La FDA admite que el gobierno está recomendando vacunas no probadas y sin licencia para mujeres embarazadas

La FDA admite que el gobierno está recomendando vacunas no probadas y sin licencia para mujeres embarazadas

La FDA admite que el gobierno está recomendando vacunas no probadas y sin licencia para mujeres embarazadas

Robert F. Kennedy, Jr. dice, “Como nación, ya no podemos fingir que nuestras agencias de confianza protegen a nuestros niños.

WASHINGTON, D.C., 11 de febrero de 2019-En respuesta a una demanda de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés), la FDA ha admitido, por primera vez, que las agencias gubernamentales, incluyendo los CDC, están recomendando vacunas para mujeres embarazadas que no han sido autorizadas por la FDA para las madres embarazadas ni han sido sometidas a pruebas de seguridad en ensayos clínicos. La demanda, presentada por el abogado de Children’s Health Defense (CHD), Robert F. Kennedy, Jr. en nombre de Informed Consent Action Network (ICAN), un grupo de defensa de la seguridad de las vacunas, buscó todos los datos de ensayos clínicos utilizados por la FDA para aprobar las vacunas contra la influenza para mujeres embarazadas. La respuesta concisa de la FDA: “No tenemos registros que respondan a sus peticiones.”

Los fabricantes de las vacunas antituberculosas advierten contra su uso en mujeres embarazadas, ya que nunca se ha establecido su seguridad. En los prospectos se afirma que “no se sabe” si las vacunas “dañarán al feto” y que no hay “datos suficientes” sobre su uso en mujeres embarazadas para informar sobre los riesgos asociados a las vacunas. Las regulaciones de la FDA prohíben estrictamente a las compañías farmacéuticas comercializar productos para usos “fuera de licencia”. Las compañías que no cumplen con las normas son procesadas criminal y civilmente, pagando miles de millones en demandas y acuerdos.

Sin embargo, los CDC han recomendado activamente la vacunación contra la influenza durante cualquier trimestre del embarazo desde el año 2004 y les han dicho a las mujeres embarazadas que se vacunen contra la Tdap (para el tétanos, la difteria y la tos ferina) desde el año 2011. La FDA es responsable de la seguridad de las vacunas y de la concesión de licencias, pero en los documentos recién publicados en el tribunal, admite que no tiene datos de seguridad que respalden las recomendaciones sobre el embarazo. La página web de la FDA afirma que nunca ha aprobado formalmente ninguna vacuna “específicamente para uso durante el embarazo para proteger al bebé”.

Las recomendaciones generales para la vacunación durante el embarazo son una propuesta peligrosa debido a la capacidad de la vacunación para activar la respuesta inmunitaria amaternal, que puede dañar el cerebro fetal en desarrollo, como a veces lo hacen las infecciones durante el embarazo. En 2008, el neurocientífico Paul Patterson advirtió: “Aunque ocurra menos del 1% de las veces, vacunar a toda una población de mujeres embarazadas podría afectar a miles de niños”.

Los estudios de seguridad a largo plazo no han sido diseñados para detectar lesiones fetales relacionadas con la vacuna, pero un estudio de 2017 Kaiser de más de 45,000 mujeres (publicado en JAMA Pediatrics ) mostró un elevado riesgo de defectos congénitos y un 20% más de riesgo de autismo en niños cuyas madres recibieron una vacuna contra la gripe en el primer trimestre. Después de que los autores aplicaron una corrección estadística que redujo la asociación significativa, el renombrado estadístico de la UCLA Sander Greenland criticó la decisión metodológicamente “inapropiada”, señalando que los investigadores farmacéuticos usan la técnica cuando no les gusta un resultado y “quieren ver si pueden deshacerse de él”.

Los datos de los CDC muestran que las mujeres que recibieron ciertas vacunas contra la gripe entre 2010 y 2012 tuvieron un riesgo 7.7 veces mayor de aborto espontáneo que las mujeres que no recibieron esas vacunas. Los CDC publicaron el estudio en Vaccine pero omitieron esos hallazgos de su comunicado de prensa, dejando a las mujeres embarazadas ignorantes de los verdaderos riesgos de la vacuna. El presidente de CHD, Robert F. Kennedy, Jr., señala que la mayoría de las vacunas contra la gripe que se administran a las mujeres embarazadas aún contienen un conservante a base de mercurio, el timerosal. La Propuesta 65 de California reconoce que el timerosal es un tóxico para la reproducción y que la exposición durante el embarazo puede causar problemas de aprendizaje y de conducta. La Tdap contiene aluminio, que la FDA regula como una toxina en la nutrición parenteral, pero no en las vacunas.

La admisión de la FDA de que los CDC recomiendan vacunas no probadas y sin licencia es consecuencia de otra revelación forzada por una demanda de ICAN/CHD. El HHS confesó que una vez no ha cumplido -en más de 30 años- con los requisitos legales para la revisión regular de la seguridad de las vacunas infantiles, ni ha informado al Congreso sobre las medidas para mejorar la seguridad. La Ley Nacional de Lesiones causadas por las Vacunas Infantiles (National Childhood Vaccine Injury Act) estableció los requisitos, mientras que esencialmente eliminó la responsabilidad legal de los fabricantes por las lesiones causadas por las vacunas infantiles.

Regístrese para recibir noticias y actualizaciones gratuitas de Robert F. Kennedy, Jr. y de Children’s Health Defense. CHD está planeando muchas estrategias, incluyendo la legal, en un esfuerzo por defender la salud de nuestros niños y obtener justicia para aquellos que ya están lesionados.

You may also like

Ir a la fuente

Deja un comentario