Esta es la guerra dinástica que inspiró a George R. R. Martin para escribir Game of Thrones


  • 2


    0

  • 1
  • 0
  • 931

Se aproxima el estreno de la nueva y última temporada de Game of Thrones y la euforia por quién será el próximo en sentarse en el trono ha recobrado fuerza. La saga escrita por George R. R. Martin volverá a la pantalla chica y el furor en las redes sociales ya ha comenzado. Aunque es innegable la chispa creativa del escritor, también es cierto que gran parte de su inspiración viene de una historia tan real como sangrienta.

Genial.guru se ha sumergido en los libros de historia y ha recopilado una serie de datos que comparan la dura batalla de Game of Thrones con la conocida “Guerra de las Dos Rosas”.

1. La Guerra de las Dos Rosas y Game of Thrones

Fue una guerra civil, entre 1455 y 1487, que involucró a los miembros y partidarios de dos familias nobles: la casa de Lancaster contra la casa de York. Ambas familias pretendían ocupar el trono de Inglaterra, pues tenían como origen común la Casa de Plantagenet, es dercir, eran descendientes del rey Eduardo III. El nombre de dicho conflicto aludía a los escudos reales de las casas: una rosa roja (Lancaster) y una rosa blanca (York). Y por si los nombres de éstas no dicen ya algo, hay que destacar el gran parecido con el conflicto entre la casa Lanister y la casa Stark de Game of Thrones.

2. Enrique VI / Robert Baratheon

Después de la muerte del rey Eduardo III, el menor de sus hijos ascendió al trono, y fue llamado Ricardo II. Sólo tenía diez años, pero su madre Juana de Kent y su tío Juan de Gante fueron sus regentes. Sin embargo, éste se convirtió en un adversario cuando instauró la monarquía absolutista y al morir su herencia quedó incautada por la corona y su hijo Enrique IV fue exiliado a Francia. Pero en 1399, Enrique viajó a Inglaterra y obligó a Ricardo II a abdicar, colocando así a la familia Lancaster en el trono. En 1422, Enrique V murió en campaña, por lo que su primogénito Enrique VI, de ocho meses, fue el heredero inmediato. Sin embargo, éste siempre se mostró como un rey sin voluntad, con episodios psicóticos, influenciado por la corte y sus consejeros.

3. Margarita de Anjou / Cersei Lannister

Enrique VI fue obligado por los consejeros a casarse con Margarita de Anjou, para conseguir la aprobación y el respaldo de Francia. Margarita era una mujer tan hermosa como ambiciosa, por lo que en su búsqueda por el poder se dedicó a quitar de su camino a todo aquel que fuese una amenaza para el reinado, entre ellos Ricardo de York.

4. Ricardo de York / Ned Stark

Ricardo de York, duque casado con Cecilia Neville (con quien tuvo 13 hijos), fue la mano derecha del rey Enrique VI. Éste confiaba verdaderamente en él, hasta que Margarita comenzó a tener una influencia cada vez mayor en su marido, y se encargó de desprestigiar a Ricardo de York, ocasionando su exclusión de la corte y su traslado a Irlanda. Sin embargo, el mal gobierno de Margarita y sus consejeros provocaron el descontento del pueblo y dieron oportunidad para que Ricardo de York regresara con un ejército para arrestar a los consejeros. Pero su intento fue fallido, así que tuvo que irse y regresar nuevamente con otro ejército y fue así cuando logró conseguir nuevamente su posición como protector del reino, y logró convertirse en el sucesor del rey (asegurando la corona para su descendencia); pero no tardó mucho para que lo decapitaran y empalaran su cabeza frente a todo mundo.

5. Eduardo IV / Robb Stark

El hijo de Ricardo de York, Eduardo IV, reclamó el trono y fue proclamado rey. Este tuvo éxito en su batalla contra la casa Lancaster, por lo que el antiguo rey Enrique VI fue aprisionado y su esposa Margarita huyó al exilio junto con su hijo, Eduardo de Westminster. Sin embargo, el querido rey Eduardo IV cometió un error: renunció a su matrimonio legítimo y se casó con Isabel Woodville, quien era viuda. Esto causó su deshonor y el descontento de uno de sus aliados más fervientes, el conde de Warwick, quien se unió a la casa Lancaster y puso a Jorge, el hermano menor de Eduardo IV, en contra de él.

6. Eduardo de Westminster / Joffrey Lannister

Fue el único hijo del rey Enrique VI y Margarita de Anjou, y nació en el Palacio de Westminster. Como el rey sufría en ese momento de una enfermedad mental, hubo rumores de que el príncipe había sido el resultado de una relación entre su madre y un amante desconocido. Después de la derrota de los Lancaster y de la coronación de Eduardo IV, Eduardo de Wesminster huyó al lado de su madre. El muchacho era conocido por ser un joven despiadado y cruel. En el exilio, Margarita se alió con el conde de Warwick, y el príncipe Eduardo se desposó con Ana Neville, la hija más joven de la casa Warwick. Aunque el conde Warwick venció a Eduardo IV y volvió a poner en el trono a Enrique VI, esto no duró mucho, pues el conde fue vencido y asesinado en la batalla de Barnet. Cuando Eduardo IV de Inglaterra ocupó de nuevo el trono, el joven príncipe dirigió, apoyado por su madre, al resto de las tropas en la batalla de Tewkesbury. El príncipe murió en ella, durante una masacre. Su padre, Eduardo IV, fue asesinado en la Torre de Londres semanas después.

7. Ricardo III / Stannis Baratheon

El reinado de Eduardo IV fue tranquilo hasta su muerte en 1443, cuando nuevamente el trono estuvo en juego, pues aunque su hijo de 12 años debía ser el sucesor, Ricardo III, hermano de Eduardo, declaró a sus sobrinos ilegítimos por el matrimonio secreto con Isabel. Así que él mismo se declaró rey y encerró a los hijos en una cárcel. Finalmente, éstos desaparecieron y nadie supo qué sucedió con ellos.

8. Enrique Tudor / Daenerys Targaryen

Aunque el reinado de Ricardo III parecía seguro, bastaron dos años para que el trono se cimbrara de nuevo, pues apareció Enrique Tudor, descendiente directo del primer duque de Lancaster, criado en el exilio, del otro lado del canal de la Mancha, luego de que su padre muriera en una rebelión. Para este momento, la corona de Ricardo III había provocado una división en la casa York, por lo que Enrique Tudor comenzó a tener aprobación de algunos miembros de ésta. En 1485 decidió finalmente cruzar el canal acompañado de un ejército francés y derrotó al ejércirdo de Ricardo III. Enrique Tudor se coronó como rey y se casó con Isabel de York, hija mayor de Eduardo e Isabel. Así, unió ambas rosas, la de la casa Lancaster y la casa York y puso fin a una guerra que duró casi un siglo.

La Guerra de las Dos Rosas llevó a Inglaterra a una crisis importante, pues puso fin al feudalismo. La aristocracia quedó en ruina poco antes de que comenzara la era renacentista. Los nobles perdieron todo el poder frente a una monarquía absolutista. ¿Esto augura el final de los reinos de Westeros? Aunque George R. R. Martin, el autor de Game of Thrones, se inspiró en este suceso histórico trascendente, nada asegura que la saga termine justo como la famosa Guerra de las Dos Rosas. Pero entre dragones, caminantes blancos y gigantes el desenlace es difícilmente predecible.

¿Qué te han parecido estas similitudes? ¿Tienes alguna teoría acerca del final de la serie? ¡Vengan los comentarios!

Ir a la fuente

Deja un comentario