LA DESORIENTACIÓN DIABÓLICA Y LAS DOS FALSAS LUCÍAS

[Todo lo relativo a la aparición de Fátima presenta un aspecto conflictivo que quizás lo conserve siempre si no ocurre algo (que parece improbabilísimo) como sería  la confesión por parte del “ocupante” de la Sede romana, de todos los engaños y ocultaciones hechos por los “papas conciliares” y los superiores religiosos (tanto los padres carmelitas como la superiora y monjas del convento de Coimbra), para defender las falsedades del Concilio y la Nueva Misa, así como ocultar la radicalidad del mensaje de Fátima. Estos engaños alcanzaron una cumbre artística con las representaciones teatrales hechas por el actor “Wojtyla/Juan Pablo II, y la locuaz y extrovertida, con una notable vena teatral,  Hermana Lucía del Corazón Inmaculado [¡Acabo de leer que se ha pedido por parte de la jerarquía portuguesa que se inicie el proceso de beatificación!]

Lo anterior que parecería a un recién llegado una ”teoría conspiranoica“ tiene pruebas irrefutables repartidas por todo él blog bajo las categorías de ”Fátima“ y ”Lucía”(púlsense las pestañas superiores).

No es extraño, pues, que teniendo en cuenta lo anterior, apenas sea posible encontrar dos estudiosos de Fátima que coincidan completamente en todo. No hay coincidencia de pareceres en cuanto a la fecha de la muerte de la verdadera Lucía y en cuanto al número de las suplantadoras. Yo creo que hay pruebas fortísimas para decir, como hacemos en el blog, que Lucía murió en mayo de  1949 y que fueron dos las religiosas que la suplantaron. La suplantación de la última Lucía reviste un carácter de certeza. En el blog se trata de estos dos temas en sendos posts, a saber, Lucía de Fátima murió …, y Las tres Lucías…En el siguiente artículo me sorprende una prueba complementaria que el autor no ha sabido ver puesto que acepta que la “desorientación diabólica” de la entrevista del P. Fuentes fue usada como vohartadopor la última falsa Lucía para aconsejar a una devota que había que rezar sobretodo para atajar la desorientación diabólica, confirmada también por Panlo VI, SILENCIANDO el objetivo principal de Fátima que es la devoción al Corazón Inmaculado (hoy casi caída en el olvido) y el rezo delesa yo Rosario.

Como botón de muestra de los engaños que afectan a Fátima, hay algo quizás accidental, que es la alteración de la oración que Nuestra Señora mandó rezar después de cada decena del Rosario, que muchas almas ingenuas recitan en su Rosario, aunque creo que los católicos que rezan el rosario, en su mayoría,  hoy día no la recitan. Pero los que la recitan suelen hacerlo con la claúsula alterada de “lleva al cielo a todas las almas” cuando en realidad debieran decir “a las almas del purgatorio” o “a las ánimas benditas”. En Portugal, sin embargo, el nombre consagrado para designar a las almas del purgatorio es el cariñoso diminutivo “alminhas”. Éste fue el término utilizado por Lucía cuando escribió la oración pedida por Nuestra Señora, en la Cuarta Memoria: “Levai as alminhas todas para o  Ceu

Fragmento de la Cuarta Memoria de Lucía, edición aprobada, impresión con imprimatur de 28 de marzo de 2007. Las palabras pueden leerse en el texto de la aparición de 13 de julio, en la página 177.

Ahora bien Lucía dio por buena, creo recordar, en una  ocasión la oración alterada que le presentaron que venía impuesta por Roma y que decía “llevad todas las almas al cielo”. Debió de pensar que la alteración no afectaba a la esencia del mensaje de Fátima. Pero sabía de sobra que no era la oración pronunciada por Nuestra Señora. Como lo sabe hoy  día cualquier portugués que conoce perfectamente el significado de “alminhas” que fue lo que, según Lucía escribió en la cuarta memoria, dijo la Virgen. (Véase sobre esto el artículo de este blog Oh buen Jesús perdónanos , en donde se demuestra por extenso lo relativo a esta hermosa oracion. Además, es evidente que la oracion alterada rompe el equilibrio de la oración en la que primero se pide “perdoais-nos, livrai-nos do foto do inferno” y después,  sin repetirse, Nuestra Señora nos manda pedir por las almas del Purgatorio. En la versión alterada se volvería a pedir lo que ya se había pedido antes. Por otra parte pedir que TODAS LAS ALMAS que existen y existirán vayan al cielo, es una petición nunca oída, aunque sí se ha pedido por la cincpversión de los pecadores. Es una petición muy en concordancia con la SALVACIÓN UNIVERSAL tan del gusto de los modernistas conciliares.

