Se trata de una de las apariciones más asombrosas en la historia.

Porque predijo, 400 años antes, la crisis actual de la pérdida de fe dentro de la iglesia católica, que hoy sucede.

La aparición de Nuestra Señora sucedió a la Sierva de Dios Madre Mariana de Jesús Torres (1563-1635), a comienzo del siglo XVII.

La madre Mariana de Jesús fue una monja Concepcionista española que viajó al Nuevo Mundo a los 13 años para cofundar el Real Convento de la inmaculada Concepción en Quito, Ecuador.

La virgen se le apareció como Nuestra Señora del Buen Suceso.

La hermana Mariana tuvo numerosos milagros en su vida además de las visiones místicas.

Hagamos un poco de historia de la aparición de Nuestra Señora.

  

NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO, UN TÍTULO ANTIGUO

La advocación de Nuestra Señora del Buen Suceso nació de los hermanos españoles la Orden de Minimos para el Servicio de los Enfermos, la cual desapareció en el siglo XIX.

El superior de la orden Gabriel de Fontaned iba con Guillermo de Rigosa a ver al Papa en Roma.

Cuándo pasaron por la ciudad de Traigueras en Cataluña se desató una tormenta.

En unas montañas vieron una suave luz y subieron ahí para refugiarse.

Cayeron de rodillas venerando a la virgen y emprendieron una investigación para ver de quién era la estatua.

Como nadie supo darle información sobre la estatua se la llevaron en su viaje a Roma.

Así le contaron al papa Pablo V lo sucedido en 1607.

El propio Papa le dio el nombre Virgen del Buen Suceso y colocó a la Orden bajo su protección.

Colocaron la estatua en el Hospital Real de Madrid y fueron concedidos numerosos milagros a través de ella.

Luego de lo cual fue extendiéndose por España

Nuestra Señora del Buen Suceso

  

LA VIRGEN DEL BUEN SUCESO EN ECUADOR Y SU MILAGROSA ESTATUA

La Virgen del Buen Suceso llega a Ecuador por una aparición a la madre Mariana de Jesús Torres.

Se le apareció bajo el título Nuestra Señora del Buen Suceso de la misma forma, con el Niño Jesús en el brazo izquierdo y el báculo en la derecha, pero además con las llaves del convento en su mano derecha.

La aparición le da instrucciones precisas a la madre Mariana en 1599 sobre cómo realizar la estatua.

Las instrucciones de la Virgen fueron claras de que la estatua debía colocarse encima de la silla de la abadesa, porque Ella sería la abadesa del convento en el final de los tiempos.

Nuestro Señor también le dijo que Él deseaba que se hiciera la estatua para que el pueblo de Quito y el mundo entero recurrieran a ella en los tiempos difíciles que vendrían.

Y para que las monjas del convento recurrieron a ella como abadesa.

La historia de la construcción de la estatua fue un milagro.

Cuando el obispo dio la aprobación para que se hiciera la estatua se contrató al famoso escultor Francisco del Castillo para realizarla.

Éste trabajó en el coro superior del convento y tanto el obispo como las hermanas vieron los progresos.

El escultor fue a Europa a buscar pigmentos para la cara de la estatua.

Pero cómo se demoraba tanto la madre Mariana pidió el 16 de enero de 1611 a la Santísima Virgen que completara el trabajo Ella misma.

Y recibió la contestación afirmativa cuando el tabernáculo se le iluminó con luces celestes.

Entonces vio que los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael se postraron ante la Reina del Cielo y subieron al coro para terminar la estatua.

También estaba presente allí San Francisco.

Cuando quedó terminada Nuestra Señora entró la estatua y está cobró vida.

Y ella y el coro celestial entonaron el Magnificat.

Esta música despertó a las hermanas que vieron una luz brillante alrededor de la estatua a las 3 de la madrugada y comprobaron su transformación.

Al otro día milagrosamente llegó el escultor Francisco del Castillo al convento y vio que la obra magnífica no era de él.

Y dijo que se trataba de una obra angelical, que ningún escultor podría haberla hecho con tanta belleza.

Todo esto fue documentado por escrito por el escultor y el obispo

El 2 de febrero de ese mismo año el Obispo de Quito, Salvador de Ribera, bendijo la estatua y le entregó las llaves del convento, diciendo,

“Mi Señora yo te entrego el gobierno de este convento y de mi rebaño en general”

El 2 de febrero de 1991 autoridades de Roma hicieron la coronación canónica de Nuestra Señora del Buen Suceso como reina de Quito.

Un hecho interesante es que el niño de la estatua de la Virgen no es el original.

Porque una hermana del convento escondió la estatua y documentos del Convento durante una revolución en Quito.

