protein folding

¿Cómo se produce la evolución? Por casualidad, nos han dicho. Las cosas simplemente pasan. Cada paso en la evolución es un accidente. El modelo que nos enseñan en la escuela dice que la evolución ocurre a través de mutaciones aleatorias y selección natural. Se supone que la selección natural clasifica lo bueno de lo malo, así que el único mecanismo que produce cualquier información «nueva» es la mutación. Esta mutación equivale a errores aleatorios en el ADN. (Sí, esto puede sonar extraño, pero esa es la teoría. Eres el resultado de miles de millones de años de errores acumulados. Eras una bacteria cuando eras impecable.) Si estos errores resultan ser «útiles» (también un concepto ligeramente extraño), el organismo sobrevive y se reproduce mejor que otros, y transmite la nueva información genética. Como sabemos, la mayoría de las mutaciones son perjudiciales. Los beneficiosos son raros. Así que si la evolución ocurre sólo por casualidad y las buenas mutaciones son raras, deberíamos preguntarnos, ¿cuán probable es la evolución?

Lo que es obvio para la mayoría de los matemáticos (estas son las personas que realmente entienden de probabilidad) que alguna vez han considerado esta pregunta es que no es probable en lo absoluto. De hecho, es extremadamente improbable, y han estado planteando este tema desde la década de 1960. A los matemáticos les resulta difícil tomar en serio esta teoría, porque pueden hacer los cálculos. Los neodarwinistas, por otro lado, no son tan buenos en hacer los cálculos e insisten en que, aunque efectivamente la cuestión entera de la evolución es improbable, dado el tiempo suficiente, esta improbabilidad puede ser superada. Pero, ¿es eso cierto? ¿Se puede superar esta improbabilidad con el tiempo? Como veremos, no se puede. La idea de que sí puede está arraigada en una fuerte convicción de que debe ser posible, envuelta en confusas suposiciones carentes de cualquier conexión con los datos del mundo real, y por lo tanto es una ilusión. Los datos del mundo real pintan un cuadro diferente. Una cosa es reconocer vagamente que algo es improbable. Es algo totalmente diferente hacer los cálculos y ver cuán aplastante es la improbabilidad.

He repasado los fundamentos de la evolución en mis artículos anteriores, pero recapitulemos rápidamente. La información genética en el ADN está codificada en una larga cadena de secuencias de cuatro letras – A, T, C, G. Así que se parece a «TACGATGCTAGCAT…» y así sucesivamente. Lo que hacen las mutaciones es que cambian al azar algunas de estas letras. Estas secuencias se utilizan luego como plantilla para codificar las proteínas. Secuencia diferente -> proteína diferente. Es decir, si se tiene muchísima suerte en grado extremo. Si no, entonces es una secuencia diferente -> nada. Se obtiene un polipéptido que no se dobla y que por lo tanto es inútil. Si todavía se tiene algo de suerte, la sofisticada maquinaria de la célula lo limpia. De lo contrario, estos productos fallidos pueden acumularse, pegarse y causar enfermedades. Las mutaciones son bastante destructivas. Todos (excepto los darwinistas) lo saben.

La evolución es algo que supuestamente mejora las cosas con el tiempo. Pero, según la teoría, lo único que proporciona nueva información son literalmente los «errores aleatorios» en algo que funcionaba, para empezar. No se necesita ser un genio para tener una vaga sospecha de que esto suena bastante improbable, como mínimo.

Este artículo contendrá muchos números, pero para aquellos que no tienen inclinación matemática, he aquí una analogía simple y buena. Imagine que tiene un libro; digamos, la Biblia. Lo sé, un ejemplo terrible de un libro, pero no se preocupe, lo transformaremos en algo mejor. Ahora imagine que estamos en los viejos tiempos antes de la imprenta, y los libros se copian a mano. Son copiados por personas que no son perfectas y a veces cometen errores, y a menudo no entienden el lenguaje del libro. Así que de vez en cuando falta una letra o palabra, o las palabras están mal escritas, y así sucesivamente. Digamos que este proceso continúa durante millones de años, hasta que el texto tiene poco parecido con el libro original.

Con el código genético, la idea es que un pez comenzó a mutar hace cientos de millones de años, y después de todo ese tiempo, terminó convirtiéndose en un mono. Para entender lo ridícula que es esta idea, imagine que la Biblia que está siendo copiada incontables veces se convierte lentamente en un libro diferente, como El Señor de los Anillos. ¿No sería increíble? Claro que sí, pero incluso si sus habilidades matemáticas son inferiores, puede imaginarse fácilmente que esto nunca va a suceder. Para conseguir El Señor de los Anillosalguien tiene que escribirlo deliberada y conscientemente. La historia tiene que ser planeada, y cada letra del libro tiene que ser bastante específica. Nunca va a surgir de errores de copia aleatorios. Noé no se convertirá en Frodo por accidente, mucho menos por una serie de miles de pequeños pasos. (Aunque ciertamente sería divertido imaginar todas las etapas intermedias… «¡Traerás dos animales de cada especie a Mordor!») Y sin embargo, se supone que debemos creer que exactamente ese tipo de cosas sucedieron entre el pez y el mono. ¿A alguien le huele esto mal?

El origen de la vida

Tal vez el mayor problema para todo el juego darwiniano de «no hay absolutamente ninguna inteligencia involucrada en producir vida» es la cuestión de cómo se originó la vida en primer lugar. No es estrictamente una cuestión de evolución, pero está estrechamente relacionado. Una cosa en la que los darwinistas insisten absolutamente es que no puede haber ningún diseñador. Si hubiera un diseñador para la primera célula viviente, entonces no tendría sentido insistir en que ningún diseño está involucrado en la evolución en sí misma, así que los darwinistas también deben insistir en que incluso la primera célula surgió sólo de algunos procesos naturales, sin ninguna inteligencia involucrada. No tienen idea de cómo podría suceder y han estado discutiendo sobre ello durante décadas, pero todos están de acuerdo en que ninguna inteligencia podría haber estado involucrada (porque la inteligencia da miedo). Esto es bastante ridículo, ya que toda la evidencia hasta ahora ha demostrado que ningún proceso no inteligente puede explicar la creación de ni siquiera un fragmento de una célula viviente, pero estos científicos, convencidos de que el materialismo debe ser verdadero, se niegan a abandonar su teoría inviable y aceptar la realidad.

La idea general es que la primera célula viviente surgió a través de procesos naturales, simplemente por medio de las leyes de la física y el azar. Pero todas estas teorías no han logrado convencer a más de un puñado de personas, y por una buena razón, como, por ejemplo, que no tienen sentido. Veamos lo que una célula así necesitaría para funcionar y reproducirse.

La mayoría de las bacterias más pequeñas tienen cientos de miles de nucleótidos en su ADN y codifican cientos de proteínas. La bacteria más pequeña que pude encontrar es Carsonella ruddi, con 160.000 pares de bases, que codifican 182 proteínas. Y esto es sólo porque algunas de las funciones necesarias para su vida son realizadas por su anfitrión insecto (así que nunca podría ser la primera célula, ya que no puede sobrevivir por sí sola). En términos de producir esto por casualidad, sin embargo, esto sigue siendo enorme. Tiene que haber una secuencia específica de 160.000 letras que codifique 182 secuencias muy específicas de aminoácidos. Imagínese escribir 160.000 letras aleatorias con los ojos vendados en un teclado con letras confusas. ¿Qué parte del resultado cree que sería útil de alguna manera? ¿Produciría al menos una frase? ¿Qué tal un libro? ¿O un manual de instrucciones para construir un robot? (Preferiblemente uno que pueda duplicarse a sí mismo.)

Para dar otra analogía simple, consideremos la proverbial aguja en un pajar. Si cree que es difícil encontrar una aguja en un pajar, entonces permítame informarle que encontraría más pronto un billón de agujas separadas en un billón de pajares separados que producir una sola proteína por casualidad. La creación aleatoria del ADN de una pequeña célula viviente sería como escribir 160.000 caracteres aleatorios y terminar con un programa informático funcional. De hecho, he escrito muchos códigos en dos lenguajes de programación. Tengo uno que tiene más de 150.000 caracteres, así que ésta es una buena comparación. Puedo decirte que fue mucho trabajo escribirlo y que requirió mucho trabajo de reflexión, planificación y muchas horas de pruebas y depuración. Ahora, para la mayoría de los caracteres de este código, si se cambiara el caracter a cualquier otra cosa, al menos una función del código se decompondría, y posiblemente el código en su totalidad. En realidad, hay muchas maneras de descomponer el código con un solo error tipográfico. Así que se necesita mucho esfuerzo y planificación para hacer que algo tan complejo funcione. La idea de que se pudiera escribir al azar no sería tomada en serio por nadie.

Entonces, ¿por qué alguien se toma en serio la idea de una célula que surge por casualidad, cuando nunca hemos visto que ocurriera algo remotamente similar? Esta idea no refleja en absoluto nuestra experiencia con el mundo real. Lo que hemos visto en el ejemplo de mi código es que toda la información es muy específica. La especificidad es, por definición, básicamente lo contrario de la aleatoriedad. Entonces, ¿cómo puede el azar crear especificidad? Parece el peor candidato posible para el trabajo. Es como esperar que la gravedad haga que uno vuele, o que caer en el lodo lo haga a uno más limpio.