El autor del siguiente artículo se refiere la dicha oración tal como la habría redactado el censor romano. Él también cree que fue  la verdadera Lucía la que fue entrevistada por el P. Fuentes. Aunque muchos se escandalicen diré que esto último es en mi opinión más que dudoso. Si alguien objetara que lo dicho por ” Lucía” son cosas muy acertadas y que de alguna manera prenunciaba en el año 1957 la que era entonces próxima deriva conciliar con unos “papas” verdaderamente ” desorientados”, diré  que no tiene nada de sorprendente lo dicho en una fervorosa religiosa, con mentalidad un tanto apocalíptica (Lucía en sus escritos, memorias y cartas, nunca ha hablado nada parecido a los “últimos tiempos”, ni una sola vez). También disiento del autor del artículo porque creo que no sólo no fue la verdadera Lucía la entrevistada por el P. Fuentes , sino que esa “segunda” Lucía fue seguida de otra suplantadora, la tercera, que hizo manifestaciones en total contradicción con las que hizo la verdadera Lucía. El autor pone de relieve algunas contradicciones de la última “Lucía” con lo manifestado en la entrevista por la segunda Lucía y con lo que sabemos con certeza que manifestó y escribió la verdadera Lucía.

Siguiendo con mis desacuerdos con el autor,  tambíén diré que al revés que él yo nunca he creído que había que hacer la consagración de RUSIA al Corazón Inmaculado porque Rusia ya le fue consagrada por Pío XII, a la vista del avance en el mundo de los “errores de Rusia” que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, haciendo  lo que debió haber sido hecho en 1942 junto con su consagración del Mundo al Corazón de María es decir consagrar Rusia  en la Carta Apostólica de 1952 Sacro Vergebte Anno. Sin embargo el autor cree que todavía no ha sido hecha esa consagración.

img_7694

Éstas tres Mujeres son distintas entre sí y la prueba irrefutable son las tres dentaduras . Si la de la segunda (tercera en la foto) fuera hecha con “implantes” -en aquellos tiempos desconocidos en Portugal- , no se entiende que después pasara a tener unos dientes pequeños y feos, y con encías sanguinolentas.

Homero Sweeney 

Fue en el 50º aniversario de Fátima, el 13 de mayo de 1967, cuando una sonriente y al parecer muy feliz hermana Lucía fue fotografiada junto a Pablo VI en el estrado delantero del santuario de Fátima. La mayoría de la gente estaba encantada de verlos. Otros estaban horrorizados. ¿Por qué la Hermana Lucía estaba tan relajada y apoyando al jefe del “malvado Concilio”, que muy probablemente contribuyó a la pérdida de millones de almas?

Una sonriente Hermana Lucía aparece con Pablo VI

Ella parecía haber dejado de lado su angustia anterior [la manifestada en la entrevista] porque  los fieles habían sido engañados  y abandonados por sus líderes. Era difícil imaginar que la Hermana Lucía hubiera abandonado  a su Santísima Madre como Judas traicionó a Nuestro Señor. De hecho, su comportamiento hizo que algunos católicos se alejaran de Fátima.

Décadas después, la Dra. Marian Horvat escribió el artículo Las dos hermanas Lucía – Fotos y Datos que comparan las imágenes y gestos de las dos hermanas Lucía, demostrando  que la hermana Lucía que aparecía en la foto con Pablo VI era una impostora. En 2013 una progresión forense y regresión de fotos tanto de la verdadera hermana Lucía como de la impostora confirmaron que había dos hermanas Lucía.

Los más fervientes partidarios de Fátima no creen en la  teoría de la falsa hermana  Lucía descrita por la Dra. Horvat en su artículo, porque no se dan cuenta de que la Iglesia Novus Ordo es el verdadero enemigo de Fátima y de los fieles.

Hay abundancia de pruebas de que hubo  dos hermanas Lucía. Las comparaciones de las fotos son abrumadoras y su comportamiento durante la visita de Pablo VI a Fátima resultaba problemático. Hay todavía mucha más evidencia cuando comparamos las palabras de la Hermana Lucía con las de los progresistas.

Un mensaje diferente de Lucía II

A partir de 1958 después de que la entrevista del P. Fuentes se hiciese pública, los progresistas, que despreciaban la fe católica, empezaron a  controlar los mensajes de Fátima. Nada se hacía público a menos que apoyara su agenda, la cual era destruir la Fe Católica.

