“In Memoriam de los policías que se suicidan. Duele mucho, porque suelen ser los más sensibles. Marcialidad no está reñida con libertad”.

“In Memoriam de los policías que se suicidan. Duele mucho, porque suelen ser los más sensibles. Marcialidad no está reñida con libertad”.

15 de septiembre de 2020
Algunos miembros representantes de Jusapol.
Jusapol en la Eurocámara.

“Policías y guardias civiles se concentrarán frente al Congreso para pedir un protocolo antisuicidio”. “JUSAPOL, JUPOL y JUCIL. Desde JUSAPOL, su presidente, Miguel Ángel Gómez ha recordado que “Policía Nacional y Guardia Civil son los auténticos garantes del Estado de Derecho, de la Constitución y de los Derechos y Libertades de todos los españoles”.

JUSAPOL reclama protocolos antisuicidio en la puerta del Congreso de los Diputados en Madrid.

Son muchos como me muestran de JUSAPOL, ni dos ni tres, los agentes tristemente abocados a una presión máxima por la que deciden tomar una decisión que nunca es de un momento para otro, sino de semanas, años por algo que no logran superar o encajar en sus vidas.

Es muy agradecer esta reclamación de un PROTOCOLO antisuicidio.

El público se preguntará en los motivos por los que se toma la decisión de un suicidio, y sobre todo en qué podrían consistir los protocolos.

Hay varias cosas vergonzosas dentro del sistema de vida policial y de la Guardia Civil.

Una es el aislamiento social al que se ven sometidos, viviendo en viviendas que no reúnen los mínimos de normalidad, confort, pero sobre todo aislamiento de familias enteras y personas solteras que jamás disfrutan del nivel de libertad del que disfruta cualquier ciudadano. Y muy a tener en cuenta los bajos, y justos salarios por todos conocidos y en comparación con las policías autonómicas que les impide el acceso a una vivienda no compartida y un ajuste mensual del gasto superior al de muchos otros funcionarios.

En general son los más sensibles y rectos los que caen, porque su conciencia y moralidad muchísimas veces encomiables y de alta dignidad les impide dar camino a cosas que ven , injusticias que viven y por supuesto la presión en la que viven.

Ser policía o militar no es una profesión para buenas noticias. Nadie les llama para buenas noticias (algunas hay), pero son trabajos de gran presión emocional dónde ven cosas que no son fáciles de encajar por cualquier ser humano. Les llaman siempre para noticias muy duras.

Tengo que decir que si alguien necesita amigos y que no necesariamente sean del cuerpo, son ellos, y con todo el derecho y necesidad que tenemos cualquiera.

No pueden contar lo que han visto por terrible que sea. No pueden disfrutar como cualquiera de un ocio normal sin ser puestos en tela de juicio o ser cuestionados. No pueden confesarse como hacemos todos con una amigo o una amiga, y ayudar a sentirnos mejor y quitarle hierro a las desgracias que conlleva la vida.

Quizás el primer punto del protocolo antisuicidio debiera de ser la socialización de los agentes del cuerpo, y no el enviarlos a un psicólogo o enviarlos a una especie de vacaciones de retiro de recuperación dónde al final van a estar igualmente solos en una sensación de artificialidad de trato exclusivo con profesionales. ¿No les recuerda la incomprensión en parte de la vuelta de los combatientes en Vietnam?. Nadie les quería y eran tratados como apestados porque venían con problemas enormes asociados a la guerra. A diferencia, el agente elige el trabajo y está fuera de sustancias, y traumas bélicos, pero sin embargo vive cada día la desgracia social en las calles y domicilios a los que acuden para ver de todo menos buenas noticias.

Vienen muchas imágenes de los por qués de tomar una decisión tan tremenda y triste. Los suicidios no tienen que ver con el rango, los hay en todos los rangos. Sin embargo son comunes la presión, la falta de ver a veces compañeros en los que inspirarse. Todos deseamos la figura de un maestro, de alguien a quien admirar y en quién podamos depositar nuestra admiración y que nos inspire que sí es posible mantenerse digno y orgulloso del trabajo.

¿Cómo se puede mantener una inspiración en un código y modus operandi, si a tu alrededor cuesta a veces encontrar alguien de quien sentirse orgulloso y de quien cuentas con una maestro, un protector de bien, un padre, o un amigo que no te escatima, sino su generosidad como persona sale como el brillo del agua en una día de sol de primavera?.

El aumento de las teconologías, y nadie mejor que la policía para saber el control que se lleva de ellas, es un elemento de suma presión.

No se puede tener la totalidad de nuestros movimientos sujetos a un autoexamen de conciencia (y no es conciencia personal sino profesional y jurídica), que que estemos diciendo, escribiendo, leyendo, u opinando en algo que puede perjudicar la posición, el estatus, o el arresto.

El protocolo debe pasar por más libertad. Marcialidad no está reñida con libertad de expresión -aunque muchos si quieran un control interno nocivo y antihumano-, ni está reñida con opinión, o calidad del trabajo realizado.

La tarea de psicólogos es demasiaddo teconócrata y se aleja de la sencilla amistad y confianza que puede necesitar cualquier persona para sentirse mejor. Muchíiiiisimas veces, alguien desde fuera puede dar pautas que ayudan a seguir adelante cuando uno desde adentro no ve nada, deja de ver, y se bloquea.

El agente tiene todo el derecho a integrarse en la sociedad, y no ser confinado en el guetto del cuartel, o de un grupo limitado y permanente de personas. La famosa novia, suele ser el único escape para el agente. Ahí todo el mundo le apoya y no es suficiente, necesita amigos como todo el mundo; no necesariamente que tenga que contar lo que le deprime, desanima, o preocupa, pero tiene que poder dar líneas del por qué está preocupado para liberarse.

La familia era un recurso que funcionaba, aunque como sabemos tampoco era muchas veces garantía de éxito personal para resolver problemas de muchas índoles. La persona, el agente, lo que tiene que tener es la LIBERTAD de elegir con quién relacionarse. Nadie mejor que él para diferenciar el bien y el mal, con quiénes debe o no relacionarse, y como siempre, nadie está en esta vida libre de riesgo, así que el ingrediente e perdón y comprensión siempre debe de estar ahí para cualquier persona.

From → Uncategorized

Miguel Ojeda

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos