(Nota: para una mejor comprensión, les recomiendo que primero lean el capítulo: Rudolf Steiner y su Antroposofía [luego lo pondré].)
Rudolf Steiner afirmó que existen solo dos senderos de iniciación disponibles en la actualidad para los aspirantes espirituales en Occidente:
« Estos caminos fueron puestos por el Maestro Jesús y el Maestro Christian Rosenkreuz quienes habían preparado dos formas de iniciación para nosotros, es decir, la manera cristiana esotérica y la manera cristiana Rosacruz.
Ambas formas han existido desde la Edad Media. Sin embargo, a medida que el materialismo creció, la vida espiritual desapareció cada vez más de la conciencia de la humanidad. Y a fines del siglo pasado, el materialismo había avanzado tanto que la humanidad habría perecido si no hubiera recibido un nuevo impulso espiritual. Y solo se pudo encontrar una persona cuyas facultades psíquicas le permitieran escuchar la voz de los Maestros, y esta fue Helena Blavatsky. »
Pero resulta que esto que dijo Steiner es falso porque a parte de esos dos caminos iniciáticos también existen en Occidente:
      La tradición celta enseñada por los druidas.
      La tradición cabalística aportada por el pueblo judío.
      Y también está la tradición hermética la cual remonta desde los antiguos discípulos de Hermes que se instalaron en Europa, y luego fue enseñada por los antiguos filósofos griegos y luego por los sabios gnósticos.
Pero desafortunadamente, a medida que la Iglesia católica fue corrompiéndose y tomando poder, ella comenzó a perseguir y a destruir a todos aquellos que no compartían su dogma, y es por eso que estas tradiciones se volvieron sumamente ocultas.
Y hubo que esperar hasta el siglo XIX (después de 1’500 años de secretismo) para que los Maestros volvieran a tratar de hacer más accesible su conocimiento.
Y es por eso que el Maestro Morya le escribió al Sr. Sinnett:
« Uno o dos de nosotros esperábamos que el mundo hubiera avanzado a tal punto intelectualmente, si no intuitivamente, que la enseñanza Oculta pudiera ganar una aceptación intelectual y por consiguiente pudiera darse el impulso para un nuevo ciclo de investigación esotérica.  Sin embargo otros —más sabios como se podrá ver ahora—pensaban de modo diferente, pero aún así se dio el consentimiento para hacer la prueba. »
(Carta Mahatma 44, p.263)
Y para eso mandaron a su discípula Blavatsky, pero es falso que ella tuviera la misión de reavivar «el esoterismo cristiano», porque como lo indica el segundo objetivo de la Sociedad Teosófica:
« Nuestro propósito es diseminar el conocimiento de las sublimes enseñanzas de ese sistema esotérico puro del periodo arcaico que está reflejado en los más antiguos Vedas y en las filosofías de Gautama Buda, Zoroastro y Confucio.
Y queremos hacer que se conozcan entre las naciones occidentales los conocimientos ampliamente suprimidas acerca de las filosofías religiosas orientales, su ética, cronología, esoterismo y simbolismo. »
(Circular de nueva York, 1878)
Pero aunque la documentación histórica muestra lo contrario, para Rudolf Steiner solo valían las visiones que él tenía en su mente con base a sus supuestas «percepciones clarividentes de los Registros Akáshicos», y las cuales (según él) le daban la «verdadera historia de las cosas», independientemente de que estas difirieran de todos los hechos conocidos y de la evidencia ineludible y más bien correspondieran a su fanatismo religioso.
Y es así es que Rudolf Steiner asegura que al principio Blavatsky sirvió fielmente a «las órdenes occidentales» de los iniciados, pero que al final ella fracasó en su «misión cristiana».
Y a continuación les voy a detallar las falsedades de su narración.
~ * ~
Todas las fuentes conocidas dicen que cuando Blavatsky llegó a París a principios de la década de 1870, y antes de mudarse a vivir a los Estados Unidos, ella casi no abandonó su habitación durante los tres meses que estuvo allí y se dedicó principalmente a pintar y espera recibir las instrucciones por parte de su jefe, el Maestro Morya, sobre a dónde y cuándo debía ir. Hasta que finalmente como todos saben, llegó la orden de zarpar hacia Nueva York.
Pero Steiner nos cuenta una historia muy diferente de lo que sucedió con Blavatsky durante su estancia en París, ya que a lo largo de varias conferencias que dio en 1916 (unos años después de que se estableciera la Sociedad Antroposófica) él afirmó que Blavatsky cuando llegó a Europa trabajó bajo un liderazgo muy competente durante algún tiempo e hizo un buen progreso interno para que sus supervisores esotéricos occidentales desearan que ella se uniera a una cierta organización cristiana en París.
