Las próximas elecciones generales convocadas a finales de 2019 (como quería Rajoy), serán las últimas.

Las próximas elecciones generales convocadas a finales de 2019 (como quería Rajoy), serán las últimas.

18 de septiembre de 2019

A supporter of Spain's Socialist party (PSOE) leader Sanchez holds his poster outside the party's headquarters during the party's assembly meeting in Madrid

elperiodico 4/10/2016: “Pedro Sánchez se va, ¿y ahora qué?”.

“Los días 16 y 23 de febrero de 1936 se celebraron en España las terceras elecciones generales, y últimas, de la Segunda República”.

Antes de la moción de censura Rajoy planeaba convocar elecciones generales a finales de 2019. Exactamente lo mismo que ahora ordena el Rey a Sánchez al no reconocerle.

Después de la audiencia vista del Rey Felipe VI, y de las palabras de Sánchez de “votar con más ganas que nunca”, comprendo que el Rey ha prohibido el algoritmo para el pucherazo electoral que utilizó el Psoe con las órdenes de George Soros y sus algoritmos prestados a Indra.
Tonto no es el monarca, sabe de las denuncias por pucherazo y que los ánimos están al máximo y que si siguen será peor que la Bastilla.
Aunque aquí uno no se puede fiar de las apariencias.
Pero será la primera vez en la historia que oficialmente el monarca prohiba más pactos de partidos. No lo hizo así Alfonso XIII y tuvo que exiliarse a Roma sin abdicar.
La experiencia de las votaciones de 1936 y la manipulación, hacen prever que quizás esta vez se haya aprendido algo. Cosa que sabemos que el ser humano no aprende, por más que se diga que sí. La muestra ha sido el pucherazo del niñato ególatra del Falcon.

Pase lo que pase no se va a ir a mejor. La realidad de las finanzas hacen que España esté tan tocada que quien entre se va a encontrar conque habrá impagos inevitables y retrasos en nóminas y pensiones como de hecho ya hubo estos retrasos en los aportes a la nóminas de funcionarios de la Generalitad de Cataluña hace dos años.

Los primeros impagos de ayudas no levantarán a los ciudadanos pero sí a la inmigración invasora que viven en su mayoría de ser mantenidos por el aparato socialista y antes pepero.

¿Habrá un Oviedo como el de la cuenca minera en 1936?, pero esta vez sería un potaje extraño de ERC con la inmigración y en algún municipio como Salt que servirá de chispa para situaciones similares en toda España. “En Salt conviven un total de 77 nacionalidades”. 77.

descarga

From → Uncategorized

Deja un comentario