© HEMOS DE REHACER LOS PUENTES ROTOS  

Nos han separado y lanzado los unos contra los otros: «tragacionistas» contra «negacionistas» y nosotros les hacemos el trabajo sucio de crear malestar, rencor y división en beneficio de quienes han implantado esta perversa manipulación, engaño y opresión.

Lo jodido es que si no vamos juntos en esta tarea de «reconstrucción» se habrá desvanecido el poder devolver el tiempo de la alegría y la ilusión, en definitiva el tiempo de vivir, que nos han sustraído a cambio de una «seguridad» que no es más que control y obediencia.

Si no restauramos los puentes de la confianza y la comunicación entre nosotros, nos quedamos a merced de aquellos que nos han abocado a esta situación de la que no tienen ninguna ganas de sacarnos sino de acabar de hundirnos en ella.

Hago un llamamiento a todos aquellos que echan de menos el baile, el compañerismo y la celebración de la vida para que sin ningún miedo ni manía nos lancemos de lleno a «hacer la nuestra», pasando de normas arbitrarias que sólo tienen la finalidad de someternos, llevándose de paso la dignidad y la libertad.

Desobedecer algo injusto es lo que necesitamos para salir de este pozo donde nos tienen atrapados.

¿No sentís pena por vosotros mismos al veros tan vejados, humillados y engañados?

¿Tanto miedo tenéis que preferís «morir en vida» antes que ofrecer ningún tipo de resistencia?

Venga haced de tripas corazón y plantemos cara a un sistema que sólo piensa en eliminarnos porque le estorbamos y le costamos demasiado dinero… Dinero que, para mayor escarnio, es nuestro dinero que nos van chupando por todos lados dejándonos en la miseria moral y económica.

Que no veis que, además de robarnos el presente, nos borran el futuro al privarnos de toda expectativa creativa, abocándonos descaradamente en las manos de una tecnología alienante que les sirve para terminar de dominarnos y anularnos como seres humanos!

De una vez por todas: Daros cuenta que esto no va de crisis sanitaria sino de destrucción de un sistema de vida, de cancelación del estado del bienestar y de imposición de un control mundial único al margen de todo tipo de creencias, culturas o religiones!

Primero nos tomaron todo lo externo, dejándonos el mínimo para poder sobrevivir y ahora nos están tomando todo lo interno: la dignidad, la ética, la alegría, el amor…

¿Es esto lo que queréis? ¿Dejároslo quitar todo para que ya no os molesten más?

De acuerdo, el reto es importante y no estábamos acostumbrados después de tanto tiempo instalados en las comodidades que el sistema graciosamente nos había facilitado para justamente amodorrarnos.

Pero se ha acabado y nada volverá a ser igual.

Entre todos nosotros tenemos que decidir si nos conformamos o si nos rebelamos. En primer lugar (y vuelvo al principio) necesitamos rehacer los puentes rotos por las desconfianzas y las manipulaciones.

Debemos recuperar la confianza en nosotros y entre nosotros para evitar que definitivamente nos «quiten la vida» cosa que está en nuestras manos lograr si nos lo proponemos.

La fórmula es simple:

NO HAGAS NADA QUE NO QUIERAS HACER

NI DEJES DE HACER NADA QUE QUIERAS HACER

___________________________________________________

_________________________________________________________________

Joan Martí – [email protected]

Ir a la fuente

Cada día somos más los seres humanos que reconocemos la importancia de conectarnos con nuestra sabiduría. Lo hacemos para alcanzar paz interior, mejorar nuestras relaciones o sentirnos merecedores de abundancia y prosperidad a todo nivel. Hablamos de crecimiento personal.

Deja un comentario

Deja un comentario