Algunos testigos del curioso fenómeno meteorológico lo compararon con una «catarata» y con un «aterrador bombardeo».

El inusual e intenso chubasco tuvo lugar ayer en la ciudad taiwanesa de Chiayi (China), donde la lluvia cayó solo en un punto concreto de la localidad, dejando el resto de sus calles completamente secas.

Según recoge la agencia Taiwan News, fue como si se abriera un agujero en el cielo y repentinamente dejara caer el agua sobre una pequeña área de la ciudad.

Este tipo de chaparrones suelen producirse principalmente durante el verano como resultado de un fuerte movimiento vertical del aire y por lo general desaparecen en el transcurso de una media hora.

Fuente: RT.


Mystery Planet

Deja un comentario