La soledad fomenta las ideas paranoides

La mayoría de las personas que padecen una esquizofrenia tienen la sensación de que se encuentran aisladas del mundo. ¿Es posible que sus pensamientos delirantes se intensifiquen cuando se sienten solas?

Con el fin de averiguarlo, Fabian Lamster, de la Universidad de Marburgo, y otros investigadores distribuyeron a 60 sujetos sanos en tres grupos y les explicaron que tenían que evaluar unos cuestionarios supuestamente novedosos relacionados con la paranoia y la soledad. A continuación, un experto vestido con bata blanca les comentaba sus respuestas. Mientras que a los participantes de uno de los grupos les comunicaba el verdadero resultado de la prueba, a otros les hizo creer que se encontraban solos y que tenían menos contactos sociales que la media poblacional. A los del tercer grupo les indicó todo lo contrario. Después, los participantes volvían a cumplimentar los cuestionarios. Al parecer, los comentarios negativos despertaban sentimientos de soledad, mientras que los positivos los atenuaban y, paralelamente, aumentaban o disminuían la tendencia hacia los pensamientos paranoides. Los probandos que, según las explicaciones del experto, se encontraban socialmente poco integrados, mostraron un mayor temor que antes del experimento de que entes enemigos les persiguieran.

Al parecer, no solo es fácil manipular nuestro sentimiento de soledad, sino también la desconfianza con la que afrontamos el mundo. Si creemos que estamos aislados de nuestro entorno, tendemos a desarrollar más ideas paranoides. Los investigadores concluyen que preguntar a la persona si se siente socialmente aislada podría contribuir al diagnóstico precoz de los pensamientos paranoides. En ese caso se debería aplicar una terapia que ayude al afectado a reforzar sus vínculos sociales.

Fuente: Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, vol. 54, 51e57, 2017

Deja un comentario