Luego la hermana murió y no se sabe dónde quedó la estatua y los demás documentos que escondió.

  

HECHOS MILAGROSOS EN LA VIDA DE MARIANA TORRES

Sor Mariana de Jesús murió 3 veces.

La primera sucedió en 1582 durante su primer mandato como superiora del convento.

Ella había sido puesta en la cárcel junto con las hermanas españolas por otras hermanas insubordinadas.

La hermana María de Jesús eligió volver a la Tierra y Nuestro Señor le concedió 5 años de los tormento del infierno en la Tierra, para obtener la conversión de la líder de las monjas rebeldes y demás pecadores.

La segunda vez que murió fue el Viernes Santo de 1588, a consecuencia de qué se le mostraron los horribles abusos y herejías en la Iglesia en el siglo XX.

Ella resucitó el Domingo de Pascua.

Finalmente murió el 16 de enero de 1635.

En 1906 se abrió su ataúd y su cuerpo estaba completo e incorrupto.

Su cuerpo se conserva en el nivel inferior del claustro del convento.

Luego de su muerte se han registrado varios milagros.

Uno de ellos sucedió 21 de Junio del 2014 cuando una foto de ella apareció con una lágrima en su mejilla durante una reunión de los devotos de la Virgen del Buen Suceso.

La causa de beatificación comenzó en agosto de 1986 y Monseñor Luis Cadena y Almeida es el postulador de la causa.

  

PROFECÍAS CUMPLIDAS

Las revelaciones de Nuestra Señora del Buen Suceso y la devoción a su estatua han sido aprobadas desde sus comienzos, por los obispos sucesivos de Quito.

El postulador de la causa de Mariana de Jesús menciona 5 profecías de la Virgen del Buen Suceso que se cumplieron.

• La independencia de Ecuador en el siglo XVIII;
• La consagración de Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús por un “Verdadero presidente Católico” [Gabriel García Moreno] en el siglo XVIII;
• La proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora,
• Y el dogma de la infalibilidad Papal, ambos en el siglo XVIII,
• Por un papa que sería prisionero en el Vaticano [papa Pío IX].

Un hecho sorprendente es que Nuestra Señora del Buen Suceso habla mucho de la Masonería como responsable de los sucesos que vendrán.

Sin embargo la Masonería europea aparece a fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII.

De modo que todavía no era conocida con ese nombre en Europa, y menos en América, cuando la virgen hizo esas revelaciones a Mariana de Jesús.

Sor Mariana de Jesús Torres

  

CRISIS EN LA IGLESIA EN SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

Nuestra Señora del Buen Suceso le dijo a Sor Mariana de Jesús que en el siglo XX se cristalizaría una gran crisis en la iglesia. Su punto crucial sería la segunda mitad del siglo XX.

Y que recién a partir de ahí sería conocida la devoción a la Virgen del Buen Suceso como remedio para esa crisis.

En ese tiempo habrá una corrupción importante en las costumbres y satanás gobernará por medio de las sectas masónicas.

En la Iglesia Católica la luz de la fe será casi completamente extinguida y los sacramentos serán profanados y abusados.

Habrá muy pocas vocaciones y las almas religiosas serán muy pocas.

Reinará la impureza y el pueblo no se preocupará de los asuntos espirituales.

Predijo que los sacerdotes depravados de esa época escandalizarían tanto a los cristianos que levantarían la indignación general.

Podemos decir que esa predicción ya se ha cumplido con la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia Católica.

Y que la crisis de las vocaciones y demás infortunios se desataron luego del Concilio Vaticano II.

En resumen son 5 las profecías de la Virgen del Buen Suceso para nuestro tiempo.

La visión más significativa la tuvo la Madre Mariana de Jesús el 2 de febrero de 1634, un año antes de su muerte.

La luz del santuario se extinguió cuando estaba orando ante el Santísimo Sacramento.

Y Nuestra Señora le explico qué esto representaba a la Iglesia Católica del siglo XX.

Que la luz se apague representa:

En primer lugar, la propagación de herejías en los siglos XIX y XX que extinguirán la luz de la fe.

En segundo lugar, la catástrofe espiritual en el convento y en toda la Iglesia.

En tercer lugar que la gran impureza saturará la atmósfera y casi no habrá almas vírgenes en el mundo.

En cuarto lugar las sectas masónicas infiltradas en todas las clases sociales introducirán enseñanzas para corromper a los niños y también al clero.

Y en quinto lugar algo llamativo, qué atribuye la falta de respuesta a la flojera y negligencia de los ricos, qué siendo testigos de la Iglesia oprimida y perseguida y del triunfo del demonio, no emplearán sus riquezas para atacar el mal y restaurar la fe.

