Las relaciones de pareja son de lo más complicadas, tanto como lo somos nosotros mismos. Que una pareja dure no es un camino fácil, y es que, tenemos que aprender a respetarnos, tanto a nosotros mismos como al otro, pues solo así conseguiremos una relación duradera y feliz. Y nada mejor que refleje el respeto propio y mutuo, que el hecho de dar espacio en una relación, para que funcione y no sea tóxica.
Apretar demasiado ahoga, y así como cada uno de nosotros necesitamos espacio para poder respirar, una pareja también tendrá que coger aire de vez en cuando y disfrutar de un lugar para sí mismo o para compartir tiempo con otras personas. Muchas parejas intentan hacerlo todo juntos hasta convertirse en uno solo, peor nuestra individualidad en la pareja es importante, y perderla no hará más que alejarnos de una relación de pareja sana, que al final es lo que todos buscamos.
Además, dejar espacio a tu pareja no significa abandonarla o quererla menos, sino quererla mejor, esto nos ayudará a crecer como personas y a conocernos mejor. Limitar a tu pareja impidiendo que haga vida sin ti, no es una señal de amor, sino de egoísmo. Porque tener un compañero no significa abandonar nuestra propia individualidad y nuestro desarrollo personal. Existen muchos motivos que hacen que dar espacio en una relación sea la mejor opción. Si quieres conocerlos, ¡sigue leyendo!

Nos ayuda a crecer personalmente

Cuidar a nuestra pareja es esencial pero para hacerlo necesitamos también cuidarnos a nosotros mismos. Compartir nuestra vida es algo precioso que hacer con la persona que amas, pero esto no tiene por qué ir en contra de crecer personalmente, de hecho, es fundamental para que la pareja funcione correctamente.

Cuando amamos a alguien, lo hacemos por cómo es y por cómo nos hace sentir. Nuestra pareja cree en nosotros, en nuestras aspiraciones y en nuestros sueños y viceversa. Alguien que nos ama, nos alentará a enfrentarnos a todos los retos que se nos presenten y nos dará la fuerza necesaria para triunfar en la vida.

Si limitamos a nuestra pareja, si no le dejamos crecer o si queremos estar todo el tiempo con la otra persona sin dejarle apenas espacio, no estamos amándola de una forma sana, sino que estamos limitándolas como personas y del mismo modo, estaremos limitando y quemando nuestra relación. Algo tan sencillo como esto puede aumentar la autoestima de la pareja, hacer que se sienta bien.

Señal de confianza

No hay nada más básico en una relación que la confianza mutua. La confianza el pilar más fuerte sobre el que se asienta toda relación y perder esta base significa que nuestra relación peligra o que no la vivimos de la manera que toca para ser felices. Así, dar espacio a nuestra pareja es una muestra de amor, ya que es un voto de confianza hacia la otra persona.

Si tenemos celos, si estamos frustrados o si queremos que nuestra pareja no sea feliz por miedo a que se vaya de nuestro lado y no nos necesite, estamos amando de un modo equivocado. Para ser feliz es esencial mantener nuestra identidad, disfrutar de nuestras relaciones y trabajar en nuestras aspiraciones.

La distancia que nos hace valorarnos

La costumbre de hacer todo juntos puede resultar algo agotadora. A veces, nos fundimos tanto con nuestra pareja que olvidamos quienes somos nosotros mismos y solo sabemos quienes somos en pareja. Seguimos con esa persona porque ya no nos reconocemos sin la otra, y aunque esto pueda ser bonito para una canción, lo cierto es que es más insano de lo que pensamos.

No ser sin el otro no es amar con totalidad, sino de un modo enfermizo. Si mantenemos cada uno nuestros intereses y pasamos tiempo separados, luego tendremos la oportunidad de echar de menos al otro, de saber por qué estamos juntos y de sentirnos enamorados día tras día.