Pero las cosas son mucho más complicadas que simplemente conseguir la secuencia correcta de nucleótidos. Una vez que una célula viva está completa, las cosas pueden progresar fácilmente a partir de allí en términos de reproducción, pero ensamblar la primera célula sin una célula madre es infinitamente más difícil. Digamos que de alguna manera tenemos el ADN con todo el código de todas las proteínas. ¿Y ahora qué? Bueno, ahora nada. Necesitamos 12 proteínas para transcribir el ADN al ARN antes de poder hacer cualquier proteína. Y para hacer las proteínas del ARN, necesitamos 106 proteínas para hacer el trabajo. Necesitamos ribosomas funcionales, que además de contener unas 50 de esas 106 proteínas, también necesitan varios miles de nucleótidos de ARN, todos muy específicos. Necesitamos veinte sintetasas de aminoacil-tRNA diferentes -enzimas de cientos de aminoácidos cada una- para asignar los aminoácidos correctos a 20 tipos diferentes de moléculas de tRNA. (Esto es más o menos lo que determina el «código» genético.) Así que usted ve el problema aquí. Necesitamos un plano de ADN para todas las proteínas y el ARN requeridos, pero más de cien de esas proteínas y gran parte del ARN son necesarias para leer el plano y hacer proteínas. Es el problema del huevo y la gallina, pero con esteroides. Para que la vida comience accidentalmente, tendría que haber más de cien cosas complejas, cada una de ellas altamente improbables para surgir por casualidad, todas apareciendo casi al mismo tiempo.

Structure of RNA

La estructura del ARN para la subunidad ribosomal grande en E. Coli. El ribosoma también tiene una pequeña subunidad de ARN (~1500 nt) y alrededor de 50 proteínas. ¿Un feliz accidente?

Existen numerosas dificultades con este escenario, además de necesitar cientos de miles de cosas para conectarse en la secuencia correcta por casualidad. Por ejemplo, está la quiralidad. Los aminoácidos vienen en formas de lado izquierdo y derecho (imágenes en espejo de los demás), que ocurren con aproximadamente la misma frecuencia. Sin embargo, para que una proteína funcione, todos los aminoácidos deben tener la misma quiralidad. Y no sólo eso. De hecho, todas las proteínas en los organismos vivos consisten estrictamente en las versiones izquierdas de los aminoácidos. ¿Qué tan aleatorio le parece eso?

Así que para que se forme una proteína, no sólo se necesitan, digamos, 200 aminoácidos en un orden preciso, sino también con la misma quiralidad. La posibilidad de conseguir la quiralidad correcta es como tirar 200 monedas y conseguir todas las caras o todas las cruces (alrededor de una en 1060, en este caso). El mismo problema también existe en el ADN y su azúcar desoxirribosa. El azúcar también viene en ambas formas, y para que el ADN funcione, de nuevo necesita que todo tenga la misma quiralidad. Además, un lado de la escala del ADN tiene la desoxirribosa girada 180 grados en relación con la del otro lado. En otras palabras, las dos cadenas siempre van en direcciones opuestas. De nuevo, si el proceso de ensamblaje es aleatorio, ¿cómo es que el resultado es tan específico?

Además, los aminoácidos de las proteínas necesitan formar enlaces peptídicos. Cuando reaccionan naturalmente, forman enlaces peptídicos y no peptídicos con la misma incidencia. Una vez que se forma el vínculo incorrecto, los procesos aleatorios no tienen forma de arreglarlo. Así que cada aminoácido tiene un 5% de posibilidades de ser el correcto (hay 20 aminoácidos), un 50% de tener la quiralidad correcta, y un 50% de posibilidades de formar un enlace peptídico, pero cientos de ellos tienen que ensamblarse en el orden correcto, tener la quiralidad correcta, formar el enlace correcto, y la primera célula necesitaría unos pocos cientos de estas proteínas, al menos. Así que hacer uno solo es como elegir 200 personas al azar y terminar con sólo mujeres, todas zurdas, todas entre las edades de 36-40 años, y alineadas en el orden alfabético de sus apellidos.

La célula también necesita una membrana muy específica que sea inteligente sobre lo que puede o no puede entrar y salir de la célula, lo cual no es tarea fácil, pero es absolutamente necesario para que la célula funcione y sobreviva. (Se podría escribir un capítulo entero sobre la membrana celular, su complejidad y sus numerosas propiedades asombrosas.) Y eso aún está lejos de incluir todos los problemas con este escenario. Si se supone que el proceso debe ocurrir lentamente, durante un largo período de tiempo, entonces existe el problema de que las cosas se degradan mucho más rápido de lo que pueden ensamblarse. Las proteínas son estables hasta por un día o dos en una célula, y el ARN se degrada en minutos. Entonces, ¿cómo se supone que esto va a suceder lentamente a lo largo de millones de años? Trate de cocinar su cena lentamente, durante unos 100 días, cuando muchos ingredientes se estropean en un día o dos. O intente crear una explosión lenta que dure unas 3 horas. Las cosas simplemente no funcionan así.

Cellular membrane

Membrana celular. Probabilidad de que ocurra aleatoriamente: 0.

