LAS ANTENAS 5-G SON DISPOSITIVOS ELECTROMAGNÉTICOS PARA CONTROLAR A LOS GOBIERNOS DÍSCOLOS MEDIANTE APAGONES

Que la tecnología 5-G entraña graves peligros para la salud humana es algo que este blog ya ha abordado (aquí, aquí y aquí). Sin embargo, la implementación de la red de servicio para esta nueva generación de telefonía prosigue ajena a las advertencias de los científicos. ¿Cuál es la razón? Una mucho más siniestra de lo que cabría pensar: las antenas 5-G están siendo instaladas en la U.E., en Gran Bretaña y en otros países como dispositivos mediante los cuales provocar interrupciones del suministro eléctrico que puedan llevar al colapso a los países que se opongan a la política dictada por el nuevo gobierno global. Lo hemos visto operativo en Venezuela, donde el almacenamiento de alimentos, el funcionamiento de los hospitales y la normalidad ciudadana han saltado por los aires a causa de estos apagones decididos por quienes buscan derrocar el gobierno del presidente Maduro.

No, no se trata de darnos un mejor servicio, sino de convertirnos en mer-
cancía en manos de la corporatrocracia globalista

Sin embargo, estas armas pueden también provocar daños directos a la salud de la población, daños que van desde afecciones de la piel, arritmias, daños cerebrales, disfunciones en el embarazo, alteración del funcionamiento de marcapasos, etc. Como apunta Eladio Fernández:

Parte de la Agenda 21 de eugenesia global es la creación de enfermedades por ondas escalares, ondas telefónicas de móviles inteligentes, fármacos que no terminan de curar con sus efectos colaterales, y problemas de inseguridad e insatisfacción con los nuevos métodos de laboratorios de ideas dirigidos a crear problemas emocionales que deriven en una mala salud y muerte prematura enfermedad y por suicidios.

Los avisos son obvios, pero los medios cuidan de que esta amenaza
no salte a la atención y el debate público

Asistimos, una vez más, a la entrega de nuestra salud e integridad a los intereses del NWO, que dispondrán de un recurso maquiavélico para presionar a los gobiernos atacando a los ciudadanos, convertidos en rehenes de una guerra no declarada pero real y mortífera. Y de esto no están hablando los políticos en campaña, cuando debería ser una preocupación de primer orden.

(posesodegerasa)

Deja un comentario