Pero debido a que esa Orden cristiana era demasiado exigente y presentaba demasiadas condiciones inconvenientes, finalmente se le negó la membrecía y es por eso que Blavatsky no tuvo más remedio que mudarse a los Estados Unidos.
Y en los Estados Unidos, Steiner aseguró que:
« Ella fue admitida en una fraternidad oculta y como resultado obtuvo una visión considerable de los objetos que persiguen tales fraternidades ocultas, y también de aquellos que de ninguna manera luchan por el bienestar de la humanidad.
Ella se comunicó con los espiritistas estadounidenses que querían acabar con la enseñanza de la reencarnación, y la mediumnidad era el medio para lograr eso. Pero tal campo de actividad no estaba en la naturaleza de Blavatsky y por lo tanto fue expulsada de esta fraternidad. »
Y nuevamente en 1907, dos años antes de separarse de la Sociedad Teosófica y aunque todavía era una figura destacada, la actitud de Steiner hacia Blavatsky y los Maestros se estaba volviendo cada vez más negativa.
Él afirmó que cuando Blavatsky comenzó la Sociedad Teosófica, fue un esfuerzo esotérico claramente cristiano, y sobre esto Steiner dijo:
« En el momento en que Blavatsky escribió Isis Desvelada, ella se inspiró en los Rosacruces, pero posteriormente ella se separó de esa fuente de inspiración y se vio arrastrada a la esfera de influencia de una forma de esoterismo oriental y esto dio lugar a La Doctrina Secreta que contiene grandes verdades de carácter no cristiano, pero una gran tontería en lo que respecta a la religión cristiana. »
Y también Rudolf Steiner cuando le escribió a Edouard Schure le aseguró que:
« La primera fundación de la Sociedad Teosófica tenía un pronunciado carácter occidental [que como se los demostré más arriba eso es falso], y también el libro Isis Desvelada en el que Blavatsky reveló una gran cantidad de verdades tiene un carácter muy occidental.
Y esas verdades en cuestión habían sido inspiradas por los grandes iniciados de Occidente, a quienes también se les conoce como los iniciadores de la sabiduría Rosacruz. Pero la distorsión que sucedió posteriormente fue causada por la forma en que estas verdades fueron absorbidas por el alma de Blavatsky.
Y para la parte educada del mundo este mismo hecho debería haber constituido la prueba de que las fuentes que inspiraron a estas verdades eran de una naturaleza elevada. Porque nunca nadie de sí mismo podría poseer estas verdades pero que ella presentó de una manera tan pobre. »
Los «iniciadores occidentales», como Steiner los llama, supuestamente estaban decepcionados por la mala calidad de la escritura de Blavatsky y su incapacidad para expresar claramente sus enseñanzas, y es por eso que:
« Cuando se dieron cuenta de las pocas posibilidades que esto les daba para infundir una corriente de sabiduría espiritual cristiana en la humanidad a través de Blavatsky, los «iniciadores occidentales» decidieron abandonar sus esfuerzos en ese sentido.
Sin embargo, la puerta se había abierto y el alma de Blavatsky se había preparado de tal manera que podía absorber las verdades espirituales, y en consecuencia los «iniciadores orientales» estaban en posición de apoderarse de ella.
Al principio, las intenciones de estos iniciados orientales fueron beneficiosas. Vieron cómo la facultad imaginativa de la humanidad corría el riesgo de materializarse completamente por el anglo-americanismo, y es por eso que estos iniciadores orientales querían infundir en el mundo occidental su forma de conocimiento espiritual que había sido custodiado durante siglos.
Y bajo la influencia de esta tendencia, la Sociedad Teosófica adquirió un carácter oriental, y la misma influencia inspiró los libros: Budismo Esotérico de Sinnett y La Doctrina Secreta de Blavatsky. Sin embargo, ambas obras son distorsiones de la Verdad, ya que en la obra de Sinnett, las valiosas declaraciones que contiene están distorsionadas por su inmaduro intelectualismo filosófico. Y el contenido de La Doctrina Secreta está distorsionado por el alma caótica de Blavatsky. »
Y esto también es falso porque sobre el libro de Sinnett, el Maestro Kuthumi le escribió:
« Puedes estar seguro que a pesar de algunos errores y omisiones, tu libro Budismo Esotérico contiene la exposición correcta (aunque incompleta) de nuestras enseñanzas ocultas. »
(CM 82, p.392)
Y sobre el libro de Blavatsky, el Maestro Kuthumi escribió:
« Esta obra tiene más valor que su predecesora [se refiere a la obra Isis Develada] siendo La Doctrina Secreta un epitome de las verdades ocultas que hará que sea una fuente de información e instrucción para el estudiante serio durante muchos años por venir. »
(Cartas de los Maestros de Sabiduría, Primera serie, No 19, p55)
Y no contento con estos engaños, Rudolf Steiner agregó en una reunión de la escuela esotérica en Múnich del 1 de junio de 1907, que el conocimiento de los iniciados del oriente estaba «en una forma rígida y petrificada, sin ningún signo de vida».