La mayoría de las cosas tienden a reaccionar con otras cosas con las que no necesitamos que reaccionen, más que con las que necesitamos que reaccionen. Todo tiene una tendencia más fuerte a la desbaratar que a construir, lo cual es lógico si la segunda ley de la termodinámica es cierta. Algunas reacciones requieren energía, que es proporcionada por la compleja maquinaria de la célula, pero aquí, no tenemos una célula todavía. Estamos tratando de construir una.

En realidad hay varios problemas separados, todos los cuales necesitan ser resueltos para que surja una célula viviente.

  1. Los productos químicos deben reunirse de manera completamente improbable, creando ADN y proteínas.
  2. Algo debe determinar el código, es decir, qué codones codifican para qué aminoácidos.
  3. Las secuencias aleatorias deben producir proteínas funcionales.
  4. Las proteínas y el ARN deben hacer trabajos específicos.
  5. Todos estos puestos de trabajo juntos deben crear un único organismo que funcione.

Esto es ridículamente inverosímil. Cada uno de estos problemas por sí solo sería extremadamente improbable que alguna vez se resuelva.

  1. Los químicos no se juntan naturalmente para formar ADN o proteínas. Los problemas incluyen reactividad con químicos incorrectos, quiralidad, tipo de enlaces, degradación, requerimientos de energía, etc.
  2. El código genético requiere 20 aminoacyl-tRNA sintetasas diferentes, cada una hecha de cientos de aminoácidos. Esto sería difícil de inventar, así que esperar que ocurra al azar es una estupidez. Es como esperar que un lenguaje de programación ocurra al azar. Cuando estas 20 enzimas aparecieron por primera vez, supuestamente había exactamente cero inteligencia y ninguna idea de un código. Es difícil crear un código cuando uno intenta crear un código. Es imposible cuando uno no lo intenta. Nadie tiene ni idea de cómo surgió el código genético. La mayoría de los evolucionistas ni siquiera tocan este problema.
  3. La aleatoriedad no crea orden, especificidad, complejidad, funcionalidad ni nada por el estilo. La idea de que un ribosoma, hecho de miles de nucleótidos de ARN y docenas de proteínas, que de alguna manera sabe cómo hacer proteínas a partir de ARN, simplemente «sucedió» pertenece tanto al reino de la fantasía que uno tiene que estar bien lavado de cerebro para no notar cuán idiota es en el mundo real.
  4. Trate de hacer una herramienta que realice un trabajo específico sin tener una idea de cuál sería el trabajo. No tiene sentido. Si una proteína se produjera accidentalmente, lo que en sí mismo es casi imposible, nada en la célula sabría qué hacer con ella. Si un ribosoma fuera hecho de alguna manera accidentalmente (lo que es muy poco probable), ¿cómo sabría algo que se puede traducir el ARN en proteínas? ¿Cómo sabría algo que debe darle el ARN (o que hay que transcribirlo en primer lugar) cuando antes no existía traducción de proteínas? ¿Qué prepararía todo el material de ARNt para que el ribosoma trabaje con él? ¿Qué sabría dónde transportar las proteínas terminadas y qué hacer con ellas cuando nunca antes se habían hecho proteínas? Quiero decir, si se le diera a un cavernícola un horno de microondas, ¿de qué le serviría? En el mejor de los casos se convertiría en una mesa bonita. Así como el hombre de las cavernas necesitaría saber qué es, qué hace, qué poner dentro y cómo suministrar electricidad, la célula necesita saber que el ribosoma puede traducir el ARN, usa el ARNt con aminoácidos unidos por la sintetasa del ARNt, y que produce proteínas, y necesita saber dónde tomar las proteínas y cómo usarlas. ¿Cómo tratan los darwinistas estos problemas? No los tratan. Sólo los ignoran.
  5. Esto ni siquiera se considera. ¿Cómo se coordinan las miles de cosas que suceden en una célula para producir «vida» con cero inteligencia detrás de ella? Pueden ponerse 20 máquinas sofisticadas en una habitación, pero cuando no hay inteligencia involucrada y las máquinas fueron puestas allí accidentalmente, no habrá mucho que hacer. La cooperación coordinada de todo lo que hay en la célula es alucinante. La estupidez de atribuirlo a un accidente lo es aún más.

Todos los intentos de resolver este rompecabezas sólo han llevado a desviar los problemas de un lugar a otro. Por ejemplo, la hipótesis del «mundo del ARN» sugiere que el ARN fue primero y el ADN y las proteínas después. Pero no hay manera viable de que esto pueda funcionar, y no se deshace de casi ninguno de los problemas descritos anteriormente. El ARN estable que dura más de varias horas sólo existe en la fantasía. El ARN auto-replicante sólo existe en la fantasía. El ARN que «evoluciona» hacia el ADN existe sólo en la fantasía. Nada de esto ha existido nunca, ni siquiera mientras los científicos han hecho todo lo posible para que esto ocurra en un laboratorio, y mucho menos al azar en la naturaleza.

