Algunos de los más grandes descubrimientos del mundo fueron hechos por accidente, como el caso de esta cara gigante tallada extremadamente extraña que se descubrió en un acantilado en Canadá.

Mientras paseaba por un río de una isla en la Columbia Británica, un kayakista por casualidad se encontró con este descubrimiento y lo reportó en los medios, pidiendo ayuda para discernir la historia detrás de este hallazgo. Lamentablemente, no mucha gente se interesó en su historia hasta que apareció jank Gus.

Hank Gus, de la Primera Nación Tseshaht, un grupo aborigen de la zona, fue directamente al lugar donde el kayakista informó que lo había encontrado, e inmediatamente comenzó a investigarlo.

Con una altura de 2 metros de longitud, esta escultura está situada a unos 12 metros del fondo del acantilado y a 7 metros de la cima.

Sin embargo, no se pudo hacer ninguna otra investigación de la estructura, ya que era extremadamente peligroso trepar sobre ella.

Por otro lado, aunque se sabe que el Tseshaht ha habitado estas tierras por más de un par de miles de años, se cree que esta estatua es anterior a ella, y no tiene similitud con el arte de la Primera Nación Tseshaht.

Hasta el momento ninguna autoridad de Canadá se ha pronunciado sobre el hallazgo, ni parece tomar interés.

Es probable que pase un largo tiempo hasta que podamos saber quién la hizo, por qué, y qué es lo que representa. Extrania-cara-gigante-descubierta-en-acantilado-Canada

C.1040

Dácil Cabrera

Yo trabajo en el nivel emocional, mental y espiritual de la persona. Lo guío a encontrar las formas en las que su mente egoica lo ha estado boicoteando en su vida y con ello no pueda conseguir los objetivos que quiere; ya sean ser feliz, estar en paz, tener relaciones sanas, una vida abundante, poder perdonar, por mencionar algunos ejemplos.

Deja un comentario

Deja un comentario