Supongo que habrá quien no crea en la dualidad, o quizás que se pregunte cómo evitarla.

          El escribir evitarla y no trascenderla, es por la gran diferencia que hay en ambas acciones.

          Para evitar la existencia de la dualidad, sólo hay una posibilidad: que nada nazca, que nada comience, que nada viva.

          Es evidente, que todo cuanto comienza camina hacia su final, que cuanto nace camina hacia la muerte, al igual que lo que vive.

          Trascenderla en cambio, es la unión de los opuestos al no discriminar las polaridades.

          En una de ellas, es imposible que algo exista, porque todo comienzo daría nacimiento a la dualidad, que si es evitada, no podría existir algo que realizase la acción.

          En cambio al trascenderla, abrazamos ambas polaridades y somos las dos mitades que forman cualquier Todo, por lo que somos comienzo y final en cada ahora, nacemos y morimos en cada ahora y vivimos sin posibilidad de ser algo diferente a lo que somos, algo que solamente es posible de ser pensado en la dualidad de las polaridades separadas, cuando nos convertimos en observadores de lo que somos, de la Vida y pensamos que somos el mismo que vivió ayer, el mismo que vivirá mañana.

https://yuishinsan.blogspot.com/2020/10/el-vivir-de-la-dualidad.html

Yurena García

Ayudar al desarrollo del liderazgo consciente mediante el Coaching y Mindfulness solidarios buscando que sean la mejor versión de sí mismos desde la confianza en Dios, la generosidad y el aprendizaje constante.

Deja un comentario

Deja un comentario