En los Pirineos cae del cielo algo que nunca antes se había visto

Al norte de la península ibérica, entre España y Francia, se alzan los Pirineos, una zona montañosa donde se produjeron «precipitaciones» muy fuera de lo habitual. Pequeños fragmentos de plásticos han «llovido» del cielo, generando gran preocupación en la comunidad científica.

Los investigadores responsables de un estudio publicado en Nature Geoscience confirmaron la presencia de micro partículas de plástico en las muestras que tomaron. Muchas de estas partículas no eran detectables a simple vista y estaban depositadas en el suelo por el viento o factores como la convección (la elevación del aire caliente).

[También te puede interesar: ¿Hay microplásticos en el agua que sale del grifo?]

Según explican los especialistas, se registró una tasa diaria de 365 partículas de microplásticos por metro cuadrado al sur de Francia, niveles comparables a los de grandes ciudades pero en una región remota que se creía «limpia», ya que es una zona poco desarrollada, de difícil acceso y alejada de los centros industriales.

“Esperábamos encontrar algunos plásticos, ya que resulta lógico pensar que cualquier plástico se puede levantar del suelo y ser transportado por el viento y el aire de la misma manera que ocurre con el polvo. Pero no esperábamos encontrar la gran cantidad de plásticos que he hemos hallado”, señaló una de las autoras.

Pero… ¿qué son los microplásticos? Se llama así a los fragmentos pequeños de residuos plásticos que se encuentran dispersos en el ambiente, debido a la gran cantidad de desechos de este material que se vierten en el ambiente y se degradan en pequeñas partículas.

[También te puede interesar: Cómo eliminar los microplásticos de tu rutina de higiene y belleza]

De acuerdo con Stephanie Wright, investigadora del Centro de Medio ambiente y Salud de King’s College de Londres, las personas están expuestas a los microplásticos a través de los alimentos y el aire. Algunas son tan pequeñas que pueden penetrar por la nariz o la boca.

Se cree entonces que los microplásticos podrían viajar a través de la atmósfera durante alrededor de 95 kilómetros, por lo cual se confirmaría que estaríamos respirando esas micro partículas, no solo en sitios contaminados, sino en otros lugares remotos.

Los científicos ya han advertido que estamos creando un «planeta de plástico». Sólo en 2015 se produjeron más de 400 millones de toneladas de plástico que, en su mayoría, terminan en vertederos o ecosistemas naturales.

Se calcula, de hecho que hay entre 15 y 51 billones de partículas de microplásticos florando en la superficie de los océanos.

Además, la producción de plásticos se realiza, en su mayoría, a partir de combustibles fósiles. Por lo cual, si la industria de los plásticos fuera un país, estaría entre los cinco mayores emisores de dióxido de carbono, luego de China, Estados Unidos e India.

Aunque los científicos señalan que aún son precisas más investigaciones que aborden los peligros de los microplásticos para la salud, reducir el consumo de plástico y eliminar aquellos que solo se usan una sola vez (como los sorbetes), ya sería una gran contribución. A nivel macro, además, el apoyo a la producción de plásticos biodegradables, también podría hacer la diferencia.

Es tiempo de hacer algo, ¿no lo crees?

¡Comienza ahora!

Fuentes:

National Geographic

El País

Ir a la fuente

Deja un comentario