Un ejemplo fue el libro de 1973 titulado Un pequeño tratado sobre la naturaleza y la recitación del Rosario . El libro contenía extractos de cartas que Sor Lucía escribió en defensa del Rosario, que estaba bajo el ataque de la Iglesia Novus Ordo. En ella introdujo la expresión “desorientación diabólica” para describir el hecho de que el diablo había sido capaz de infiltrar el mal bajo el disfraz del bien,  reconociendo el fracaso de los líderes religiosos en mantener sus responsabilidades.

Aquí vemos a los progresistas que aprovechando una vieja estrategia política -“Nunca se debe desperdiciar una crisis”- utilizaron las palabras de alguien a quien el mundo conoce como la Hermana Lucía,  para cambiar inteligentemente la verdadera idea y la misión de Fátima.

El ocultamiento del Secreto y la omisión de la consagración de Rusia

Una carta suya empieza: “Respondo a su carta en el aniversario de la ordenación del Santo Padre.” Todo en este libro favorece a su santidad sin rastro de críticas o advertencias. No había una sola palabra sobre la desobediencia  a la Madre de Dios, por no publicar  el Tercer Secreto y por no haber hecho la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón. ¿Cómo podría ser esta hermana la Lucía a la que en Tuy el 13 de junio de 1929, se le había mostrado Nuestra Señora de Fátima con su Corazón Inmaculado en su mano izquierda sin espada ni rosas, sino con una corona de espinas y con llamas a causa de los pecados de el mundo? ¿La verdadera Hermana Lucía se habría  olvidado de esto?

Un pequeño tratado de la falsa Hermana Lucía que se olvida de los princinpales puntos del mensaje

Sor Lucía dijo al Padre Fuentes en 1957: “Padre, no debemos esperar a que un llamamiento al mundo a hacer penitencia venga de Roma por parte del Santo Padre. Tampoco hay que esperar a que la llamada a la penitencia venga de nuestros obispos en nuestras diócesis, ni de las congregaciones religiosas. Es necesario que cada uno de nosotros empiece a reformarse a sí mismo espiritualmente. Cada persona no sólo debe salvar su propia alma, sino también todas las almas que Dios ha puesto en su camino. ” 

Palabras fuertes de la hermana Lucía. ¿Qué ocurrió entre 1957 y 1973 que la hizo cambiar de opinión? ¿Hubo una gran conversión dentro de la Iglesia? De ningún modo; todo lo contrario.

Lucy fue escogida por Jesucristo para establecer la devoción al Corazón Inmaculado de María en todo el mundo. ¿La verdadera Hermana Lucía diría que cree que su deber era permanecer callada? ¿Especialmente cuando las autoridades de la Iglesia estaban haciendo tan poco para promover esta devoción especial? Nadie puede negar que la crisis de fe, de moral y por lo tanto la crisis de vocaciones habían crecido libre y enormemente

Sabemos que Juan XXIII leyó el Tercer Secreto en agosto de 1959 y Pablo VI a finales de junio de 1963. Sin embargo, ambos  desobedecieron  los deseos de la Virgen y no dieron a conocer su contenido. 

La omisión de su misión de difundir la devoción mariana 

Dos de las cartas de esta falsa hermana Lucía fueron escritas a un amigo, doña María Teresa da Cunha, que estaba involucrado con gran celo en la defensa de la devoción mariana y muy probablemente quería la aprobación de Lucy a esa obra. En nombre de su superiora,  Lucy respondió que estaba demasiado ocupada para dar el visto bueno y, además, “no es necesario porque debo permanecer en silencio, en la oración y la penitencia. De esta manera, puedo ayudarle al máximo”.

Uno se pregunta: ¿Por qué la hermana Lucía minimizar la importancia de la devoción mariana? ¿Es que  habría que seguir el ejemplo de la Iglesia postconciliar y de los Papas que quieren  restar importancia a la Virgen para contentar  a los protestantes en sus encuentros ecuménicos en lugar de seguir las instrucciones de la Virgen?

Si la respuesta fuera “Sí”, sería una declaración escandalosa. No olvidemos lo que había dicho al P. Fuentes en 1957 : “. No, mi misión es indicar a todos el inminente peligro en que estamos de perder nuestras almas por toda la eternidad si seguimos aferrados al pecado”

¿Había algo más en su ¿misión? Hay una respuesta, hay una solución.

Su misión era establecer la devoción al Inmaculado Corazón – ¿por qué el silencio?

El 13 de junio de 1917, Nuestra Señora dijo a los niños: “Me llevsré a  Jacinta y a Francisco en breve; Pero tu te quedarás aquí por algún tiempo. Jesús quiere que me hagas conocer y amar. Él desea establecer la devoción a mi Inmaculado Corazón en todo el mundo. Prometo la salvación a quien la abrace; estas almas serán querido de Dios, como flores puestas por mí para adornar su trono. ”

Sin duda, la verdadera hermana Lucía, fiel a su misión, habría hecho  hincapié en la importancia de la devoción al Inmaculado Corazón de María y hubiera aprovechado todas las oportunidades para darla a conocer.