También Nuestra Señora le dijo a la madre Mariana que las almas que se mantengan fieles en estos tiempos necesitarán de una gran fuerza de voluntad, constancia, valor y confianza en Dios.

Pero en el momento en que parezca que todo está perdido, Nuestra Señora prometió que será el “feliz comienzo de la completa restauración”.

“Mi hora llegará cuando Yo, de una manera asombrosa, derrotare al orgullo de satanás, aplastándolo bajo Mi pie, encadenándolo en el abismo infernal, dejando a la Iglesia y a la Tierra libre de esta cruel tiranía”.

  

EXPLICACIÓN DE POR QUÉ ESTA ADVOCACIÓN ES DESCONOCIDA

Esta advocación ha sido casi desconocida fuera de Ecuador durante muchísimo tiempo.

Pero hay una explicación sobrenatural para que esto haya sucedido.

Nuestra Señora le advirtió a Mariana de Jesús que el mensaje de las apariciones se conocerá sólo después de tres siglos de silencio.

Cuando casi todo parezca perdido y comience Su milagrosa intervención para restaurar a la Iglesia.

También se comprometió a dar ayuda aquellos que recurran a ella en estos tiempos difíciles; a las almas fervorosas que están sufriendo confusión cuando la luz de la fe este casi extinta.

Sobre todo a aquellos del final del siglo XX serán los favoritos de Su Corazón, ya que en este período el infierno se desatara y muchas almas se perderán”.

Por lo tanto es una protección especial para estos días.

Nuestra Señora también prometió grandes milagros bajo esta advocación.

Otra razón por la cual esta vocación fue poco conocida es debido a que, los sectores modernistas y progresistas que se filtraron en la Iglesia, han operado contra ella.

  

AYUDA A QUIENES DIFUNDAN LA DEVOCIÓN A PARTIR DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

También Nuestra Señora prometió ayuda a quienes difundan la devoción.

Especialmente en los tiempos en que Ella decida que sea conocida.

Y un caso de Su ayuda que ya sucedió lo cuenta la madre Mariana.

La madre Mariana le pidió ayuda a la mayor benefactora del convento para hacer la estatua, una Marquesa.

La Marquesa inmediatamente le dijo que sí, que obtendría todo su apoyo, y la madre Mariana le comento que

“Dios Nuestro Señor y su Bendita Madre recompensarán en abundancia tu generosidad y devoción, aumentando tu bienestar tanto espiritual como temporal”.

Y la Marquesa fue inmediatamente curada por completo de un brazo que se le había quebrado.

  

VINCULACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO Y FÁTIMA

Nuestra Señora avisó a Mariana qué esta vocación se conocería en la segunda mitad del siglo XX.

Y precisamente el tercer secreto de Fátima debía ser revelado en 1960, lo cual no fue cumplido por el papa Juan XXIII diciendo que “este asunto no es para nuestros tiempos”, en contradicción directa con estas dos apariciones.

Entonces surge la pregunta si las revelaciones de Nuestra Señora del Buen Suceso no podrían ser parte del secreto de Fátima.

Porque estas revelaciones hablan de la apostasía del clero y la culpabilidad de las jerarquías, la extinción de la luz de la fe, la conspiración contra la Iglesia, el dominio de satanás.

Otro paralelo entre las dos apariciones es que Nuestra Señora en Fátima le preguntó a los pastorcitos si querían ofrecer a Dios sus sufrimientos en reparación por los pecados por los que es ofendido y por la conversión de los pecadores.

Los pastorcitos le dijeron que sí, entonces la Virgen le dijo que iban a sufrir mucho, pero de la gracia de Dios sería su consuelo.

En 1582 Mariana de Jesús rezaba ante el Santísimo Sacramento y se le mostró la herejía la blasfemia y la impureza del mundo en el siglo XX.

Y Nuestra Señora le preguntó si se sacrificaría por la gente ese tiempo. Mariana le dijo que sí y cayó muerta.

Inmediatamente se presentó ante el tribunal divino y le dieron la opción de quedarse en el Cielo o venir a sacrificarse en la Tierra en reparación.

La respuesta de la madre Mariana fue que sí, y ya lo relatamos arriba.

Otro paralelo está relacionado con el infierno.

Los niños videntes de Fátima fueron llevados al infierno.

Ambos son un reclamo ante las teorías modernistas de la salvación universal, sobre la inexistencia del infierno o que está vacío, de gran predicamento hoy en el clero y los seminarios católicos.

Leer ¿Sabías que Decir que el Infierno Está Vacío es una Herejía?

Finalmente otro paralelo es la promesa de Nuestra Señora del Buen Suceso de que cuando todo parezca perdido ella vendrá y restablecerá la Iglesia.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

Deja un comentario