Este tipo de teoría ridícula sólo existe porque alguien comienza con «Debemos tener una teoría para la vida que surja al azar porque nuestra creencia en el materialismo es inquebrantable» y están dispuestos a ignorar innumerables problemas por la diminuta posibilidad de que una de estas ideas idiotas pueda funcionar. No funcionan. No hay ninguna solución a la vista y nunca la habrá bajo una bandera materialista. «Las cosas sucedieron al azar porque el materialismo es verdadero» es tan estúpido como «Dios hizo todo porque la Biblia lo dice». Ambas ideas se basan en la fe y no en la ciencia. Si alguna vez queremos obtener respuestas reales, este tipo de estupidez tiene que parar.

Vea aquí para más problemas con el origen de la vida.

Evolución

Ignorando el problema del origen, todavía necesitamos pasar de las bacterias a todo lo demás. ¿Qué tan probable es eso? Tenemos que distinguir entre dos cosas: pequeñas mutaciones que llevan a la adaptación, y la creación de nuevos genes, lo que llevaría a los grandes cambios que son necesarios para crear diferentes especies, géneros, y más aún. Podemos llamarlas microevolución y macroevolución. Es bastante incomprensible cómo la mayoría de los evolucionistas no distinguen completamente entre los dos. ¿Qué tan significativa es la diferencia? Bueno, una simple adaptación es tan fácil como aprender a andar en bicicleta. Crear nuevos genes es tan fácil como que una ardilla escriba accidentalmente un artículo científico. Todavía estamos esperando que eso suceda. Sin embargo, vemos a personas como Richard Dawkins que regularmente afirman que la simple acumulación de pequeños cambios será suficiente, ignorando por completo el tema de los nuevos genes (junto con otras cosas; como, ya sabe, el sentido común).

Sin nuevos genes, las bacterias seguirían siendo bacterias para siempre. No hay nuevas especies, no hay nuevos órganos, no hay evolución. Los nuevos genes son esenciales para que ocurra algo significativo. Un gen es una sección del ADN que codifica una proteína. Así que realmente se trata de conseguir nuevas proteínas. El gen es el manual de instrucciones. (Puede pensar en ello como una secuencia de 1s y 0s [el gen] traducido a un archivo mp3 [la proteína]. La razón por la que no podemos obtener una nueva proteína paso a paso es la alta especificidad que requiere para funcionar. Entre otras cosas, una proteína tiene que doblarse correctamente. Si se dobla incorrectamente, o no se dobla en absoluto, no puede ejercer ninguna función. ¿Qué hace que se doble correctamente? Bueno, para empezar, necesita tener al menos 70 aminoácidos de largo, o no se dobla en absoluto. Así que es ridículo afirmar que puede evolucionar paso a paso. No puede. Un aminoácido requiere tres nucleótidos para codificarlo, por lo que 70 aminoácidos significan una secuencia de 210 nucleótidos en el ADN. Así que el paso más pequeño aquí es obtener una secuencia de cerca de 200 letras accidentalmente que codificará algo muy específico, que realmente no es pequeño en absoluto. Puede intentar escribir 200 letras al azar y ver con qué frecuencia se producen las frases o el código de la computadora. (Presuntamente, sin embargo, es fácil después de eso. Sólo tiene que añadir más caracteres al azar, uno a la vez, hasta que termine escribiendo una secuela de Hamlet o Windows 25. Cualquiera de los dos es aceptable.)

folded protein

Una proteína doblada. Cada bola es un aminoácido. El sitio activo tiene que contener los aminoácidos correctos en una configuración correcta para poder realizar el trabajo correcto.

Pero eso no es todo, por supuesto. El gen también necesita una secuencia de control que regule cuándo y dónde producir la proteína, así que tiene que haber otro pedazo específico de ADN que lo haga. Un gen sin una secuencia de control es inútil, y una secuencia de control sin un gen es inútil. Si uno aparece sin el otro, se degradará por mutaciones dañinas, que ocurren con bastante frecuencia. (Y de hecho, las mutaciones se acumularán más rápido de lo normal porque la selección natural no tiene razón para eliminarlas, ya que nada de esto está haciendo nada todavía. Si lo piensa, la destrucción está ocurriendo incluso antes de que el nuevo gen esté completo, así que, de hecho, la construcción nunca terminará en primer lugar.) Así que el gen y la secuencia de control tendrían que aparecer más o menos al mismo tiempo.

Incluso la probabilidad de que estas dos cosas aparezcan sincrónicamente (asumiendo erróneamente que ninguna de ellas es difícil por sí sola) es realmente baja. Es como hacer accidentalmente un nuevo componente para un ordenador y al mismo tiempo escribir accidentalmente los controladores para el uso de este componente. Imagine que estás sentado en el trabajo y de repente dice, «Oh, acabo de construir algo. No sé qué es, pero parece que podría entrar en una computadora». Y su colega le dice: «Oh, ¿en serio? Acabo de escribir un código aquí. No sé para qué sirve, pero parece que podría funcionar como controlador de algo. Veamos si funciona con lo tuyo». Y luego, por supuesto, funciona. La evolución de la computadora ante sus propios ojos.

