La simplificación de la atención

Advertisement

Con frecuencia, cuando hay sufrimiento, nos enredamos tratando de combatirlo en un nivel de gran complejidad, ideas, historias y pensamientos. Trabajar en este momento con la situación y tratar de averiguar qué pasa es importante y necesario, pero no siempre ayuda. Prestar atención a abstracciones inútiles sólo alimentará estos edificios mentales, añadiendo más complicación, ego y sufrimiento.La simplificación de la atención

Aunque de forma implícita y en realidad no separada de los conceptos de simple atención y mantenerse en contacto, podemos poner en el tapete otro aspecto potencial de mindfulness que contribuye igualmente a deconstruir nuestra realidad: la atención focalizada o desnuda.

Yendo un poquito más allá, es posible igualmente reconocer que cualquier experiencia complicada es en realidad un conjunto de experiencias simples. Por tanto, mediante la práctica de mindfulness, a veces podemos seleccionar qué objeto, de entre los muchos constituyentes de dicha experiencia, es al que vamos a prestar atención. Esta atención focalizada en algunas experiencias del total de las mismas ayudará en mayor medida en dejar de construir la experiencia que cualquier otra técnica. Potencialmente existen otros elementos de una experiencia difícil y complicada a las que podemos hábilmente dirigir nuestra atención:

Con la simple atención y manteniendo el contacto comentados anteriormente, escogemos deliberadamente o bien poner atención de forma sencilla en un nivel de experiencia simple y menos conceptual, o mantener el contacto, lo nos obliga a la inmediatez de las experiencias sensoriales, de forma que no nos embrollemos con complejidades y les demos combustible para su desarrollo. En ambos modos la mente se lleva aparte de los senderos habituales, de los laberintos y construcciones indeseables, evitando darles refuerzo en ese momento. Esto puede simplificar la experiencia global y posiblemente desatar uno de los nudos gordianos del sufrimiento, ya que cuanto menos se construya, menos ego, menos problema y menos sufrimiento. Por tanto, podemos decir que una de las formas en las que mindfulness ayuda es manifestando una atención más simple a un aspecto más sencillo de la confusión del evento.

Considera el ejemplo de una persona que se siente alterada y petrificada con el pensamiento generalizado de que “No sé qué voy a hacer con mi vida”. Es posible desenredar el nudo del sufrimiento y disminuir la construcción mental atendiendo cuidadosamente a las emociones, por ejemplo. Aunque pudieran parecer el resultado de la experiencia, las emociones pudieran ser en realidad causas, un elemento que es responsable de promover el edifico de abstracción y sufrimiento erigido.

Una cuidadosa atención a las emociones en el cuerpo

Aprendiendo deliberadamente a traer la atención de forma habilidosa a las emociones que están presentes en el cuerpo en ese momento, permitiendo expresarse y manteniendo las mismas, logramos que se suavicen. Paralelamente el cuerpo también se relaja y los puntos de vista cambian positivamente, de forma que es posible contemplar “mi vida” de forma diferente. Esto ocurre porque nos damos cuenta de que la percepción actual no es debida a la causa inmediata, sino también parcialmente dependiente del estado emocional existente. Observando cuidadosamente, veremos que la abstracción y la percepción petrificadas no reflejan las cosas como son realmente, y en vez de traducirse en un comportamiento irresponsable, nos libera para responder más acertadamente a lo ocurrido. Prestar atención a las emociones corporales, nos rescata del atolladero de las conclusiones, y debido a su simplificación, la fabricación mental disminuye en gran medida.

Quizás existen emociones presentes que han sido suprimidas inconscientemente en lugar de manejadas de forma saludable, y son las que están alimentando la red de pensamientos y percepción. Esto puede ocurrir cuando la atención, a través de la aversión y el rechazo, en emociones difíciles como el miedo o la tristeza, proyecta el sentimiento en los pensamientos y abstracciones en lugar de sentirlo en el cuerpo.

Zacarias Perdomo

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos