¿Existe una relación entre el herpes y el autismo?

Las madres de niños con un trastorno del espectro autista (TEA) presentan en la sangre el anticuerpo del virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2), según se ha constatado a partir de una amplio estudio llevado a cabo entre la población noruega.

Un equipo dirigido por Milada Mahic, de la Universidad Columbia en Nueva York, comparó los historiales clínicos de 442 mujeres, cuyos hijos nacidos entre 1999 y 2008 estaban diagnosticados de TEA, con los de 464 madres de niños sin autismo y que habían nacido también en esos años. Los investigadores examinaron los análisis de sangre que se habían realizado a esas mujeres durante el embarazo y el parto con el objetivo de registrar los virus potencialmente dañinos para el feto, entre ellos, el herpes, la rubéola o el parásito causante de la toxoplasmosis.

Las concentraciones elevadas de anticuerpos del VHS-2 (dato que revela una infección vírica reciente) se relacionaron con un riesgo dos veces mayor de que el hijo presentara TEA. No se pudieron establecer resultados concluyentes en el caso de las niñas, puesto que la muestra de afectadas resultaba muy reducida, indican los autores. Tampoco encontraron correlación alguna respecto al resto de patógenos analizados.

El equipo presume que las madres, probablemente condicionadas genéticamente, presentan una reacción aguda ante la infección por determinados virus, entre ellos, el VHS-2. La reacción inflamatoria y los anticuerpos podrían influir en el desarrollo cerebral del hijo. Ian Lipkin, médico de la Universidad de Columbia y uno de los autores del estudio, subraya que la investigación no establece que el VHS-2 infecte al cerebro fetal y cause autismo, sino que sugiere que este podría ser uno de los diversos factores que aumentan el riesgo de padecer el trastorno.

Algunos científicos, no obstante, se muestran escépticos sobre la contribución de este tipo de infecciones en el TEA. Los estudios revelan que durante los dos primeros años de vida, en el cerebro de estos niños acontecen cambios considerables antes de que comiencen a manifestarse los síntomas.

Fuente: mSphere 10.1128/mSphere.00016-17, 2017

Deja un comentario