Hallan 66 estatuas de Sejmet, la diosa-leona de la guerra, en un templo de Lúxor

El faraón Amenhotep III, de la XVII dinastía, desplegó todo un contingente de «guardaespaldas» protectoras en su templo funerario, levantado en la orilla occidental de la actual Lúxor, antigua Tebas. El equipo de arqueólogos de la misión de conservación del templo de Amenhotep III y los Colosos de Memnón han concluido su campaña de este año con el descubrimiento de al menos 66 nuevas estatuas de la diosa-leona Sejmet entre los restos del templo, según ha informado hoy el Ministerio de Antigüedades egipcio.

sejmet-statues

Los fragmentos de estatuas hallados se encuentran en buen estado de conservación, ha explicado la directora de la excavación, Hourig Sourouzian, y resultarían «de alto valor artístico, científico y arqueológico». Las estatuas de la diosa-leona de la guerra fueron halladas diseminadas entre el patio y la sala hipóstila del templo durante las excavaciones del equipo alemán en busca del muro perimetral del templo. Reconocido seguidor del culto a Sejmet, hija de Ra y diosa de la guerra, los arquitectos del templo funerario de Amenhotep habrían colocado decenas de estatuas de la diosa con la intención de protegerlo de sus enemigos, de la enfermedad y la desgracia.

Estatuas fragmentadas de la diosa Sejmet.

Estatuas fragmentadas de la diosa Sejmet.

«[Estas estatuas] permiten esbozar una imagen completa de lo que fue el templo» de Amenhotep III, apostilla Sourouzian. Tallados en piedra diorita, los fragmentos encontrados representan a la diosa-leona sentada en un trono o de pie, a veces con el símbolo de la vida entre las manos y otras con un cetro en forma de papiros.

Los investigadores también hallaron una gran estatua del faraón Amenhotep III

Los investigadores también hallaron una gran estatua del faraón Amenhotep III.

Del complejo, destruido en el siglo VIII a.C. por un terremoto, apenas quedaron restos en pie. Dos imponentes estatuas, de casi 20 metros de altura y conocidos como los colosos de Memnón, preceden al que fue el templo funerario de Amenhotep III (1410-1372 a.C.) y donde desde 1998, equipos de arqueólogos han trabajado en su excavación, investigación y restauración, bajo la supervisión del Ministerio de Antigüedades, con la intención de que se establezca «un museo al aire libre» in situ.


Mystery Planet

Deja un comentario