“La calavera que grita”: La espeluznante leyenda que ha hecho famosa a una vieja mansión inglesa

Advertisement

Bettiscombe es una pequeña localidad de 360 habitantes ubicada al oeste de Dorset, Inglaterra, y es famosa por dos motivos: por su antigua y hermosa iglesia parroquial, dedicada a San Esteban y construida alrededor del año 1400; y por una antigua mansión llamada Bettiscombe Manor, también conocida como “La casa de la calavera que grita” (“The House of the Screaming Skull”, en inglés), en referencia a una aterradora leyenda que data del siglo XVII.

Cuenta esta vieja leyenda que en 1685 un acaudalado vecino llamado Azariah Pinney, tras participar en una fallida rebelión para derrocar al rey inglés Jaime II, fue desterrado a la isla británica de Nevis, en las Antillas, donde logró convertirse en un próspero hombre de negocios gracias al cultivo de la caña de azúcar.

Años después, tras la muerte de Azariah Pinney, uno de sus descendientes, su nieto John Frederick Pinney, decidió en 1720 vender todas las propiedades familiares en la isla tropical de Nevis para volver a Dorset, Inglaterra, cosa que hizo acompañado de uno de los esclavos negros de la familia. Este esclavo, ya en las islas británicas, enfermó gravemente, presuntamente de tuberculosis. En su lecho de muerte y cuando agonizaba, el esclavo consiguió arrancarle a su patrón la promesa de que repatriaría su cadáver a la isla de Nevis, su patria natal.

esclavos

Sin embargo, cuando murió el esclavo, John Frederick Pinney rehusó hacerse cargo de los gastos de repatriación del cuerpo a las Antillas, así que en su lugar enterró el cadáver en el cementerio de la iglesia de San Esteban, en Bettiscombe. Sin embargo, después que el cuerpo fuera sepultado, comenzarían a sucederse toda clase de sucesos extraños: comenzaron a escucharse quejidos, gritos y golpes escalofriantes que provenían del cementerio, sin mencionar que en la propia mansión de la familia Pinney las ventanas repiqueteaban sin motivo y las puertas se abrían y cerraban solas.
skull

Los habitantes del pueblo exigieron una solución a los propietarios de la mansión de Bettiscombe Manor y como John Pinney supuso que se trataba del alma en pena del esclavo, ordenó exhumar su cadáver, lo llevó a la mansión y lo depositó en el desván de la casa, con lo que todos los fenómenos paranormales cesaron de golpe. Varios años después, de los restos del esclavo sólo se conservaría su calavera, desprovista de la mandíbula.

Si bien algunos aseguran que la calavera, que actualmente se encuentra en la mansión de Bettiscombe Manor, corresponde a un cráneo de una antigüedad de entre 3 mil y 4 mil años, correspondiente a una mujer, que habría sido sacada de un cementerio celta de las cercanías para ser usada como amuleto contra los malos espíritus, existe otra parte de la leyenda que aún no ha podido ser desmentida.

Calavera de Bettiscombe

Esta leyenda asegura que la famosa calavera de Bettiscombe Manor se muestra reacia a salir de la mansión, puesto que las veces que se ha intentado desplazarla, toda la comarca ha sido víctima de inexplicables desventuras, desde terribles tormentas que arrasaban los cultivos hasta enfermedades mortales que afectaban al ganado.

Incluso se asegura que alguno de los propietarios de la mansión de la familia Pinney habría fallecido poco después de intentar deshacerse de ella. Uno de ellos, de hecho, habría enterrado la supuesta calavera del esclavo a varios metros de profundidad sólo para descubrir a la mañana siguiente que el cráneo había salido de su tumba, esperando ser devuelto a la casa. Hoy todavía se asegura que la enigmática calavera emite estridentes gritos al verse distanciada de su hogar, gritos que según algunos testigos son muy similares “al chillido de un ratón atrapado”.

Ir a la Fuente

Yurena García

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos