Estudio científico: «Los humanos descendemos de una única pareja que vivió hace 200.000 años»

Todos los humanos descendemos de una sola pareja y 9 de cada 10 especies animales descienden también de una sola pareja, afirma un nuevo estudio publicado por científicos de la Universidad de Basilea (Suiza) y la Universidad Rockefeller (NY, EE.UU.).

La raza humana desciende en su totalidad de una pareja que vivió hace 100.000 a 200.000 años. Para llegar a esta conclusión, los científicos examinaron los «códigos de barras» genéticos de 5 millones de animales, incluidos los humanos, de 100 mil especies diferentes y dedujeron que descendemos de un solo par de adultos.

Aunque esta afirmación da pie a considerar la hipótesis teológica del diseño inteligente o el intervencionismo de la hipótesis del antiguo astronauta, los autores del estudio se inclinan a pensar en un evento catastrófico que casi destruyó a la raza humana en la remota antigüedad, tras lo cual nuestra especie tuvo que «reiniciarse».

Códigos de barras

Cuando los expertos mencionan «códigos de barras», se refieren a fragmentos de ADN que residen fuera del núcleo de las células vivas (ADN mitocondrial), los cuales son transferidos de generación en generación por vía materna. Con cada reproducción, los errores se graban en el código de barras como si fueran la fotocopia repetida de un documento. Al medir la acumulación de estos errores —el desenfoque o «diversidad» entre los códigos—, los científicos son capaces de inferir el paso del tiempo.

Fue así como el estudio sugiere que no solo las personas provienen de un solo par de seres, sino que también 9 de cada 10 especies animales tienen un par de ascendentes.

La investigación fue dirigida por Mark Stoeckle, de la Universidad Rockefeller, y David Thaler, de la Universidad de Basilea. Ellos concluyeron que el 90 % de todas las especies animales vivas hoy en día provienen de progenitores que comenzaron a dar a luz aproximadamente al mismo tiempo, hace menos de 250.000, lo que pone en duda los patrones de la evolución humana.

«Esta conclusión es muy sorprendente y luché contra ella tan duro como pude», dice Thaler, aludiendo al hecho que se intentó refutar por todos los medios el resultado que finalmente se impuso.

Poco excepcional

Los científicos extrajeron información de las bases de datos genéticos de rápido crecimiento del mundo y revisaron una extensa literatura sobre teoría evolutiva, incluyendo a Charles Darwin.

«En un momento en que los humanos ponen tanto énfasis en las diferencias individuales y grupales, tal vez deberíamos dedicar más tiempo a las formas en que nos parecemos unos a otros y al resto del reino animal», señaló Stoeckle.

Esto abre la posibilidad de que se crea en la existencia de un proceso evolutivo humano que terminó en extinción, dejando la necesidad de comenzar desde cero.

Dentro del esoterismo se sostiene que en la antigüedad existieron otras humanidades y civilizaciones, tales como Lemuria, Mu y la Atlántida. ¿Apoya este estudio de las Universidades de Basilea y Rockefeller tal noción?

El estudio reveló también que no solo somos sorprendentemente similares a todos los demás humanos, sino a todas las demás especies.

Jesse Ausubel, director del Programa para el Medio Ambiente Humano en la Universidad de Rockefeller, comentó sobre la enorme similitud: «Si un marciano aterrizara en la Tierra y se encontrara con una bandada de palomas y una multitud de humanos, uno no parecería más diverso que el otro según la medida básica del ADN mitocondrial. La cultura, la experiencia de vida y otras cosas pueden hacer que las personas sean muy diferentes, pero en términos de biología básica, somos como los pájaros».

El ADN mitocondrial examinado en la investigación es el que las madres transmiten de generación en generación y mostró la «ausencia de excepcionalismo humano».

«Uno podría haber pensado que, debido a su gran número de población y su amplia distribución geográfica, los humanos podrían haber conducido a una mayor diversidad genética que otras especies animales. Al menos para el ADN mitocondrial, los humanos resultan ser bajos en promedio en la diversidad genética», explica Stoeckle.

Reinicio de la humanidad

El reciente estudio ha sido mal interpretado por personas religiosas en general, quienes afirman esta es la confirmación de la existencia del Adán y Eva bíblicos. Sin embargo, según Stoeckle y Thaler, lo que realmente significa es que nuestra especie tiene que renovarse con mucha más frecuencia de lo que pensábamos, y lo hace al unísono con todos los animales del planeta.

¿Será «reiniciada» nuevamente la humanidad?

En cuánto al evento catastrófico que pudo provocar semejante «renovación» de las especies en el planeta hace «tan poco» tiempo, por ahora es un completo misterio.

«Cualesquiera sea la explicación, la moraleja es la la siguiente: todos los animales experimentan pulsos de crecimiento, estasis y casi-extinciones en escalas de tiempos similares», concluye Thaler.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Human Evolution.

Fuente: Express/FOX News.


Mystery Planet

Deja un comentario