En otra carta a doña María, la falsa hermana Lucía hizo se extendió explicando las oraciones del Rosario; El Padre Nuestro, Ave María y Gloria. No hizo mención, sin embargo, de la oración de Fátima dada a la Hermana Lucía por Nuestra Señora de Fátima.

El 13 de julio de 1917, Nuestra Señora dijo a los niños: “Cuando oréis el Rosario, decimos después de cada misterio: Oh Jesús mío, perdónanos, sálvanos del fuego del Infierno. Lleva a todas las almas al cielo especialmente aquellos que están más necesitados. ”

Habiendo recibido esta orden y la garantía de que iría al cielo, ¿cómo podemos imaginarnos a Sor Lucía ignorando esta oración y desobedeciendo a Nuestra Señora de Fátima? La misión de la Hermana Lucía era advertirnos sobre los fuegos eternos del Infierno y darnos una solución. Ambas cosas fueron desdeñadas y ocultadas por la Iglesia del Novus Ordo.

Destacando la desorientación diabólica

La falsa hermana Lucía también volvió a ser consultada  sobre la crisis en relación con el rosario por tres de sus sobrinos que eran sacerdotes y por otros. En lugar de alentar su recitación cotidiana, enfatizó que la desorientación diabólica se estaba apoderando de la Iglesia y del mundo.[Nota: Esto apoya mi tesis de que la entrevista en la que se habló de la “desorientacion diabólica”  no fue hecha a  la verdadera Hermana Lucía. La falsa Lucía no habla del mensaje de Fátima -Rosario y de la devoción al Corazón Inmaculado- y sí de la desorientación diabólica]

En su libro Fátima en Crepúsculo , Mark Fellows afirma que Sor Lucía estaba acertada en su evaluación de una desorientación diabólica en la Iglesia y muchos estuvieron de acuerdo con ella. Uno era Pablo VI.

La auténtica Sor Lucía – siempre sería, incluso sombría por la crisis que veía venir a la Santa Iglesia

En 1968, antes de que la impostora escribiera sus cartas, Pablo VI dijo: “La Iglesia se encuentra en un período de inquietud, autocrítica, diríamos incluso autodestrucción. Es como una confusión interior, aguda y compleja, que nadie hubiera esperado después del Concilio ”. [Nota:  Típica intervención de Pablo VI que como en otras ocasiones volvía atrás tomando la idea que tenían sus adversarios tradicionalistas para seguir haciendo lo que sí sabía y quería hacer, al mismo tiempo que con sus quejas plañideras los neutralizaba haciéndose pasar por uno de ellos]

En 1971, Pablo VI dijo: “Estamos en un.  momento de crisis de la fe.” Entonces él hizo su famosa declaración: “A través de alguna grieta del humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios: la duda, la incertidumbre, la problemática, la inquietud, la insatisfacción se produce todos los días.

Como Mark Fellows señala en su libro, Pablo VI no hizo uso de las palabras exactas desorientación diabólica, pero él hizo uso de las palabras“ la confusión, la apostasía y la crisis de fe ”, lo que corresponde a la descripción de Lucy “desorientación diabólica”.

La desorientación diabólica está asociada con la Hermana Lucía aún hoy. Estas palabras ayudaron a que quedara sin descubrir la falsa hermana Lucy.

Para aclarar cualquier error, el P. Gruner explicó su significado en el Fatima Crusader:“La desorientación diabólica que estamos hablando aquí es la desorientación de los católicos que piensan que están sirviendo a Dios, pero abrazan  creencias y prácticas que son gravemente contrarias a lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado. La desorientación se ha producido por el diablo en los individuos y en grandes segmentos de la población católica”

En principio, es muy bueno alertar a las personas sobre una desorientación diabólica. Sin embargo, se vuelve sospechoso cuando se da esta alerta para desviar la atención de cosas mucho más importantes, a saber: el mensaje secreto que Nuestra Señora le dijo al Papa para revelar en 1960, la consagración de Rusia y la difusión de la devoción al Corazón Inmaculado de María.

Por lo tanto, no podemos excluir la idea de que esta advertencia fue una iniciativa para desviar la atención de los fieles del núcleo del mensaje de Fátima.

Continuará

Publicado el 10 de febrero de 2017

______________________

Temas relacionados de interés

Deja un comentario