Un estudio asegura que decir las cosas cómo son resulta perjudicial para las relaciones sociales.




  Un estudio de la Universidad de Washington en Seattle publicado en Journal of Personality and Social Psychology asegura que las personas que dicen las cosas a la cara, son directas, honestas y prefieren la verdad antes que andar diciendo mentiras por la vida, terminarán quedándose sola y sin amigos.



  Según el estudio se debe a que quienes hablan de manera más directa y clara tienen problemas para relacionarse con los otros.
  La investigación dirigida por Kai Chi Yam y Christopher Barnes obtuvo como resultado que quienes tienen un sentido del humor más simple, suelen relacionarse mejor con las personas, por la sencilla razón de que fluyen sin pensársela tanto.
  Mientras que, quienes son más honestos y directos, pues ante los ojos de los demás pueden parecer personas complicadas de tratar. 
 “Aquellos que ponen menos énfasis en la honestidad y sinceridad tienen menos sentido del humor que sus homólogos ‘moralmente conscientes’”, señala el estudio.



  Pero, ¿cómo se llegó a este resultado? Los investigadores evaluaron las bromas y la manera de expresar sus opiniones a un grupo de cien personas. Esto trajo como respuesta que aquellos que son más sinceros, tienen menos sentido del humor.
  A manera de información, la contraparte del estudio revela que aquellas personas que no hablan con la verdad y son poco honestas, tienden a ser menos complicadas y relajadas, tienen un sentido del humor muy casual y se relacionan de manera fácil con otras personas.



De ahora en adelante, deberás elegir que tipo de amigos quieres en tu vida, si prefieres que te hablen a la cara y con la verdad o quieres estar rodeado de personas que posiblemente te mientan a toda hora.

Ir a la fuente

Deja un comentario