Investigadores logran decodificar una antigua tablilla que habla de “la misteriosa gente del mar y un príncipe troyano”

Cuentos de la misteriosa “gente del mar” y un príncipe troyano en guerra, se encuentran en una tablilla de piedra de 3.300 años de edad después de que un investigador finalmente logra decodificar sus inscripciones.

Una losa de piedra de Anatolia de 3.200 años de antigüedad que describe a un príncipe troyano en guerra finalmente ha sido descifrada más de 135 años después de su descubrimiento.

La inscripción habla del surgimiento de un poderoso reino llamado Mira, que inició una campaña militar encabezada por un príncipe llamado Muksus de Troya.

La historia cuenta una época en que una confederación que los eruditos de hoy en día llaman la Gente del Mar destruyó a las ciudades y civilizaciones de todo Oriente Medio.

El reino de Mira, que se unió a esta conquista militar, parece haber sido parte del grupo de navegantes.

Según los símbolos crípticos, el reino tuvo una mano decisiva en las invasiones de los Pueblos del Mar, y así ayudó a terminar la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental.

Sin embargo, varios estudiosos han planteado preocupaciones de que las inscripciones podrían ser falsas.

Debido a que la losa misma fue destruida en el siglo XIX, el desciframiento moderno se basa en copias supuestamente dibujadas por los eruditos de la época.

La inscripción de piedra, que fue una vez de 95 metros (29 metros) de largo, está escrita en un antiguo idioma llamado Luwian que sólo un puñado de personas pueden leer hoy.

Algunas estimaciones indican que sólo 20 estudiosos de hoy pueden leer el antiguo sistema de escritura de Anatolia, que utiliza jeroglíficos complejos para representar historias.

El lingüista holandés independiente Fred Woudhuizen, con sede en Ámsterdam, ha trabajado con otros investigadores para descifrar el texto 139 años después de su descubrimiento.

Live Science habló con varios eruditos no afiliados a la investigación, y algunos expresaron preocupación de que la inscripción es una falsificación moderna.

Pero el Dr. Woudhuizen y sus asociados afirmaron que sería “extremadamente difícil, si no imposible” para alguien crear una falsificación tan larga y compleja porque tan pocas personas pueden leer el idioma antiguo.

La inscripción cuenta de cómo Mira, que se encontraba en lo que ahora es el oeste de Turquía y controlada Troya en sí, fue gobernado por un rey Kupantakuruntas.

El Príncipe Muksus, un príncipe troyano, dirigió una expedición naval para Mira que conquistó Ashkelon, ahora en el Israel moderno, y construyó allí una fortaleza, afirma la inscripción.

El texto cuenta de la ascensión del rey Kupantakuruntas al trono de Mira.

Después de que un rey troyano nombrado Walmus fue derrocado, el rey de Kupantakuruntas rey Mashuittas asió el control de Troya.

Mashuittas rápidamente restableció a Walmus al trono de la ciudad de la Edad del Bronce a cambio de su lealtad a Mira, según la inscripción.

Una vez que su padre murió, Kupantakuruntas se convirtió en rey de Mira, aunque nunca fue el rey oficial de Troya.

El antiguo líder se describe en el texto a sí mismo como un guardián de Troya, pidiendo a los futuros gobernantes que «guarden a Wilusa [un antiguo nombre de Troya] (como) al gran rey (de) Mira.

¿Quiénes eran la gente del mar?

Los Pueblos del Mar son una misteriosa confederación marinera que atacó el antiguo Egipto y otras regiones del Mediterráneo oriental durante la última Edad de Bronce entre 1200 y 900 AC.

El concepto fue creado en el siglo 19 y rápidamente se convirtió en uno de los capítulos más famosos de la historia egipcia.

El origen del grupo es incierto, con los eruditos que sugieren que se originaron de los lugares incluyendo Anatolia occidental, las islas mediterráneas y Europa meridional.

Aunque las inscripciones arqueológicas no describen una migración, se cree que la gente del mar navegó el Mediterráneo oriental.

En su viaje invadieron Anatolia, Siria, Chipre, Egipto y varios otros lugares antes del final de la Edad de Bronce. Vía DailyMail

Ir a la fuente

Deja un comentario