Pero volviendo a la realidad. Recuerde que se supone que nada en el organismo debe tener alguna idea de qué hacer con el nuevo gen, en caso de que uno «surja». Necesitamos dos accidentes muy improbables que encajen perfectamente el uno con el otro. Eso en sí mismo es un requisito ridículo para que las mutaciones aleatorias se cumplan. Pero eso es sólo la punta del iceberg.

Una de las preguntas más cruciales con respecto a la probabilidad de la evolución es: ¿Cuáles son las posibilidades de crear aleatoriamente una secuencia de nucleótidos que producirá una cadena de aminoácidos que se doblará en una proteína capaz de realizar una función? Douglas Axe pasó mucho tiempo averiguando la respuesta. Según su investigación, para una secuencia de 150 aminoácidos, sólo una de esas secuencias de 1074 se doblaría. Una de cada 1077 (1 con 77 ceros) secuencias posibles podrá hacer el trabajo requerido. El número de átomos en todo el universo se estima en unos 1078-1082, así que los números se acercan. Para imaginar lo que esto significa, piense en ello de esta manera. De todas las posibles secuencias de 150 aminoácidos, la oportunidad de obtener aleatoriamente una que funcione es casi la misma que si usted y yo fuéramos teletransportados a dos lugares al azar en todo el Universo, y nos encontráramos. Eso no va a pasar. Y esto es sólo la probabilidad de hacer una proteína relativamente corta.

Pero eso es sólo con un intento, así que veamos cuántos intentos podemos tener. Han pasado unos 1017 segundos desde el comienzo del universo. Si hubiera un intento por esta proteína cada segundo desde el principio, la probabilidad sería de una en 1077/1017, que es una en 1060. Esto sigue siendo imposible. ¿Y si tuviéramos mil millones de intentos cada segundo? Tenemos uno en 1051. Esto no nos está dando ninguna oportunidad realista. Necesitaríamos alrededor de 1060 intentos cada segundo para tener una oportunidad razonable. La Tierra ni siquiera tiene suficientes recursos para algo así. De hecho, Stephen Meyer, David Swift y otros hicieron cálculos para ver si utilizar el poder de todo el Universo ayudaría. Esto incluyó el uso de todos los átomos del Universo, todo el tiempo disponible (13.800 millones de años) y tantos intentos por segundo como las leyes de la física lo permitan. Esto, por supuesto, está muy lejos de ser posible. La vida en la Tierra sólo tenía los átomos en los océanos de la Tierra (o lo que realmente había entonces) para trabajar, no todos los átomos en el Universo. Las reacciones necesarias toman tiempo, así que no tiene sentido pensar que podría haber billones y billones de intentos cada segundo. Pero incluso con toda la potencia teóricamente disponible, el resultado no fue ni de lejos una oportunidad realista de obtener algo útil.

Si las probabilidades son de una en 1077 para una secuencia de 150 aminoácidos, entonces para 1500 aminoácidos, es aproximadamente una en 10770, y para 15,000, una en 107700. (Los cálculos probablemente no funcionen exactamente así, pero un billón de veces más o menos realmente no hace ninguna diferencia aquí.) ¿Necesitaríamos tanto? Desafortunadamente, sí. La mayoría de las proteínas tienen cientos de aminoácidos, el promedio es de 400-500, mucho más de 150, y las más largas conocidas tienen más de 30,000. Así que esto va mucho más allá de escoger un átomo específico en el Universo. No hay nada con qué comparar las posibilidades. Es como decir, «Estoy pensando en un número entre 1 y 1010000 (1 con 10.000 ceros). ¡Adivina el número!» Nadie lo intentaría aunque el rango fuera de uno a un millón, es decir, seis ceros. Estas probabilidades son totalmente aplastantes.

Para los que tienen problemas matemáticos, decidí escribir 1077:
100,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000
Si lo intentara muchas veces, podría obtener una proteína de 150 aminoácidos. Copie y pegue los ceros 10 veces para obtener 10770.

Otro ejemplo para aquellos que sólo pueden contar hasta 10 sería este: Imagine que viajo a un lugar al azar en este planeta, encuentro un libro al azar en alguna parte, lo abro en una página al azar, y círculo una letra al azar con tinta azul. Luego usted viaja a un lugar al azar, encuentra un libro al azar en alguna parte, lo abres en una página al azar, y rodea una letra al azar con tinta roja. ¿Qué tan probable es que la misma letra esté ahora marcada con tinta azul y roja? ¿Estaría dispuesto a apostar por la posibilidad de que seleccionáramos la misma letra en el mismo libro? Si cree en la evolución, esa es la clase de probabilidad por la que apuesta.

