La meditación budista ayudó a mantener con vida a los chicos atrapados en una cueva de Tailandia

Doce niños, miembros de un equipo de fútbol, y su entrenador, han pasado a la historia por vivir un auténtico calvario durante los últimos días al quedar atrapados dentro de una cueva anegada por las lluvias. Al parecer, la meditación budista jugó un papel fundamental en los 17 días que tuvieron que sobrevivir hasta ser rescatados.

thai-cave-ft

Después de su práctica de fútbol, los chicos y su entrenador acordaron tomarse una hora para explorar una cueva, pero el paseo se tornó peligroso cuando empezaron a crecer las aguas.

En el último tiempo se ha demostrado que la meditación consciente, la que generalmente se enseña en el budismo tailandés, puede reducir la ansiedad, la depresión, y el dolor. Y así lo ha probado empíricamente Ekapol Chanthawong, el entrenador de fútbol con pasado de monje budista, quien al quedar atrapado con sus pupilos dentro de la cueva Tham Luang enseñó al grupo lo que había aprendido en el templo dorado Wat Tham Pla (‘El templo de la cueva del Mono’), ubicado en Mae Sai, en el montañoso norte de Tailandia.

La práctica de la meditación es muy común en este país budista, por lo que pudo ayudar a que no estallara el pánico o el miedo entre los chicos durante las largas jornadas de tensión.

Ekapol Chanthawong (centro) con sus alumnos del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes. (Foto: Twitter/@yvvonelim9)

Ekapol Chanthawong (centro) con sus alumnos del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes. (Foto: Twitter/@yvvonelim9)

Según los oficiales del rescate, Ekapol es uno de los más débiles del grupo, en parte porque en los primeros días les dio a los jóvenes la ración de comida y de agua que llevaba con él. Además de meditación, les enseñó también a los chicos a conservar la mayor cantidad de energía hasta que los encontrasen.

La sorpresa no fue sólo para la opinión pública sino también para los rescatistas, quienes al llegar a la profundidad de la cueva y tomar primer contacto con el grupo de chicos, ninguno estaba llorando o con actitud de desesperación, sino por el contrario, estaban sentados y serenos, producto de la meditación impartida por Ekapol, consignaron medios locales.

Los niños y su entrenador son conocidos por ser un grupo muy unido que realiza aventuras, como nadar en cascadas, hacer excursiones en bicicleta por las montañas, practicar rafting en el río y explorar cuevas.


Mystery Planet

Deja un comentario