Pero esto también es falso porque cuando se estudia el esoterismo uno percibe que las enseñanzas que más se han petrificado son justamente las occidentales por las distorsiones que han producido en ellas adoctrinamiento católico.
Y también sobre Blavatsky, Steiner en esa ocasión mencionó que:
« Ella escribió su obra Isis Desvelada con el objetivo de presentar la filosofía esotérica desde una perspectiva centro-europea y a pesar de haber sido escrita en un estilo caleidoscópico, casi inútil. Su guía benéfica quería guiarla aún más en el camino de la Europa Central, pero pronto cayó bajo influencias completamente diferentes cuando Blavatsky llegó en manos de otras personas.
Estas eran las cofradías orientales, y estas cofradías afirmaban que cuando Blavatsky había escrito su obra Isis Desvelada, que esa era su sabiduría, ya que conocían muchos de los símbolos y doctrinas mencionados y buscaban los medios para frustrarla lo más posible.
Por lo tanto fue extremadamente difícil para ella llevar a cabo su trabajo en el sentido del esoterismo cristiano, como había sido inicialmente su propósito. Y en ese período la vida fue sumamente difícil para ella.
Las fraternidades ocultas en cuestión la presionaron hasta tal punto que ella se vio obligada a vestir su segunda obra, La Doctrina Secreta, con una prenda oriental. Por lo que incluso ahora estamos acostumbrados a usar nombres orientales para la mayoría de los conceptos incorporados en las doctrinas ocultas.
Sin embargo, esta forma de verdad oriental no se adapta en absoluto a nuestros pueblos occidentales y solo nos puede frenar y alejarnos de nuestra meta. »
Y aquí vemos que Rudolf Steiner sigue repitiendo la misma mentira solo para repudiar el esoterismo oriental.
Varios años después, Steiner le informó a sus seguidores con respecto a Blavatsky que:
« Su primer trabajo, Isis Desvelada, nos muestra el carácter completamente caótico, ilógico, apasionado y contradictorio de su ser, pero también el hecho de que los poderes detrás de ella trabajaban en una forma generalmente humana.
En cambio La Doctrina Secreta revela no solo el interés humano comprensible en temas especiales, sino también un interés que se origina en ciertos centros ocultos que no están trabajando de una manera generalmente humana, pero que tienen un objetivo particular a la vista y quieren algo específico.
La iniciación tibetana, india, pero también egipcia del momento, solo quiere vengarse del mundo occidental debido a la supresión del ocultismo oriental. Sus iniciados desean vengarse de que el mundo occidental, debido al materialismo, haya triunfado sobre el mundo oriental. »
Y esta aseveración hecha por Rudolf Steiner es aberrante porque los maestros no hacen distinciones entre occidentales y orientales debido a que ellos aman a TODA la humanidad, como lo precisó el Maestro Kuthumi en una carta a Sinnett:
« Morya habló verazmente cuando dijo que el amor por toda la humanidad es su incesante inspiración, ya que él se ha entregado totalmente en cuerpo y alma para cumplir su deber hacia la Logia de los Maestros y hacia la humanidad entera. »
(CM 29 p.225)
Pongamos todas estas afirmaciones de manera ordenada para que podamos ver exactamente lo que Rudolf Steiner afirmó.
Él nos dice que:
  • La verdadera y original misión de Blavatsky era promover y difundir la causa del esoterismo cristiano.
  • Su entrenamiento preparatorio y de iniciación para esta tarea fue en Occidente y principalmente en Europa Central.
  • Sus guías e inspiradores fueron los iniciados occidentales, incluidos los rosacruces.
  • La Sociedad Teosófica fue fundada por ella y el Coronel Olcott en 1875 (no menciona a William Judge) con un énfasis y carácter claramente occidental y para propósitos benéficos del ocultismo occidental.
  • Su primera obra, Isis Desvelada, publicada en 1877, también tenía un énfasis y carácter claramente occidentales y fue inspirada por «los grandes Iniciados de Occidente«. Y estos poderosos inspiradores trabajaban de manera humana.