Normalmente, si su teoría científica se enfrenta a probabilidades como esa, usted sabe que su teoría es totalmente absurda y que necesita tirarla por el inodoro y buscar otra cosa. Hay más posibilidades de que Papá Noel exista y viva en el Polo Norte. Encontrar una aguja, no en un pajar, sino en nuestra galaxia, es un juego de niños comparado con las probabilidades de que ocurra la evolución. Ganar la lotería cada mes durante un año sería más fácil. Fuera de la evolución, todo el mundo sabe que poner cualquier esperanza en algo tan improbable sería bastante idiota. Sin embargo, la evolución sólo puede ocurrir si tales probabilidades se superan todo el tiempo (millones de genes deben haber existido en la historia de la Tierra), y los darwinistas no ven ningún problema en ello. Es extraño que la evolución sea tomada en serio por cualquiera que esté suficientemente familiarizado con el tema.

Los darwinistas insisten irracionalmente en la idea de que los pasos muy pequeños y el tiempo suficiente pueden superar cualquier cosa. Pero hemos visto que ni siquiera todo el tiempo del mundo es suficiente, y los pequeños pasos ni siquiera son posibles con los nuevos genes. Es como pensar que se puede hacer un martillo con un trozo de madera en pequeños pasos. No se puede. En algún momento se necesita algo que no sea de madera, como el acero, y eso es un gran paso, no importa cómo se mire. No se puede transformar un pez en un oso más de lo que se puede transformar la madera en acero. De hecho, los científicos se burlan de los alquimistas por creer que pueden transmutar el plomo en oro, pero eso es mucho más realista que mutar un pez en un oso. ¿Entonces quién es el primitivo idiota medieval?

Esta es una animación de la replicación de ADN por medio de polimerasa de ADN y muestra con precisión la función de todas sus subunidades.

Arriba: Replicación de ADN. Se necesitan 32 proteínas complejas. Según los verdaderos creyentes, lo que usted ve aquí es un accidente no planeado. Átomos estúpidos chocaron entre sí, y luego sucedió esto.

Pero vayamos más lejos e ignoremos incluso estos problemas por un minuto. Digamos que se pueden hacer nuevos genes con la misma facilidad con la que se producen las mutaciones en los genes existentes. Ahora bien, si las aves evolucionaron a partir de los dinosaurios, ¿cómo evolucionaron exactamente las alas paso a paso (ignorando el tema de los genes)? Primero tenemos que darnos cuenta de que absolutamente nada en el organismo está tratando de hacer un ala. Cada paso hacia un ala es un accidente. Así, el organismo podría estar construyendo accidentalmente cientos de otras cosas. Un ala puede necesitar miles de mutaciones. Pero como el ala no es una meta (no hay meta en absoluto) entonces por cada mutación que lleve a un ala, tendría que haber cientos o miles que conduzcan a otras cosas. Si obtenemos 20 mutaciones que conducen a un ala, es muy posible que no obtengamos otra nunca. Como dije, nada está tratando de hacer un ala. No hay plan, no hay objetivo. Mientras tanto, también podríamos estar recibiendo 20 mutaciones que llevan a todo tipo de cosas. Entonces, ¿cómo es posible que acabemos con el 100% de un ala, y el 0% de cualquier otra cosa, algo inacabado? Es un resultado absurdo. Deberíamos estar viendo todo tipo de cosas inacabadas en todas partes porque la evolución debería estar siempre en medio de algo. Pero no sólo no vemos cosas nunca terminadas, ni siquiera versiones inacabadas de las alas y otras cosas que ahora existen, ni en el registro fósil ni a nuestro alrededor.

Aquí hay otro ángulo sobre esto. «Si evolucionamos de los monos, ¿por qué todavía hay monos?» (Sí, sí, no evolucionamos de los «monos», evolucionamos de un «antepasado común» con los monos. Pero este antepasado era un maldito mono de todos modos, así que cállate, Dawkins.) Esto es realmente fácil de explicar. Imaginen que los norcoreanos se convertirían en algo que ya no es humano (algo mejor, por supuesto). ¿Cómo afectaría esta evolución a los sudafricanos? No lo haría. (Es una evolución estrictamente septentrional.) Y una vez que hay una nueva especie, el mestizaje no debería estar ocurriendo. Así que si esto sucediera, la mayoría de los humanos seguirían siendo humanos. Si aparece algo nuevo, la versión antigua no suele desaparecer por razones geográficas o de otro tipo. Habrá poblaciones separadas en lugares separados. Y si algunos norcoreanos se mudaran y se casaran en otro lugar en medio de esta evolución, habría híbridos en todas las etapas posibles. Si toda la población no se mezcla regularmente (evolucionando así como un todo), habrá todas las etapas que existan en alguna parte. Si la evolución es aleatoria, entonces puede atascarse en cualquier etapa en varios lugares geográficos. Quiero decir, si evolucionar hacia una nueva forma significara el fin de la forma antigua, siempre habría sólo una especie, pero no es así como funciona, claramente. No sólo hay monos, también hay bacterias.

