Las 25 mejores frases de Robert De Niro

Hablar de Robert De Niro (1943) es hablar de uno de los actores más prolíficos y polifacéticos de los últimos cuarenta años. Nacido en Nueva York, De Niro ha sido protagonista de inolvidables películas, como Taxi Driver (1976), El Padrino II (1974) o Toro Salvaje (1980).

Su carrera ha sido marcada por su peculiar asociación con Martin Scorsese. Este director, junto a Brian De Palma, han marcado positivamente su carrera interpretativa.

Frases célebres de Robert De Niro

Conocido tanto por sus míticas interpretaciones de personajes de lo más variopintos, De Niro es, tal vez, uno de los actores con una carrera más aclamada en nuestra época.

En este artículo vamos a conocer las mejores frases de Robert De Niro, extraídas de muchas de sus películas pero también de entrevistas en las que muestra su faceta más humana.

1. Todos pagamos un precio por las acciones que realizamos en el pasado, ¿pero cuándo ha sido suficiente? (Condenado)

El precio es, habitualmente, una losa difícil de superar. Una hipoteca para toda la vida.

2. Siempre se ha de cazar la pieza mediante una sola bala. Hacerlo con dos es una chapuza. Siempre se lo digo a todos, pero nadie me escucha. (El cazador)

Una metáfora que podemos aplicar a cualquier faceta de la vida, no solo a la caza.

3. Un tipo de mi posición siempre debe tener a mano mucho dinero en metálico, los polis untados y los matones, que no aceptan cheques. (Casino)

La ley de la calle, extraída de una de sus películas más taquilleras.

4. En un casino la primera regla es hacerlos jugar sin cesar y conseguir que vuelvan. Cuanto más tiempo jueguen más dinero pierden, y al final nos lo quedamos todo. (Casino)

Sobre la mentalidad depredadora de los propietarios de las salas de apuestas.

5. Si no formas parte de la solución, lo eres del problema. Si no, sólo formas parte del paisaje. (Ronin)

Una sentencia que puede aplicarse a distintas esferas de la vida empresarial, criminal y policial.

6. ¿Qué íbamos a pintar en medio de un desierto? La única razón es el dinero. Ese es el resultado final de las luces de neón y las ofertas de las agencias de viajes, de todo el champán, de las suites de hotel gratis, de las fulanas y el alcohol. Todo está organizado sólo para que nosotros nos llevemos su dinero. Somos los únicos que ganamos, los jugadores no tienen ninguna posibilidad. (Casino)

Otra reflexión sobre los casinos y la forma en que los clientes solo son presas de un sistema (casi) perfecto para vaciar sus bolsillos.

7. El desierto me parecía un lugar inquietante, no podías saber quién estaba enterrado allí. (Casino)

Ciertamente, las millas y millas de arena son un escondrijo perfecto para cualquier cadáver que convenga esconder.

8. ¿Abogado? ¿Abogado? ¿Estás allí? Sal ratita, quiero verte la colita… (El cabo del miedo)

Una célebre frase de Robert De Niro en su papel como Max Cady, un criminal psicópata que persigue al abogado que le dejó tirado en un juicio que le costó una condena de cárcel.

max cady

9. Soy como Dios y Dios es como yo, soy tan grande como Dios, él es del mismo tamaño que yo, no está por encima de mí, ni yo estoy por debajo de él… (El cabo del miedo)

Del mismo film que la frase anterior, en este caso Max Cady hace gala de su delirio de grandeza.

10. Tengo una mente anticuada respecto al honor: ‘ojo por ojo’ y cosas así. (El corazón del ángel)

¿Honor o rencor? En cualquier caso, otra película en que Robert De Niro interpreta a un chico malo.

11. Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía. (Casino)

Sobre la particular ética de las casas de apuestas.

12. Den un escenario a este toro donde pueda demostrar su bravura, pues aunque lo mío es pelear más me gustaría saber recitar… Esto es espectáculo. (Toro salvaje)

Interpretando a un boxeador tozudo y valiente.

13. La diferencia entre yo y el predicador es que el predicador trabaja para Dios… y yo soy Dios. (Hombres de honor)

Otro personaje caracterizado por su grandilocuencia y su espíritu narcisista.

14. Me gustaría sentirles vibrar cuando me oigan recitar a Shakespeare. Un caballo, mi reino por un caballo, llevo seis meses sin ganar una apuesta. (Toro salvaje)

Boxeador y poeta: ¿dos caras de la misma moneda?

15. No te ates a nada que no puedas dejar en menos de 30 segundos cuando la poli te pisa los talones. (Heat)

Una de las leyes de las bandas criminales.

16. Si hay duda, es que no hay duda. (Heat)

Una curiosa frase de Robert De Niro que puede motivarnos para pasar a la acción.

17. No hay nadie más aquí… ¿Me estás hablando a mí? (Taxi Driver)

Ante el espejo, el desquiciado taxista mantenía esta hipotética conversación.

me estás hablando a mí

18. La soledad me ha perseguido siempre. A todas partes. En los bares y en los automóviles, calles, tiendas… en todas partes. No tengo escapatoria. Soy el hombre solitario de Dios. (Taxi Driver)

Un gris taxista reflexionando sobre su existencia antes de pasar a la acción.

19. Por cierto… si hablando con usted me convierto en marica, le mataré. (Una terapia peligrosa)

Una irónica frase en su papel como paciente recién salido de prisión.

20. Le llaman 6 pesetas porque se pasa de duro. (Una terapia peligrosa)

De la misma película que la anterior, en este caso ironiza sobre un tipo excesivamente fanfarrón.

21. Miren el maletero de este coche, es enorme, caben 2 o 3 cadáveres. (Una terapia peligrosa)

Siempre fiel al humor negro.

20. Se llega más lejos con una palabra amable y una pistola, que sólo con una palabra amable. (Los intocables de Elliot Ness)

Tal vez la frase de Robert De Niro que mejor define su carrera interpretativa: mezcla de humor negro y espíritu criminal.

23. Por las noches sale gente de todas las clases. Putas, macarras, ladrones, traficantes de droga… Algún dia llegará una lluvia que limpiará las calles de esta porquería. (Taxi Driver)

Una reflexión final sobre la decadencia de Nueva York.

24. Según una reciente encuesta, las mujeres afirman sentirse mas cómodas desvistiéndose delante de los hombres, que delante de mujeres. Dicen que ellas se vuelven demasiado críticas; mientras que nosotros los hombres, por supuesto, simplemente nos volvemos agradecidos.

Extraída de una entrevista reciente, habla sobre el miedo de las mujeres a ser juzgadas por otras mujeres.

25. Se dice que no hay la religión suficiente para que las personas se amen entre sí, pero si para que se odien. (El corazón del ángel)

Otra frase de De Niro que nos sirve para reflexionar sobre nuestras creencias.

Ir a la fuente

Deja un comentario