LA LUNA EXPLICADA POR ALICE BAILEY

En su libro “Astrología Esotérica”, Alice Bailey escribió lo siguiente:
« Otro punto que deben observar es que la influencia de la Luna es de naturaleza y efecto puramente simbólicos, siendo simplemente el resultado de antiguas ideas y enseñanzas (heredadas desde la época lemuriana) y no se basa sobre ninguna verdadera radiación o influencia.
En esas épocas remotas y hasta mucho antes de la época lemuriana, que en esos días constituía una antigua tradición, la Luna era considerada como una entidad viviente y vital. Pero quiero que tengan en cuenta que la Luna no es hoy otra cosa que una forma muerta. No tiene radiación ni emanación de ninguna especie y en consecuencia no produce efecto alguno.
Desde el punto de vista del conocedor esotérico, la Luna es simplemente un obstáculo en el espacio, una forma indeseable que debe desaparecer algún día. La astrología esotérica considera que el efecto producido por la Luna es mental y el resultado de una poderosa y muy antigua forma mental; no obstante, la Luna no posee cualidad propia ni puede transmitir nada a la Tierra. Permítanme repetir: la Luna es una forma muerta. No tiene en absoluto emanación alguna»
(p.13)
Pero esto que dice Alice Bailey está lleno de errores como a continuación se los voy a demostrar:
1) Porque para comenzar es falso que la Luna no tenga ninguna influencia sobre la Tierra y sus efectos sean puramente simbólicos como lo afirma Alice Bailey, ya que simplemente las mareas oceánicas demuestran la enorme influencia que ejerce la fuerza de gravedad de la Luna sobre la Tierra.
Y esta atracción gravitatoria de la Luna también ha sido la causante que los días y las noches terrestres sean cada vez más largos, al grado que si no fuera por la Luna, los científicos estiman que los días terrestres actualmente solo durarían unas 6 a 8 horas. Y también esa influencia ha permitido que el eje axial de la Tierra sea más estable lo que ha favorecido el desarrollo de la vida física en nuestro planeta.
Y seguramente algunos de los seguidores de Alice Bailey pensarán que ella se refería a las influencias ocultas y no físicas, pero en ese aspecto también lo que dice Alice Bailey es falso ya que Blavatsky precisó que la Luna también tiene una enorme influencia oculta sobre los habitantes de la Tierra debido a que en una discusión con sus alumnos ella explicó que:
« Miren las terribles enfermedades que son producidas por la Luna. Vean por ejemplo los efectos producidos cuando están en el Mar Rojo. Ni a un solo marino se le permite, cuando hay luna llena, dormir en la cubierta sin cubrirse la cabeza, porque es casi seguro que tenga su cara paralizada y quemada. Y yo he visto dos casos como estos. Yo he visto un hombre que se volvió completamente loco, y continuó así por cinco o siete meses, debido a la insolación que tuvo de la luna durante una travesía en el Mar Rojo.
. . .
La luna puede llegar a ser muy malévola, y también vean el efecto que tiene en la vegetación. Tiene un efecto enorme»
(Comentarios de la Doctrina Secreta, p.412 y 434)
Y esto también lo señaló el Maestro Kuthumi en una carta que le envió al Sr. Sinnett, ya que ahí él escribió:
« Si pudiesen saber el máximo grado al que puede llegar la perniciosa influencia de la Luna»
(CM15, p.99)
2) Y también es falso que la Luna ya está totalmente muerta y por consiguiente ya no tiene en absoluto ninguna emanación, debido a que Blavatsky precisó que todavía habitan en la Luna algunas formas espectrales:
« En la Luna queda todavía una especie de existencia de sombras.
Es decir, piensen en un cuerpo que estuviera en una condición de trance. Pues bien, algunas entidades etéreas están en esas condiciones por 20, 30 o 40 días “viviendo” en la Luna.
Esa es la clase de vida que se desenvuelve en nuestro satélite, pero todo lo demás está muerto para todas las apariencias. Solamente hay algo en el cuerpo que mantiene la vitalidad, y si ciertas substancias son traídas en contacto con este cuerpo, no obstante este cuerpo las absorberá por osmosis.
Uno puede perfumar un cuerpo que esté en una condición como esta y así por ejemplo si quemas incienso, entonces el cuerpo por muchas horas después olerá a eso, lo cual muestra que lo absorbe y luego lo emana. En cambio un cuerpo que ya está totalmente muerto no lo hará, no absorberá nada. Y por lo tanto la Luna de la misma manera se comporta y también por eso se dice que vampiriza. »
(Comentarios a la Doctrina Secreta, p.434)
3) Y también es falso que la Luna no posee cualidad propia ni puede transmitir nada a la Tierra, ya que ella sigue reflejando la radiación del sol pero añadiéndole sus propiedades lunares (parecido a cuando un prisma de color refleja la luz del sol pero impregnando la luz solar con su color).
Y es falso que la enseñanza esotérica considere que el efecto producido por la Luna es mental ya que como lo precisó el Maestro Pastor, el efecto lunar a nivel esotérico es sobretodo de naturaleza astral (ver link).
Y más adelante en ese mismo libro Alice Bailey añadió que:
« Se dice en la Antigua Enseñanza que la Luna “oculta a Vulcano o a Urano”. Esta insinuación o inferencia siempre ha existido y los astrólogos harán bien en experimentar la sugerencia dada sobre La Luna, y en vez de trabajar con ella que trabajen con Vulcano, cuando se trata del hombre común y no evolucionado y con Urano cuando consideran al hombre muy evolucionado, y obtendrán resultados interesantes y convincentes»
(p.13)
« Les recordaré que la Luna es considerada generalmente como que “vela” u “oculta” algún planeta [sagrado] y de estos hay tres a los que la Luna puede estar ocultando. Y aquí debe mencionarse la intuición del astrólogo y del estudiante esotérico. Estos planetas son Vulcano, Neptuno o Urano»
(p.220)
Pero esto que dice Alice Bailey también es falso porque Blavatsky precisó que:
« El sol sustituye a un planeta intra-mercurial, que supuestamente se ha descubierto, y recibe el nombre de Vulcano de anticipación, y la luna sustituye un planeta con un movimiento retrógrado, a veces visible a cierta hora de la noche y aparentemente cerca de la luna. Y la influencia oculta de este planeta es transmitida por la luna»
(CW X, p.340-341)
Y también Blavatsky precisó que Urano y Neptuno NO son planetas sagrados ya que en la Doctrina Secreta ella escribió:
« Pero para evitar crear nuevas interpretaciones erróneas, debo establecer que entre los tres orbes secretos (o ángeles de las estrellas) [o sea los tres planetas sagrados que todavía no han sido revelados] no están incluidos ni Urano ni Neptuno. »
(DS I, p.575)
~ * ~
Y esto es un ejemplo más de la enorme cantidad de falsedades que escribió Alice Bailey.

Ir a la fuente

Deja un comentario