  • Pero estos iniciados occidentales estaban decepcionados por la mala calidad de su escritura y su incapacidad para expresar claramente sus enseñanzas, y por lo tanto decidieron renunciar a estos esfuerzos.
  • Pero como su alma ya había sido preparada y abierta para tal tipo de trabajo, Blavatsky se convirtió en el instrumento de los Iniciados del Oriente, para quienes ella era efectivamente una presa fácil. Y querían usarla para promulgar sus conocimientos «rígidos» y «petrificados» y de esta manera ganarle a los cristianos.
  • Y para eso ellos comenzaron afirmando que el conocimiento en la obra Isis Desvelada era suyo y trataron de frustrarla en su verdadera misión, y Blavatsky fue incapaz de resistir a su influencia abrumadora.
  • Y estos inspiradores orientales trabajaban de manera no humana y con el objetivo oculto de vengarse del mundo occidental por haber triunfado sobre el mundo oriental.
0_0
Y después de escuchar esto uno queda completamente anonadado porque cualquier investigador serio de esoterismo sabe que todo esto es una sarta de mentiras.
Y lo que lo hace más desconcertante es el hecho obvio de que cualquiera de los oyentes y lectores de Rudolf Steiner podrían refutar tales afirmaciones de forma fácil e inmediata simplemente leyendo ellos mismos el libro Isis Desvelada, lo que rápidamente les mostraría que los hechos son exactamente lo opuesto a lo que Steiner decía.
Simplemente en la primera línea del prefacio ella escribió:
« El trabajo ahora sometido al juicio del público es el fruto de un conocimiento cercano con los Adeptos orientales y el estudio de su enseñanza. »
Y en la página siguiente ella escribió que:
« Mientras estábamos muy ansiosos por resolver estos problemas desconcertantes [es decir, sobre asuntos espirituales] entramos en contacto con ciertos hombres dotados de poderes tan misteriosos y un conocimiento tan profundo que podemos realmente designarlos como los grandes Sabios del Oriente. Y a eso instrucciones les prestamos mucha atención. »
Y la obra Isis Desvelada (y en particular su segundo volumen) es en gran medida una crítica hacia la deterioración que ha sufrido el cristianismo, mientras que al mismo tiempo desarrolla las ideas y enseñanzas filosóficas indias y orientales, de modo que al final del segundo volumen, el resumen comienza con las palabras:
« El lector debe tener en cuenta las proposiciones fundamentales de la filosofía oriental que hemos dilucidado sucesivamente. »
Entonces como lo pueden constatar, una simple lectura derrumba toda la elucubración que hizo Rudolf Steiner.

Y cualquier biografía decente sobre Blavatsky mostrará aún más cuán asombrosamente falsas e imposibles son las afirmaciones de Steiner sobre su vida, trabajo e inspiración.
Obviamente no podemos entrar en gran detalle en un artículo como este, pero podemos recomendar en particular el libro «HPB: La vida extraordinaria y la influencia de Helena Blavatsky» por Sylvia Cranston, que es la investigación más extensa hecha sobre la vida de Blavatsky
Y basta con decir brevemente aquí que su misión y su trabajo fueron, desde un inicio de inspiración y temática oriental, y que la parte más importante de su entrenamiento, instrucción y preparación para su misión mundial fue llevada a cabo en el Oriente, en parte en la India pero sobretodo en el Tíbet y en las regiones del Himalaya.
Y también sabemos que incluso antes de que se fundara la Sociedad Teosófica, sus Maestros se identificaron como budistas, y que tanto antes como durante el tiempo en que estuvo escribiendo su obra Isis Desvelada, Blavatsky se describió ante sus amigos como siendo «una budista tibetana» de tipo esotérico.
Además sus Maestros del Oriente también fueron vistos personalmente por el coronel Olcott, William Judge y otras personas desde los primeros días de la Sociedad Teosófica, e incluso mucho antes como fue el caso de la tía de Blavatsky, quien relató que cuando ella y sus demás familiares estaban muy preocupados porque no tenían noticias de su sobrina y temían que lo peor le hubiera sucedido, un hombre oriental se le apareció para informarle que Blavatsky se encontraba bien y que pronto regresaría y luego y en frente de ella desapareció.
(Y su narración la pueden leer aquí.)

CONCLUSIÓN
Este es un ejemplo más de las mentiras que inventó Rudolf Steiner, pero si esta falsedad muestra una profunda falta de honradez, se queda corta si la comparamos con la aberración que dijo posteriormente cuando pretendió que en realidad existían dos Maestros Kuthumi y la cual se las detallo en el capítulo anterior a este.

Deja un comentario