Por esta razón, debe haber muchas especies con alas semi-evolucionadas y con casi todo lo demás semi-evolucionado. Si no están a nuestro alrededor, deberíamos verlos al menos en el registro fósil. Pero no los vemos. No hay ningún ave con medio brazo/medio ala (sin mencionar en proporciones de 20/80, 40/60, y todo lo demás), o con media boca/medio pico, ni un elefante con media nariz/media trompa, y así sucesivamente. Esta precisión en los resultados de los procesos aleatorios es inexplicable. Si los procesos evolutivos son lentos, debería haber una gama completa de intermediarios no sólo en el registro fósil, sino en todo lo que nos rodea.

Por supuesto que los evolucionistas creen que la selección natural es básicamente el Jesús de la evolución y que puede hacer cualquier cosa, pero esto es una tontería. En primer lugar, la selección natural sólo puede actuar sobre algo que realmente sucede. Hemos visto que la mayoría de los eventos requeridos nunca ocurrirán. Y luego, aunque aparezca un pequeño cambio, la selección natural no puede hacer nada al respecto. El uno por ciento de un órgano nuevo (otra idea extraña en sí misma) no va a hacer tener más descendencia que los demás. La selección natural no va a matar a todos los demás si un espécimen «evoluciona» 1% de las astas. Así como la selección natural no mata a los que tienen un 24% de astas cuando aparece algo con un 25% de astas. Incluso en un mundo con un 100% de astas, los individuos con sólo un 10% o sin astas pueden sobrevivir y reproducirse. Y mientras que los comentaristas educados dirían que la selección natural «muy poco probablemente» distinguiría entre tales diferencias minúsculas, siento que deberíamos usar un lenguaje más preciso y afirmar claramente que tal idea es simplemente una completa mentira. Es una idiotez proponer que la selección natural puede distinguir entre dos cosas que son 0,01% diferentes. La variación natural entre los especímenes sobrevivientes es de órdenes de magnitud más grande que eso. No hay selección para una sola mutación a menos que tenga un impacto enorme en la supervivencia, lo que sólo puede ocurrir bajo un enorme estrés ambiental. De lo contrario, los no mutantes sobreviven bien.

También es increíblemente miope y tonto asumir que hay un camino viable paso a paso entre dos cosas. ¿Cómo pasarías de un horno de microondas a una excavadora paso a paso, siendo cada paso más útil? ¿Cuál diría usted que sería el punto medio entre un horno de microondas y una excavadora? No puedo imaginarlo. La selección natural no sólo es bastante inútil para la evolución, sino que en realidad impediría la macroevolución. No puede seguirse mejorando un horno de microondas hasta que tenga una excavadora, y no puede seguirse mejorando un pez hasta que obtener un oso. Los resultados lógicos de las mejoras incrementales en estos casos son un horno de microondas muy bueno y un pescado muy bueno. No hay un camino paso a paso hacia una excavadora, y no hay un camino paso a paso hacia un oso.

Computer Vs living cell

Una computadora. Nivel de complejidad: 364. Requirió de muchas personas muy inteligentes para inventar, diseñas y construir. Una célula viva. Nivel de complejidad: 999. Se construyó a sí misma accidentalmente.

Después de hacer algunos cálculos, podemos volver rápidamente al origen de la vida. En 1983, Sir Fred Hoyle calculó las probabilidades de producir las proteínas necesarias para un simple organismo unicelular por casualidad como en 1 en 1040000. Douglas Axe hizo sus propios cálculos varias décadas después y llegó a 1041000. Son cuarenta y un mil ceros. Le llevaría media hora escribir este número.

Así que es aproximadamente uno en 1041000 para el origen de la vida, y entre aproximadamente uno en 1050 y uno en 1015000 para las proteínas solas, y necesitamos millones de ellos. Para toda la evolución, tendríamos que multiplicar todos estos números. Y por supuesto hay mucho más que tendría que pasar. La probabilidad general de evolución sería de 0,000000000000…????…00000001%, donde en lugar de «?????» tendríamos toda una biblioteca de libros llenos de ceros. Puede que todavía sea «teóricamente posible», pero es físicamente imposible porque, como hemos visto, el universo entero no tiene el tiempo y los átomos suficientes para vencer las probabilidades.

Una cosa divertida que algunos evolucionistas hacen para superar la improbabilidad es invocar un multiverso. Si hay una cantidad infinita de universos, entonces hay un número infinito de intentos de ensamblar la vida al azar. Así que cualquier cosa, por improbable que sea, ocurrirá en alguna parte. Muy inteligente, ¿eh? Bueno, digamos que si la única manera en que puedes hacer que tu teoría funcione es invocando algo que literalmente hace que cualquier cosa funcione, eres un idiota, y tu teoría es basura. Estás más desesperado que la gente que cree que «Dios lo hizo».

Entonces, ¿qué se necesita para creer en la evolución? Tienes que ser muy malo en matemáticas, y tienes que ser muy malo en biología.

El darwinismo ignora la realidad. La macro-evolución es imposible.

Deja un comentario