España está viviendo durante más de 3 décadas con tasas de paro que apenas tienen alguna similitud de las economías de los miembros de la Unión Europea sin que existan alertas sociales.

La tasa de paro está en el 14,7 por ciento, frente al nivel máximo de la crisis del 25 por ciento, y el números de trabajadores ha aumentado por encima de los 19 millones. Es buena tener mejoras, pero seguimos teniendo el paro estructural muy elevado.

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles son los motivos por los que los españoles tenemos niveles exagerados de paro estructural?

Y el sector que acapara 8 de cada 10 puestos de trabajo en España es...

Es preocupante que el objetivo del paro estructural en España sea del 10%

En España tendemos alegrarnos cuando aumenta nuestro PIB causado por el turismo y la estacionalidad vacacional, pero esto hace que los datos mejoren en ciertas fechas del año. No es un buen objetivo tener un paro estructural del 10 por ciento.

Sería inconcebible que los políticos alemanes, noruegos o suecos, u otro de nuestros vecinos europeos, si se mantuviera la situación de paro estructural tan alto la gente saldría a la calle a protestar, que los españoles están dando por una situación buena.

Menos por nuestros vecinos de Portugal, Grecia o Italia, el hecho de que el nivel de paro por debajo del 15 por ciento se considere buen datos es preocupante. Los daños causados por un paro estructural tan alto es una herencia difícil de asimilar y que tendremos que dejar a nuestros hijos como herencia.

En estos momentos tenemos un panorama laboral con ninis, brechas salariales por sexo y paro de larga duración. El 71 por cien de los jóvenes españoles están trabajando bajo contratos temporales y el 39 por ciento de estos jóvenes lo hacen a tiempo parcial.

La crisis económica, que dejó sin trabajo a la mitad de los jóvenes españoles, ha puesto a los jóvenes que han conseguido encontrar trabajo a una situación de temporalidad, de contratos a tiempo parcial y a bajos salarios.

Los problemas de fondo del paro estructural en España

Existe bastantes problemas de fondo que causan el paro estructural en España. La principal son las tasas de abandono escolar a nivel nacional se encuentran entre las más altas de la Unión Europea, casi llega al 40 por ciento de los jóvenes entre 16 y 29 años que casi tienen la ESO.

Los presupuestos para formación se destinan a cursos no muy cercanos a las exigencias de las empresas, ya que la Formación Profesional (FP) está mal orientada y bastante desprestigiada durante décadas.

En 2016, 1 de cada 4 parados de la Unión Europea era de España, y en 2017, más de un tercio de los españoles estaban en el paro. En 2018, más de 1 millón de familias tenía a todos los miembros en situación de desempleo.

¿Existen soluciones para el paro estructural en España?

Si de una vez queremos algo antes que sea tarde para mejorar el paro estructural de España, tenemos que pensar en cambiar las estrategias que se están utilizando, incluso tendremos que pensar como mejorar las empresas en España.

Se ha hablado bastante de la mochila austriaca, pero debemos pensar que Austria no es España, ni la situación de partida para implementar este mecanismo no es el mismo, pero la mochila puede ser una idea que se debe explorar.

Seguramente este idea se tendrá que adaptar a la realidad que estamos viviendo en España y hacerlo de una forma progresiva. Lo que debemos ver si puede convivir el sistema actual de indemnizaciones con la introducción de un sistema de cuentas individuales y si habrá que hacer compatibles ambos sistemas durante cierto tiempo o que se complementen.

La mochila en España se parecerá a una maleta de vieja, que llevemos a todas partes pero que incluya algo más de equipaje en un inicio, para que sea más llevable durante nuestra vida laboral. Hacerla la mochila española viable es un gran reto.

Seguramente será inevitable estar dispuestos a tirar de presupuestos del estado al inicio, aunque haya poco de dónde coger dentro de los presupuestos y se aumente el déficit que marca la Unión Europea.

A corto plazo se deben adoptar medidas contundentes

A corto plazo será conveniente adoptar otras medidas más contundentes, intentando hacer la vida mucho más fácil a las empresas y a los propios trabajadores.

En España se tiene que reducir la burocracia, mejorar la fiscalidad, promover la identificación y corrección del fracaso escolar, intentando que las ayudas estudiantiles sirvan para algo, promoviendo la famosa Formación Profesional (FP) dual.

Durante las últimas décadas, los Gobiernos han aplicado diferente recetas y medidas, tanto en situaciones adversas como en situaciones de bonanza. Las ideas y propuestas para reconducir el problema del paro estructural ha sido tan variado como poco eficaz, y sigue persistiendo.

El cada vez más urgente que los políticos en conjunto afronten el problema del paro estructural y se deben poner de acuerdo con los principios que deben aplicar para solucionarlo, más allá de colores o afinidades ideológicas, este problema debe abordarse con pactos y visión.

En El Blog Salmón | Y el sector que acapara 8 de cada 10 puestos de trabajo en España es…

Imagen | Flickr

Seguir leyendo en la fuente original

Deja un comentario