La pareja que escoges representa una relación proporcional al amor que te tienes

Las parejas que nos permitimos son el reflejo de lo que llevamos en nuestro interior, hablan un poco de lo que somos, de lo que tememos, de lo que nos gusta y de lo que debemos trabajar. Siempre nuestras creencias en relación a lo que merecemos se manifiestan en nuestra vida, en nuestro entorno, en la congruencia entre lo que decimos querer y lo que realmente queremos.

Algunas veces no llegamos a decirlo, pero cada uno de nosotros, por más seguro que se proyecte, por más capaz y cómodo que se sienta, puede llevar consigo creencias que nos perjudiquen, complejos o limitaciones que se tornen en contra al momento de seleccionar una pareja.

Quizás nos sentimos mayores, no tan atractivos, gordos, poco inteligentes, malgeniados, intolerantes o cualquier otro atributo que sintamos que debamos bajar el nivel de las expectativas de lo que merecemos en el amor.

life-in-love-quotes-images-background-hd-wallpaper

Probablemente carguemos a cuestas ideas distorsionadas que aunque carezcan de sentido si las racionalizamos, pero que de igual manera pueden influir de forma negativa en nuestras vidas en cualquier ámbito, especialmente en las relaciones que escogemos.

Todas las personas que tocan nuestras vidas lo hacen por algún motivo, nosotros nos quedamos con algo de ellas y ellas con algo nuestro, nadie lo hace de manera casual o aleatoria. A veces sentimos que alguien que está a nuestro lado es completamente inadecuado para nosotros y pensamos que nos hemos equivocado en la selección, pero lo que debemos hacer es justamente darnos cuenta de esa persona está mostrándonos algo y a veces ese algo es que no nos valoramos y nos estamos conformando con relaciones mediocres, con relaciones que dañan, con relaciones que nos avergüenzan, solo por albergar creencias que sí son inadecuadas en nuestras vidas.

A veces aspiramos poco por creernos poco, sentimos que lo que llamamos éxito, le pertenece a unos cuantos, que no tenemos las condiciones necesarias para llegar a donde queremos o simplemente no llegamos a arriesgarnos para ir por lo que queremos, generalmente por el miedo a fracasar.

sad-girl-alone-cute-lovely-adorable

Pero debemos considerar que el verdadero fracaso se materializa cuando nos conformamos, cuando no nos sentimos a gusto y no hacemos nada por cambiar esa realidad o al menos la manera de enfocar las cosas. El verdadero fracaso es llegar al fin de nuestros días sintiendo que desperdiciamos la vida en un sitio que nos correspondía, con las personas “equivocadas”, haciendo cosas diferentes a las que nos hacían vibrar el alma.

Ámate como a nadie, respétate, proyéctate y verás cómo tendrás a tu lado una persona tan especial que verás como la compañía perfecta para este trayecto llamado vida.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Deja un comentario