • Naranja: la obstrucción de la vía biliar cambia la orina a un color anaranjado debido a la excreción de bilirrubina. La terapia con el antibiótico rifampicina también provoca una decoloración anaranjada-rojiza de las secreciones del cuerpo, incluida la orina.
  • Azul verdoso: este color es provocado por diversos componentes azulados como el antiinflamatorio indometacina, el antidepresivo amitriptilina, el diurético triamtereno, el enjuague bucal Listerine y el anestésico propofol, entre otras sustancias. El tono final verdoso es producto de la mezcla de los colorantes azulados con los pigmentos amarillos propios de la orina.
  • Púrpura: el cambio de la orina a un color morado se puede dar por bloqueo intestinal debido al estreñimiento y en pacientes con catéter durante un largo período de tiempo.
  • Gris oscuro: la alcaptonuria, la enfermedad de la orina oscura, es una rara enfermedad hereditaria provocada por un trastorno del metabolismo de los aminoácidos tirosina y fenilalanina. Esta enfermedad causa la acumulación de ácido homogentísico, que es tóxico y se excreta en la orina en grandes cantidades, dándole la característica coloración negruzca a la orina. El exceso del ácido homogentísico causa daño en los tejidos conectivos, provocando osteoartritis y afecta a las válvulas del corazón. Las personas con melanomas diseminados a varias zonas del cuerpo y de forma poco frecuente con la enfermedad de Addison, un trastorno producido por la deficiencia de hormonas producidas por las glándulas suprarrenales, también pueden tener orina oscura por la melanina excretada.

¿Te preocupa el color de tu orina? Acude a tu médico

Si tras leer este artículo y te preocupa el color de tu orina es normal que intentes autodiagnosticarte en base a lo que acabas de leer pero desaconsejamos que lo hagas. Si tienes algún otro síntoma debes consultar tus dudas a un profesional médico que conozca vuestro caso concreto. Ni nosotros ni ninguna otra página web deberían sustituir a esos profesionales.

Maldita.es está aquí para ayudarte a identificar la desinformación y controlar el discurso político, pero sólo con tu apoyo será posible. Todos estamos expuestos a los bulos y a la mentira, y sólo juntos podemos combatirla.

Porque en Maldita.es no podemos saber de todo, ¡te necesitamos! Seguro que tienes conocimientos o habilidades útiles para nuestra batalla contra la mentira. ¿Sabes mucho de ciencia? ¿Lo tuyo es la programación? ¿Tienes grandes conocimientos de algún campo concreto? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

Además, creemos que Maldita.es tiene que ser de todas las malditas y todos los malditos que se sienten parte de una comunidad, que quieren luchar contra la desinformación y controlar que el discurso público sea más limpio. Con tu apoyo económico, contribuyes a que Maldita.es sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.

Hazte [email protected] y colabora en la lucha contra la desinformación.

HAZTE MALDITO

Ir a la fuente

Deja un comentario