Las cofradías y el fútbol ven un año más frustradas sus pretensiones de conseguir la vuelta a la normalidad

Estamos a 76 días del Domingo de Ramos desde hoy, domingo en el que celebramos el bautismo del Señor y en el palpitar cofrade es usual empezar a mirar el calendario con el fin de caldear el ambiente. Y es que el miércoles de ceniza está a la vuelta de la esquina. Este año no nos pillará de nuevas, es cierto, pero adentrarse en el mundo de la religiosidad popular nunca es fácil de conjugar y más cuando la situación de excepcionalidad nos vuelve a castigar este año.

A estas alturas y tras confirmarlo la mayor parte de las diócesis podemos deducir que no habrá estaciones de penitencia ni demostraciones populares que puedan inducir a una masificación de personas. Tampoco considero que sea oportuno tomar alternativas como se han dado en algunas localidades para la cabalgata de Reyes Magos a modo de exhibiciones estáticas, pues los desfiles procesionales tienen su propia idiosincrasia y razón de ser como estación pública de penitencia.

Ya intuimos lo que nos encontraremos y es que Semana Santa habrá, pues se celebrará como todos los años según el calendario litúrgico, haya o no cofradías por las calles. Será la evolución de la situación sanitaria la que nos marque hasta qué punto será posible tener celebraciones en nuestros templos esperando que la cordura y sensatez impere en la toma de decisiones y posibles restricciones.

La oferta será dispar y ya nos empezamos a acostumbrar al mundo virtual para casi todo. El ingenio volverá a aparecer para que sea posible participar en las distintas propuestas y formatos. Y aparecerán discrepancias entre ortodoxia y ortopraxis. Y es que esta situación no gusta a nadie y no nos quedará otra que asumir la situación y evitar la crispación.                                                                                           

No es de extrañar fijar la mirada en la capital hispalense pues dentro del ambiente cofrade se le puede considerar el sancta sanctorum. Ya fue Sevilla la primera en anunciar la suspensión de las cofradías al decretarse el estado de alarma en 2020 y lo mismo ha decidido para 2021.

Por otro lado, Irene Lozano, Secretaria de Estado para el Deporte y presidenta del Consejo Superior de Deportes, ya había comentado en ocasiones anteriores que esperaba poder contar con público en los estadios antes de que finalizase la presente temporada, pero sin determinar una fecha concreta para ello.

Sevilla es Pasión

Todo apunta a que la final de la Copa del Rey sea el primer partido en el que el público volverá a los estadios, previsto para el sábado santo en el estadio olímpico de la Cartuja de una Sevilla sin sus cofradías en la calle. La polémica estará servida. Y es que podemos intuir que la pospuesta disputa entre el Athletic Club y la Real Sociedad podría ser el inicio de la vuelta progresiva de los aficionados a los campos si la evolución de la pandemia así lo permite después de quedar atrasada la cita.

El añorado “ …ya estamos en la calle! ” tendremos que seguir soñándolo al igual que los vítores ansiados en el ambiente de una final de la Copa del Rey.

Graduado en Psicología. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching.

Deja un comentario

Deja un comentario