Hugo Münsterberg, biografía del pionero de la psicología aplicada

Hubo una época en que la psicología formaba parte del reino de la filosofía. Ahora bien, a finales del siglo XIX las cosas empezaron a cambiar, sobre todo con la llegada de un científico germano-estadounidense, Hugo Münsterberg. Este psicólogo fue pionero en la aplicación de la evidencia empírica y asentó las bases de la psicología aplicada, la industrial e incluso la forense.

Münsterberg dejó un legado inmenso con su trabajo como científico, filósofo y psicólogo. Tanto es así, que muchas de las disciplinas científicas actuales deben sus raíces a este hombre de mentalidad innovadora, que fue discípulo de Wilhelm Wundt y, más tarde, colega de William James.

Muchos lo definieron como un visionario, pero también como una víctima. Sobre todo porque no todas las renombradas figuras de la época querían ceder a esa visión científica, creativa pero rigurosa, que proponía Hugo Münsterbg. Escribió, por ejemplo, numerosos trabajos para enseñar a las personas a hallar su vocación profesional.

Se preocupó por demostrar cómo ciertos comportamientos se debían en realidad a alteraciones cerebrales. Asentó, incluso, los pilares de la psicología legal y forense, ayudó a crear los primeros perfiles psicológicos e incluso a comprender mejor los procesos de memoria y la figura de los testigos durante los procesos judiciales.

“Los jóvenes saben muy poco sobre sí mismos y sus habilidades. Cuando llega el día en que descubren sus verdaderos puntos fuertes y sus debilidades, a menudo es demasiado tarde. Debemos ayudarles a comprender sus potenciales para que puedan crear su propio plan de vida”.

-Hugo M. Münsterberg-

Rostros simbolizando las teorías de Hugo Münsterberg

Biografía de un psicólogo visionario, Hugo Münsterberg

Hugo Münsterberg nació en Alemania en 1863. En su familia se conjugaba el amor por las artes y las ciencias, áreas que le inculcó su madre desde bien temprano junto a la música y la literatura. De ahí que su primera infancia estuviera volcada casi en exclusiva en leer poesía y tocar el violonchelo.

Ahora bien, todo cambió cuando perdió a su madre con 12 años. Más tarde, le siguió su padre. A partir de ese momento, su interés por el arte viró de pronto al área científica. De manera que cuando llegó el momento, decidió matricularse en medicina en la Universidad de Leipzig, para más tarde, continuar con la carrera de psicología.

Wilhelm Wundt fue su profesor y su mentor, la figura que inspiraría gran parte de su carrera. Recordemos que Wundt fue conocido por haber desarrollado el primer laboratorio de psicología experimental en 1879, una figura, por tanto, clave a la hora de dar unas bases científicas y empíricas al campo psicológico.

El doctor Münsterberg, el psicólogo alemán más famoso en América

En 1887, Münsterberg, empieza a trabajar como profesor en la Universidad de Friburgo. Fue en esta época cuando escribió su primer libro La Actividad de la Voluntad, una obra que impresionó a William James porque de algún modo, venía a demostrar científicamente muchas de las teorías de las emociones que él mismo defendía.

No tardarían demasiado en conocerse. Fue en un congreso de psicología en París, iniciando así una estrecha amistad donde James, quedó fascinado por esos aventajados saberes del joven Münsterberg y por su afán por dar a la psicología un carácter aplicado. Tal fue esa admiración y confianza que, en 1892, le pidió que se hiciera cargo del laboratorio de psicología en Harvard.

Hugo Münsterberg

La llegada a Estados Unidos fue complicada para Hugo Münsterberg. Su inglés no era bueno, pero aún así, figuras como James McKeen Cattell llegaron a decir que el trabajo de aquel joven era “el más importante de Estados Unidos”. Su reconocimiento más elevado llegó, cuando en 1898, fue elegido presidente de la Asociación Americana de Psicología (APA) .

Ahora bien, cabe señalar que la figura de Münsterberg no era cómoda para toda la comunidad científica. Su ascendencia alemana creó cierta hostilidad, sobre todo, cuando llegó la Primera Guerra Mundial. Fue duramente criticado, sus ideas revolucionarias para la psicología y el mundo de la industria no siempre fueron bien recibidas.

Es más, algunos exalumnos de Harvard llegaron a afirmar que era un espía alemán, consiguiendo así que Münsterberg perdiera amigos, colegas y parte del prestigio que había logrado.

Hugo Münsterberg  falleció el 16 de diciembre de 1916 durante una conferencia, a causa de una hemorragia cerebral. Tenía 53 años.

El hombre que transformó la psicología en una “ciencia general de la conducta”

Las obras y perspectivas de Hugo Münsterberg hicieron de él uno de los psicólogos más destacados, pero también, como hemos señalado, de los más odiados. Puso en duda muchas de las teorías que se manejaban en aquel momento. Criticó, por ejemplo, el trabajo del pedagogo y psicólogo genetista G. Stanley Halls.

Señalaba que muchos de sus estudios no eran correctos porque estaban realizados por maestros y no por psicólogos especializados. Era por así decirlo, esa voz crítica que ponía en duda trabajos de otros colegas porque buscaba un fin muy concreto: hacer de la psicología una ciencia de la conducta, una ciencia empírica, y cuyos resultados fueran replicables.

Veamos no obstante cuáles fueron sus principales contribuciones al mundo de la psicología.

Aportaciones de Hugo Münsterberg

Münsterberg facilitó el desarrollo de la psicología aplicada para crear una rama muy concreta: la orientación profesional. En su libro Vocation and Learning: A Popular Reading Course intentó que las personas pudieran hallar su vocación, para elegir mejor qué estudiar y a qué dedicar su vida profesional.

  • La teoría de la vocación de Münsterberg se basa en tres dimensiones: pensar, sentir y hacer. De ese modo, cada uno de nosotros deberíamos, según él, encontrar esa vocación que mejor se adapte a nuestros talentos, pasiones y conocimientos.
  • Asimismo, también asentó las bases para el desarrollo de la selección de personal y el campo de la publicidad.
  • Por otro lado, cabe señalar que Hugo Münsterberg fue clave para el desarrollo de la psicología forense. De hecho, participó en diversos juicios y desarrolló incluso perfiles criminales, analizando los procesos de memoria, de percepción, y describiendo incluso cómo determinar la credibilidad de los testigos.
Juez solicitando un experto en psicología forense, ciencia creada por Hugo Münsterberg

Por último, cabe matizar que tras la repentina muerte de Münsterberg, parte de esos colegas que se habían apartado de él por su actitud “filogermana” durante el conflicto bélico, quedaron consternados. Así, figuras como William Stern  (quien escribió su obituario) señaló que la psicología acababa de perder a una de sus nombres más influyentes.

Hugo Münsterberg contribuyó a dar nuevas y grandes posibilidades a la psicología. Sus avances en los campos de la psicología experimental, industrial y forense son fundamentales en muchos de los métodos que usamos a día de hoy.

La entrada Hugo Münsterberg, biografía del pionero de la psicología aplicada se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario