Esto lo afirmó Alice Bailey puesto que en su libro “Iniciación Humana y Solar”, ella escribió:
« El Maestro Djwal Khul o Maestro D. K., como se lo llama frecuentemente, es otro adepto del segundo rayo de Amor-Sabiduría, el último de los adeptos que pasaron la iniciación, pues recibió la quinta iniciación en 1875. … Y fue él quien dictó gran parte de la monumental obra “La Doctrina Secreta” y le hizo ver a H.P. Blavatsky muchas ilustraciones y datos que aparecen en ese libro»
(Capítulo 6, p.58)
Y esto también lo afirmó el esposo de Alice Bailey, ya que en el libro “Autobiografía Inconclusa”, él escribió:
« Se le confió a Djwal Khul quien estaba especializado en filosofía esotérica y ley cósmica, la tarea de proporcionar en nuestra época esa enseñanza de enlace necesaria para guiar a los muy apremiados discípulos de los Grandes Seres, y especialmente proveer el conocimiento necesario de las realidades espirituales que deberá de ponerse a disposición de la humanidad durante el periodo crítico de nuestra historia mundial actual, al pasar de la era de Piscis a la era de Acuario.
D. K. trabajó con ese gran discípulo a quien conocemos como H.P. Blavatsky, y sus escritos, y especialmente La Doctrina Secreta, fueron un valiente esfuerzo precursor que irrumpió en los primeros días y que facilitó la realización de lo que ahora hacemos, que de otro modo no hubiera sido posible»
(La Escuela Arcana por Foster Bailey, p.221)

