HAPSMobile

La compañía japonesa HAPSMobile realizó la segunda prueba de vuelo del prometedor pseudo-satélite de telecomunicaciones HAWK30. Según la compañía, el segundo vuelo del dispositivo tuvo lugar el 23 de octubre de 2019 en el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA en preparación para las pruebas estratosféricas, las cuales se llevarán a cabo el 2020.

Los antecedentes: HAPSMobile ha estado desarrollando el pseudo-satélite HAWK30 desde 2017. Con el nuevo dispositivo, está previsto proporcionar servicios de comunicación en los territorios de la isla japonesa. Además, el dron se puede utilizar como un repetidor de gran altitud para transmitir señales a través de cadenas montañosas, así como realizar el papel de una torre celular voladora.

Características: La envergadura del HAWK30 es de 78 metros y según el proyecto, puede volar a una altitud de 20 mil metros a una velocidad de hasta 110 km/h.

El pseudo-satélite está equipado con diez motores eléctricos con hélices, que funcionan con baterías de iones de litio incorporadas. Las baterías se recargan durante el día desde paneles solares ubicados en el plano superior del ala. Se supone que el dispositivo puede estar en el aire hasta por 6 meses.

 
HAPSMobile

¿Qué puede hacer? Está previsto instalar equipos de comunicación celular en el HAWK30, con el que no solo pueden funcionar terminales de tierra, sino smartphones comunes. El diámetro del área de cobertura del equipo de retransmisión a bordo del HAWK30, será de 200 kilómetros.

Vuelos anteriores: El primer vuelo del pseudo-satélite se realizó a mediados de septiembre de 2019 en el Armstrong Flight Research Center. El segundo vuelo del HAWK30 tuvo lugar un mes después y duró 1,5 horas. Los expertos verificaron el funcionamiento de los sistemas de drones a bordo, incluidos los sistemas de comunicación y alimentación.

Otros proyectos similares: A principios de este año, Qualcomm presentó una solicitud de patente para un avión dron capaz de estar en el aire por tiempo casi ilimitado. Esta unidad recibirá paneles solares. Se supone que durante el día recibirá energía del sol, y por la noche el dispositivo se volcará con baterías a la superficie de la tierra y será alimentado por la radiación láser de las instalaciones terrestres.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

C.1040

Deja un comentario