LA AGENDA TRANSHUMANISTA

El transhumanismo es el nombre de un movimiento que pretende apoyar el uso de la tecnología más avanzada para “mejorar a los seres humanos”.

Es mucho más que la fantasía inofensiva de un grupo de frikies soñando con películas de ciencia-ficción y robots humanoides. Se trata de un movimiento organizado y financiado que busca subvertir y reemplazar todo lo que nos constituye en seres humanos, incluyendo nuestra biología física, la individualidad de nuestras mentes y los propósitos de nuestras vidas. Los transhumanistas tienen la ambición de transcender los límites biológicos del ser humano, terminar con la enfermedad, el sufrimiento, el azar del nacimiento, y también el envejecimiento y la muerte.

Los Creadores elitista del transhumanismo y la eugenesia.

El término “transhumanismo” fue acuñado por el biólogo Julian Huxley.

Julian Huxley era el hermano de Aldoux Huxley, autor de la famosa distopía “Brave New World”, una de los más tempranos anuncios del Nuevo Orden Mundial, una visión de un futuro estado policial en un mundo deprimente en el que un gobierno mundial utiliza la tecnología (cámaras de vigilancia, guerra psicológica, …) y la propaganda para el control absoluto de la población.

“Matrix”: el Merovingio. La ciencia-ficción re-
ciente nos está dando piezas sueltas del puzzle:
Robocop, Terminator, Gattaca, Elysium, Ghost
in the Shell, Prometheus, Ex-Machina, …

Los fundadores de transhumanismo fueron aristócratas ricos, bien educados y situados, y principalmente británicos y centroeuropeos, miembros de las élites gobernantes (de ascendencia merovingia o “descendientes de Caín”), y de ideología totalitaria y jerárquica.

Nota: los merovingios se consideran descendientes del segundo hijo de Adán, Caín. así como del linaje del Rey David (sangre del Cristo), y por ello reclaman el dominio mundial de la tierra. A este grupo pertenecen las familias sionistas (que no son de linaje judío, sino askenazi) que gobiernan desde siglos nuestro mundo).

Uno de los conceptos clave de la vieja escuela transhumanista fue la pseudociencia elitista de la eugenesia, o “higiene racial”, un concepto que aún subsiste en la mente de quienes se identifican como transhumanistas, Human + o H +.

“La eugenesia es el estudio y la práctica de la cría selectiva aplicada a los seres humanos, con el objetivo de mejorar la especie. En un histórico y un sentido más amplio, la eugenesia también puede ser un estudio de “la mejora de las cualidades genéticas humanas “. Los defensores de la eugenesia trataba de contrarrestar lo que consideraban como la dinámica disgénica en el acervo genético humano. En concreto, en cuanto a la continuidad de los trastornos congénitos y factores que influyen en la inteligencia de la sociedad en general sobre la heredabilidad de la inteligencia.

La eugenesia fue muy popular en las primeras décadas del siglo 20, pero ha caído en descrédito en gran medida tras su adopción por el nazismo alemán, que ha llevado al imaginario colectivo a identificar la eugenesia con los abusos nazis, la higiene racial, la experimentación humana, y las “limpiezas étnicas” que conllevaban el exterminio de “los grupos de población no deseados”.

Sin embargo, los avances en las tecnologías genéticas, genómica y reproductores al final del siglo 20 han planteado muchas nuevas preguntas y preocupaciones acerca de lo que constituye exactamente el sentido de la eugenesia y cuál es su condición ética y moral en la era moderna. “

Debido a la divulgación de las atrocidades nazis, las ideas de la eugenesia pasaron a la clandestinidad por un tiempo. Pero las ideas originales de “mejora de la especie” y “la mejora de las cualidades genéticas humanas” son aún el objetivo buscado por la élite, aunque en un envoltorio más sutil y glamouroso, cuyo objetivo es evitar que se debatan las ideas “embarazosas”, como la intención de reducir la población de las inconvenientemente prolijas “razas indeseables”.

La mutación moderna del transhumanismo afirma que apoya sólo “eugenesia voluntaria”, que suena mucho más benévola que la esterilización y la eutanasia obligatoria de las personas indeseables, ¿no? Pero, si usted tiene algún sentido, es probable que se dará cuenta de que esta limpieza étnica de la reserva genética (“mejora de la especie” y “mejorar la calidad genética humana”) simplemente no sucederá nunca si es voluntaria.

Todos debemos entender que propuestas como “la eugenesia voluntaria” dejarán de ser voluntarias cuando quienes las promueven accedan al poder político. De hecho, ellos ya tienen una riqueza e influencia considerables, y están trabajando muy duro para imponer este programa transhumanista en nuestro mundo, nos guste o no.

Los Principios y Conceptos del transhumanismo

Los transhumanistas creen que están trabajando hacia una mejora y nueva existencia, dejando todo lo que hemos conocido en el cubo de la basura de la historia para dar la bienvenida a una nueva “Edad de Oro” de superseres. Quieren convertirse en una especie enteramente nueva, más allá de lo que somos como seres humanos, con la tecnología como instrumento para lograr sus objetivos. Veamos de sólo algunos de los conceptos principales y las metas del transhumanismo.

Uno de los conceptos principales de la agenda transhumanista es “La mente de colmena”.

“Mente Colmena : Un tipo de conciencia colectiva donde la individualidad se sofoca; un estado de la conformidad; también llamado HiveMind”.

Uno de los integrantes de las élites transhumanista, junto con Julian Huxley, fue Sir Charles Galton Darwin, nieto de Charles Darwin, el fundador de la teoría de la evolución. Suya es la propuesta de “una droga, que, sin otros efectos nocivos, elimine la urgencia del deseo sexual, y así, la humanidad se reproduzca en función de las necesidades de trabajo de la colmena. “

La meta de la élite dominante es la creación de una sociedad ideal (ideal según su visión, claro), cuyo trabajo productivo sería realizado por una raza de esclavos científicamente diseñada para someterse, obedecer y servir a las necesidades de la élite, abejas obreras que ni cuestionan ni se rebelan.

La visión transhumanista es la de una “colmena” de trabajadores que será posible cuando todas las personas en todo el mundo puedan vincular sus mentes, merced a la tecnología, creeando una existencia simbiótica a través de la superinteligencia nueva de esta Mente-Colmena colectiva. Olvídese de las necesidades del individuo, solo cuenta la Colmena.

La mente de la colmena que están buscando producir se hará realidad, en su opinión, cuando la tecnología existente permita a los humanos conectar sus mentes a un dispositivo de memoria artificial, una especie de disco duro global. La Mente Enjambre sería la singularidad creada por la inteligencia combinada de todas nuestras mentes, puestas al servicio no de la creatividad, la individualidad o el progreso moral de la humanidad, sino de los intereses de una élite que nos está convenciendo de que su proyecto es el único viable, la única realidad posible.

La Mayor de las Idolatrias

“En vez de adorar mansamente a dioses de ficción, o asumir ciegamente los ideales que representan, debemos tratar de divinizarnos a nosotros mismos. El cuerpo es débil, pero la mente puede ser para siempre. La gente puede morir, pero pueden ser conservados y resucitados. En muchos sentidos, este mundo parece un infierno, pero podemos crear el cielo en la tierra. El universo puede ser un lugar de caos y entropía, pero puede manifestar orden e inteligencia. Guiada por la razón y habilitado por la tecnología, podemos doblar la realidad a nuestra voluntad, y hacer posible lo imposible. “

Ideas transhumanistas de convertirse en dioses y alcanzar la vida eterna a través de la tecnología muestra un nivel extremo de la vanidad. “Seréis como dioses” es la síntesis de la doctrina de Lucifer.

“‘Lucifer’ es el término latino utilizado originalmente por los romanos para referirse al planeta Venus, situado al oeste del sol y por lo tanto, que precede a la salida del sol, con lo que es la estrella de la mañana.”

“Según el filósofo Max More Extropian, “Lucifer es la encarnación de la razón, la inteligencia, del pensamiento crítico. Se levanta contra el dogma de Dios y todos los otros dogmas.Se levanta para la exploración de nuevas ideas y nuevas perspectivas en la búsqueda de la verdad. “Él es también el arquetipo iconoclasta, rebelde, y el adversario (la palabra ‘Satán’ es de una palabra hebrea,” Sathane ‘, que significa adversario o culminiator; en el libro de Job, Satanás es el adversario, no de Dios, sino de la humanidad, es decir, el ángel encargado por Dios con la tarea de probar que la humanidad es una creación indigna. En el  pensamiento de la élite, Lucifer representa la ambición, la rebelión, la iluminación racional, y el lado oscuro del transhumanismo. “

Transgénicos, transexualidad, … transhumanismo

La New Age promueve la divinización del Hombre, difunde el panteísmo y la doctrina transhumanista de que que no hay buenos ni malos. Para esta ideología no hay un Dios sino que ‘todo es Dios’ y para alcanzar esa “divinidad” se debe ascender a travéz de los “maestros guias” (mahatmas en la Teosofía de Blavatsky) que consideran como padres y creadores de la humanidad, relacionados con los antiguos Dioses (los Elohim o caídos que corrompieron a la humanidad)

Una de las avanzadillas de la agenda transhumanista es el ‘Luciferismo’ disfrazado de una filosofía que se presenta como aceptable y sensata.

En un sociedad puramente mecánica dónde da igual matar a un insecto que a un humano, ninguna moral, ética o jucio espiritual tendría cabida, pues los sentimientos no son considerados mas que impulsos eléctricos y finalmente rebajados a algo irrelevante.

“La ética y la moral debe servir, o al menos no interponerse en el camino de una autorrealización ilimitada. Deben ser instrumentos y directrices para una vida exitosa, no instrumentos de represión sin sentido. Al igual que la carne, la moral tradicional es algo que hay que superar. No hay ‘bien’ y ‘mal, sólo la eficiencia y la ineficiencia, la inteligencia y la estupidez; ganadores y perdedores. Sólo existe el interés propio racional, que los demasiado tímidos e ignorantes son incapaces de conseguir. Esta sencilla pero profunda realización forma la base de una visión del mundo con fuerza, es un paso clave hacia el logro de la iluminación y la trascendencia. “

Si tú eres Dios harás lo que se te plazca. Y si ese Dios que -pretendidamente “encarnas”- sólo piensa en sí mismo, los demás no existen; tal es la gravedad de esta doctrina que actualmente se promueve por doquie.

“THX 1138”, la extraordinaria y olvidada primera
película de George Lucas, un retrato implacable de
la sociedad-colmena hacia la que nos conducen

Las antiguas enseñanzas sobre el respeto, el amor mutuo, la valoración de las personas están siendo olvidadas, arrumbada en la caja de lo anticuado, de lo que no cuadra ante la evolución (involución) humana.

Y aunque no lo parezca, este mundo que parece no tener un Dios lo tiene, un falso dirigente que sólo esclaviza más a la humanidad, privándola del verdadero amor. Ese falso dirigente pacta y da a las élites inmensas fortunas y poder, y desata guerras en base a mentiras planeadas para apoderarse de cuanto puede, ese maestro de la calumnia y la mentira que durante milenios gobierna celosamente tratando de recuperar su poder sobre los hombres y que actualmente lo tiene casi completado, es el dios de la masonería, la teosofía, la wicca, la Nueva Era e incluso se encuentra en los lugares donde menos se pensaría, en las mismas organizaciones religiosas que originalmente promovían el amor mutuo y que se han dejado corromper…

Un mundo donde el hambre, la injusticia, el dolor, la muerte, la guerra, la enfermedad inducida, entre tantas cosas malignas existen, no es un mundo de un Dios bueno, lo que lleva a las generaciones a confundir al verdadero Dios con el que gobierna este mundo (Lucifer), que ha ofuscado a las naciones para que se destruyan unas a otras, defendiendo falsos preceptos, dogmas racistas y anti sociales … en pocas palabras infundiendo el odio y llevando a la destrucción de la humanidad … Por ello la ciencia no esta siendo usada como debería ser, para el bienestar de la sociedad, del planeta, de la misma vida, sino para destruir, poniendo los instrumentos que deberían redundar en el beneficio de todos al servicio del lucro y del enriquecimiento de la élite.

Mientras la ciencia y la tecnología no sean usadas con conciencia y el ser humano no comience a preocuparse por sus semejantes y su entorno, las mismas armas que podrían salvarnos serán el instrumento de nuestra destrucción …

(Fuentes: http://veritasconexion.blogspot.com.es/http://ssociologos.com/http://www.elconfidencial.com/https://www.transhumanismo.org/)

Ir a la fuente

Deja un comentario