¡PERO RESULTA QUE ESA AFIRMACIÓN ES COMPLETAMENTE FALSA!
Como se los voy a demostrar a continuación con los siguientes hechos históricos que les voy a detallar:
1) DJWAL KHUL NO TENÍA TODAVÍA EL NIVEL PARA PODER DICTAR
UNA ENSEÑANZA ESOTÉRICA TAN PROFUNDA
Alice Bailey asegura que Djwal Khul pasó la quinta iniciación en 1875 (el año en que se fundó la Sociedad Teosófica) y para entonces se volvió un adepto, pero la realidad es que en ese tiempo Djwal Khul no era un adepto sino sólo un discípulo e incluso un discípulo apenas «del primer grado» tal como lo aseguraron Helena Blavatsky y Damodar Mavalankar, y solamente él tomó su primera iniciación hasta la década de 1880.
(Y esto lo pueden verificar en los libros: «Damodar y los Pioneros del Movimiento Teosófico» de Sven Eek, p.202; y «Las Cartas de H.P. Blavatsky a A.P. Sinnett» recopiladas por Trevor Barker, p.12)
Y esa mentira de que Djwal Khul ya era todo un Maestro desde 1875 fue inicialmente inventada por Leadbeater, pero como de costumbre Alice Bailey se la copió. Sin embargo si ustedes leen las Cartas Mahatmas, ustedes constataran que Djwal Khul desempeñó durante ese periodo la labor de ser el asistente de los Maestros Kuthumi y Morya (ver link).
2) LA TRIPLE AUTORÍA DE LA DOCTRINA SECRETA
Y los propios Maestros Kuthumi y Morya en varias ocasiones afirmaron que fueron ellos junto con Blavatsky los únicos autores de la Doctrina Secreta.
Por ejemplo, el 22 de agosto de 1888, mientras que el coronel Olcott viajaba en el barco SS Shannon con destino a Europa, él recibió una carta del Maestro Kuthumi en donde entre otras cosas le dijo:
« También he notado tus pensamientos de aprensión sobre la nueva obra de Blavatsky “La Doctrina Secreta”, pero puedes estar seguro que lo que ella no haya anotado a partir de obras científicas y otras obras, somos nosotros quienes se lo hemos dado o sugerido. Y todo error o noción errónea que ella haya corregido y explicado de las obras de otros teósofos, fue corregido por mí o bajo mi instrucción.
Esa nueva obra es más valiosa que su predecesora [Isis Desvelada] y será un epítome de verdades ocultas que se volverá una fuente de información e instrucción para el estudiante diligente por muchos años en el futuro. »
(«Cartas de los Maestros de Sabiduría», primera serie, carta n°19)
Y posteriormente cuando el académico Wilhelm Hübbe Schleiden fue a visitar a Blavatsky en enero de 1886 a Würzburg, él narró lo siguiente:
« Ella ya había terminado alrededor de una docena de capítulos, y se pasaba casi todo el día escribiendo su manuscrito, desde temprano en la mañana hasta la tarde e incluso hasta la noche, a menos de que tuviera invitados.
Yo vi seguido la conocida escritura azul del Maestro Kuthumi en correcciones y anotaciones en su manuscrito, así como en libros que ocasionalmente estaban sobre su escritorio. Y noté esto principalmente en la mañana antes de que ella comenzara a trabajar.
Sin embargo, debo decir que la opinión que tomé en ese entonces es la misma que tengo ahora, y es que nunca juzgaré el valor de un libro o una enseñanza por la forma y la manera en que se produce. Y por eso retuve mi opinión pensando y diciendo:
      «Esperaré hasta que se termine de escribir La Doctrina Secreta y luego podré leerla y analizarla, y esa será la prueba para mí, la única que será buena.»
Y probablemente sea por esa razón que en la última noche antes de despedirme de Blavatsky, se me aparecieron los dos certificados sobre la autoría de La Doctrina Secreta.
Estos los encontré en la copia que tenía del Informe Hodgson de la S.P.R., después de que ya había dejado a la Señora Blavatsky, y yo soy la persona que se los mostró al Señor William Judge en Londres el pasado agosto.
El Maestro Kuthumi me aconsejó que no debía publicarlos, pero en cambio el señor Judge posteriormente si fue autorizado a hacerlo por las instrucciones que él recibió. »
(Reminiscencias de H.P. Blavatsky y la Doctrina Secreta, por la Condesa Constance Wachtmeister, apéndice 6, p.112-114)
William Judge menciona que él recibió poco después copias de esos dos certificados, pero solo fue cuatro años después cuando él viajó a Londres para participar en la Segunda Convención Europea de la Sociedad Teosófica la cual tuvo lugar en julio de 1892, que él se pudo encontrar con el Doctor Hübbe Schleiden quien le mostró los certificados originales y así pudo comprobar que efectivamente eran los mismos que él también había recibido.
Y en el mes de abril de 1893, William Judge publicó un artículo titulado “La Autoría de La Doctrina Secreta” en el cual él habló acerca de esos dos documentos:
« Es el momento de hacer público estos dos certificados firmado por los Maestros y que les fueron dados a alguien que tenía algunas dudas sobre la autoría de La Doctrina Secreta, [el Dr. Hübbe Schleiden] al mismo tiempo se entregaron copias de la misma fuente a mí para que las usara en el futuro (que es ahora) para despejar esa duda sobre quienes todavía la abrigan.
El primer certificado dice lo siguiente:
« Me pregunto si esta nota mía es digna de ocupar un lugar selecto con los documentos reproducidos, y ¿cuál de las peculiaridades del estilo de escritura “Blavatskiano” se encontrará más parecida?
El presente documento es simplemente para satisfacer al Dr. Schleiden que: «cuantas más pruebas se den, menos [los incrédulos] las creerán». Por lo tanto siga mi consejo y no haga públicos estos dos documentos. Es para su propia satisfacción que el abajo firmante se complace en asegurarle que La Doctrina Secreta, cuando esté lista, será la producción triple de M.·. [Morya], Upasika [Blavatsky] y el sirviente más humilde del Doctor – K.H. [Kuthumi].
S.E.C. »
Y en la parte posterior de esta carta se encuentra el siguiente texto, firmado por el Maestro Morya:
« Si esto puede ser de alguna utilidad o ayuda para el Dr. Hubbe-Schleiden (aunque lo dudo), el humilde Fakir abajo firmante certifica que La Doctrina Secreta ha sido dictada a Upasika en parte por mí mismo y en parte por mi hermano KH.
M.·. »
Y un año después de estos eventos, surgieron ciertas dudas en la mente de los individuos, y es por eso que uno de los maestros que firmó arriba [Kuthumi] envió esta otra carta que a continuación les transcribo:
« El certificado otorgado el año pasado en donde se afirma que La Doctrina Secreta es la producción triple de Blavatsky, Morya, y yo mismo es correcta, aunque algunos han dudado no solo de los hechos que se dan en ella, sino también la autenticidad de dicho mensaje.
Copia esto y también conserva la copia del certificado antes mencionado. Los dos documentos te servirán para el día en que, como ocurrirá sin que lo solicites, recibas de las manos de la persona a quien se le entregó el certificado original, para que lo puedas comparar y así puedas verificar la exactitud de esta copia reenviada actualmente.
Y entonces puede ser bueno indicar a aquellos que desean saber qué partes de La Doctrina Secreta han sido copiadas por la pluma de Blavatsky en sus páginas, aunque sin comillas, de mi propio manuscrito y quizás de Morya, aunque esto último es más difícil por la rareza de su escritura conocida y por la mayor ignorancia de su estilo.
Todo esto y más serán necesarios a medida que pase el tiempo, pero para los cuales está bien por el momento esperar. »

Y en efecto a medida que ha pasado el tiempo, la profecía se ha cumplido, por lo que ahora es el momento de publicar estos certificados para el beneficio de aquellos que saben algo de cómo tomar y entender esas cartas. Aunque para los demás todo esto será una tontería. »
(Revista “Path” de abril de 1893, p.1-3)

(Observación: y aquellos que están familiarizados con la escritura de los maestros reconocerán fácilmente que se trata de las caligrafías de los maestros Kuthumi y Morya.)

3. LA OBRA DE ALICE BAILEY ES CONTRARIA
A LA DOCTRINA SECRETA
Aquellos que se dan la pena de estudiar la enseñanza original aportada por los maestros y sus verdaderos discípulos, se percatan que los libros de Alice Bailey (los cuales ella aseveró que le fuero dictados telepáticamente por Djwal Khul) están llenos de errores y mentiras, al grado que yo les aseguro que mínimo el 80% de la obra de Alice Bailey son puras falsedades y esto lo demuestro en este otro capítulo (ver link).
Entonces NO tiene absolutamente ningún sentido que el antiguo discípulo del Maestro Kuthumi, quien tenía acceso directamente a la enseñanza de los maestros transhimaláyicos, le dictara muy correctamente a Blavatsky “La Doctrina Secreta” y en cambio cometiera un verdadero desastre cuando posteriormente le dictó a Alice Bailey los libros que ella publicó.
Pero en cambio si tiene mucho más sentido considerar que Alice Bailey inventó esa mentira que Djwal Khul también le dictó La Doctrina Secreta a Blavatsky porque de esa manera Bailey se daba más prestigio a ella y a sus libros.
Y esto lo confirma su marido ya que en el libro “Autobiografía Inconclusa”, él escribió:
« Había llegado el momento para la siguiente expansión de la enseñanza oculta y por consiguiente el Maestro D. K. debía encontrar algún osado y nuevo consagrado discípulo. Y como Djwal Khul permanecía cerca del Maestro Kuthumi de quien él había sido discípulo durante mucho tiempo, era por lo tanto lógico que él buscara y hallara al colaborador necesario para esa tremenda tarea [o sea a Alice Bailey] en ese grupo de discípulos que estaban en su mismo ashram. »
(p.221)
Pero como lo acabamos de ver, es falso que Djwal Khul le haya dictado a Alice Bailey y también es falso que ella haya pertenecido al ashram del Maestro Kuthumi como lo demostraré en otro capítulo.
~ * ~
Y este es un ejemplo más de la cantidad exorbitante de mentiras que dijo Alice Bailey.

Deja un comentario