Graban cerdos usando herramientas, por primera vez (VIDEO)

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que una rara especie de cerdos es capaz de usar herramientas.

La ciencia define el uso de herramientas como «el ejercicio de control sobre un objeto externo libremente manipulable con el objetivo de (1) alterar las propiedades físicas de otro objeto … a través de la interacción mecánica dinámica, o (2) mediar el flujo de información». Ahora, se han hallado evidencias de que otros vertebrados, en este caso los jabalíes o cerdos verrugosos de Bisaya (‘Sus cebifrons’), también pueden aprender a manejar herramientas.

Cómo lo descubrieron

Mientras observaba el comportamiento de una familia de cerdos en el zoológico parisino Jardin des Plantes en octubre de 2015, la ecologista Meredith Root-Bernstein notó que una de las hembras, llamada Priscilla, cavaba un área de anidación con un palo en la boca.

«Ella depositaba algunas hojas, las movía a un lugar diferente en el montículo y cavaba un poco con la nariz», escribió Meredith Root-Bernstein, autora principal del estudio, en sus notas de observación en octubre de 2016.

«En un momento, recogió un trozo plano de corteza de unos 10 cm x 40 cm que yacía sobre ese montículo y, sosteniéndolo en la boca, lo usó para cavar, levantar y empujar el suelo hacia atrás, con bastante energía y rapidez», agregó.

El equipo siguió regresando a Jardin des Plantes durante meses para estudiar este comportamiento inusual. Aunque inicialmente se descartó como solo una actividad para hacer nidos, ya que se sabía que los cerdos verrugosos hacían uno cada seis meses como preparación para la llegada de sus hijos, Root-Bernstein y su equipo grabaron en video a la familia usando herramientas cuatro veces en 2016, y siete veces al año siguiente.

También se realizaron experimentos, que incluyeron poner cuatro espátulas de cocina diferentes dentro de los recintos. Solo una de estas espátulas se usó dos veces, dando al equipo una hipótesis de que los cerdos preferían herramientas fáciles de manejar.

Además, el equipo también notó que la cerda madre siempre usaba herramientas en el medio del proceso de construcción del nido, sospechando que la madre pudo haber aprendido a usar las herramientas por sí misma y transmitir sus conocimientos a su familia.

Pocos estudios con cerdos

Los cerdos salvajes a menudo son ignorados por los científicos, lo que resulta en poco o ningún estudio. Root-Bernsteins sospecha que esto podría no ser inusual, solo que tal «innovación podría haber escapado a los ojos del ser humano».

Fernando Gutiérrez, presidente de Talarak Foundation Inc., un grupo de conservación sin fines de lucro filipino, estuvo de acuerdo con ella. Según él, había sido testigo de un grupo de jabalíes de las Bisayas que usan rocas para saber si una cerca eléctrica funciona o no. Si las rocas hacen ruido, el grupo retrocede. De lo contrario, cruzan.

Otro ecologista, Rafael Reyna-Hurtado, señaló que los cerdos del bosque que observó en Uganda estaban usando sus hocicos para limpiar el suelo de los escombros. Con esa observación, Hurtado preguntó, ¿por qué usar una herramienta si pueden usar su hocico en su lugar? Por lo tanto, Reyna-Hurtado alentó a los científicos de cerdos salvajes a buscar más herramientas.

Se ha observado el uso de herramientas en diferentes especies, como chimpancés, orangutanes, cuervos y delfines. Para Root-Bernsteins, es particularmente fascinante estudiarlo porque es un rasgo fácilmente observado en humanos. Esta actividad destaca una historia evolutiva común, y citando Root-Bernsteins, «Nos acerca a los animales y nos ayuda a darnos cuenta de que todo está conectado».

Desafortunadamente, Root-Bernstein señaló que el pequeño conjunto de datos es un obstáculo para la viabilidad del estudio. También se observa el cautiverio, ya que los animales tienden a comportarse de manera diferente cuando están dentro de un recinto. Sin embargo, mantuvo la esperanza de que incluso los cerdos salvajes de Bisaya pudieran estar usando herramientas.

La investigación ha sido publicada en un artículo de la revista Mammalian Biology.

 

Deja un comentario