LO QUE ALIMENTA EL FASCISMO ES, EN REALIDAD, LA DEUDA

Melancólico Miserere: la enfermedad del fascismo por nostalgia.


Cada vez estoy más convencido de que hay gente presidiendo partidos, ayuntamientos y hasta gobiernos que ejemplifican la más vergonzante ignorancia, … y comentaristas semi-anónimos en redes sociales, portales de Internet y otros canales de comunicación abiertos que dan sopas con onda a tanto analista, politólogo y tertuliano como medra por ahí. Hoy traigo al blog el análisis que incluye un tal «Capitan_nemo» (buen «nick») entre las muchas aportaciones de lectores serios, cuñados varios y gente que pasaba por ahí a rebufo de un articulito inane reproducido en Meneame que juega la baza fácil de la culpabilización colectiva, la de que «En el fondo, todos somos racistas», «En el fondo, todos somos machistas» y, supongo que, llegado el caso postulará que en el fondo todos somos gilipollas, mantras todos ellos que supongo que resultarán de lo más confortable a quienes lo son sin paliativos. La excusa para sacar de procesión el mantra de que «todos somos culpables» es esta vez la irrupción de la extrema derecha en el panorama electoral español.


Como quien quiera leer la filípica la tiene enlazada en esta introducción, voy, cual dermatólogo, al grano y ofrezco el análisis, formalmente bien articulado, que el capitán realiza acerca de las raíces del fascismo que todos reconoceremos como tal, el autoritario, elitista y revanchista del periodo de entreguerras del siglo pasado, sin meterme en qué contemporáneos están más cerca de ser su fiel reflejo, que para eso llevo años denunciando desde esta trinchera desmanes totalitarios varios. Lo que sigue, académicamente desarrollado, valdría más que una tesis doctoral, al menos de esas en las que el lector está pensando. El autor tiene la humildad de reconocer que no considera definitiva sus teoría, aunque concluye que «algo hay».

… y uno que pensaba que esta bolita no estaba ya en el bombo.

La culpa del fascismo y el nacionalsocialismo la tienen los ciclos de deuda impagable.

Vamos a partir del tratado de Versalles (pero se puede ir mas atrás). Los vencedores cargaron una deuda brutal sobre los vencidos. Esa deuda era impagable. Para amortizarla primero se aplicó una brutal devaluación lo que empobreció a todo el mundo (y los cabreó mucho).

Los acreedores querian su dinero, pero recibirlo era imposible (la deuda era impagable). Así que negociaron para reducirla y para encontrar formas de pagarla.

En Versalles habian dicho que nada de ejercito ni consorcio militar. Pero sin él no se podia crear empleo y pagar la deuda. Cuando los deudores advirtieron que ya no pagaban mas algunos banqueros acreedores se les aproximaron para negociar por su cuenta, y darles ideas, así que al final les dejaron que montaran de nuevo un consorcio militarj, así como les permitieron montar cárteles de empresas que podian tener mas beneficios y pagar mas deuda.

Pero aun así no habia forma de pagar la deuda impagable. Se habian plantado y habian dicho que no pagaban mas, pero en el fondo respetaban mucho la institución de la deuda, que nunca habían rechazado y ni siquera cuestionado, y pretendian pagarla en algun momento. Ese fue el caldo de cultivo para que de entre los banqueros acreedores unos cuantos se les aproximaran con ideas novedosas para pagarla.

Entonces vieron que habia un grupo social que acumulaba muchas riquezas privadas y entre ellos estaban importantes acreedores. Habia que usar sus riquezas para pagar la deuda, así que los declararon enemigos, les quitaron las riquezas y pertenencias, los metieron en campos de concentración y pretenderon hacerlos desaparecer para no dejar pruebas y que volviesen a reclamar la deuda de lo que les habian quitado.

Para poder pagar la deuda les pusieron a trabajar, porque con trabajadores esclavos a los que no les tienes que pagar sueldo la deuda se consigue pagar mejor. Pero aun así la deuda era impagable, así que llegaron a un acuerdo en que se les permitiria invadir la mitad de Polonia, Austria y otras partes de Europa.

En ese momento quizas ya se podia pagar la deuda, y algunos banqueros ya se quedaron contentos. Pero habian cogido carrerilla y dijeron, ya que hemos llegado hasta aquí invadamos Reino Unidos y Rusia. Por puro coste de oportunidad, les iba a salir mejor seguir que pararse en ese punto.

El fascismo y nazismo fueron la úniva vía para pagar la deuda.

El Führer, esperando a que se le sequen las uñas

Muchos años mas tarde vamos a contar la historia de otra deuda impagable:

Iraq se habia pasado muchos muchos años pidiendo prestado para comprar armas y combatir al enemigo en la guerra Iran-Irak. Cuando pararon la guerra vieron que tenian una deuda impagable a no ser que el cártel petrolero mantuviese los precios del petroleo suficientemente altos. Pero el cártel dijo que nanai. Así que como seguian pretendiendo pagar la deuda impagable, decidieron que la única forma era invadir Kuwait y hacerse con sus riquezas para pagar la deuda. Aparte de que los kuwaities eran unos de los acreedores así que mataban dos pajaros de un tiro.

Hay antifascistas que parecen aún más fascistas que sus
adversarios. Ya advirtió Borges: «Hay que tener cuidado
al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose
a ellos»

Bueno, pues mas o menos esta es la historia de dos deudas impagables que se intentaron pagar con todos los esfuerzos posibles.

Hoy en dia hay un monton de deudas impagables coleando así que se ha reactivado el fascismo y pronto quizás alguna variante del nazismo. La única forma de pagar la deuda es a traves del fascismo y quizás nazismo. Sin fascismo no se puede esclavizar a los ciudadanos para que trabajen a destajo por salario de campo de concentracion (cero o casi cero) y que paguen la deuda.

Así es mas o menos.

(Fuente: https://www.meneame.net/)

Ir a la fuente

Deja un comentario