El San Valentín ‘Real’ No Era Un Santo del Amor

Lisa Bitel / The Conversation

El 14 de febrero, novios de todas las edades intercambiarán tarjetas, flores, dulces y más regalos lujosos en el nombre de San Valentín. Pero como historiador del cristianismo, puedo decirles que la raíz de nuestras celebraciones modernas es una hermosa ficción. San Valentín no fue amante ni tampoco fue un amante del amor.

El Día de San Valentín, de hecho, se originó como una fiesta litúrgica para celebrar la decapitación de un mártir cristiano del siglo III, o quizás dos. Entonces, ¿cómo pasamos de la decapitación al matrimonio en el Día de San Valentín?

Primeros Orígenes de San Valentín

Fuentes antiguas revelan que hubo varios San Valentín que murieron el 14 de febrero. Dos de ellos fueron ejecutados durante el reinado del emperador romano Claudio Gothicus en 269-270 dC, en aquel tiempo era común la persecución de los cristianos.

¿Cómo sabemos esto? Porque, una orden de monjes belgas pasó tres siglos recolectando evidencia importante sobre la vida de los santos conocidos en los archivos manuscritos de todo el mundo.

Ellos fueron llamados bollandistas después de que Jean Bolland, un erudito jesuita que comenzó a publicar los enormes volúmenes de 68 folios de » Acta Sanctorum » o «Vidas de los santos», a partir de 1643.

Desde entonces, sucesivas generaciones de monjes continuaron el trabajo hasta que se publicó el último volumen en el año de 1940. Los Hermanos desenterraron cada fragmento de información sobre cada santo según el calendario litúrgico e imprimieron los textos organizados de acuerdo con la celebración del santo.

Los Mártires de San Valentín

El volumen que abarca el 14 de febrero contiene las historias de un puñado de «Valentins», incluidos los primeros tres de los cuales murieron en el siglo III.

San Valentín bendiciendo a un epiléptico. (Wellcome Images/ CC BY 4.0)

San Valentín bendiciendo a un epiléptico. ( Wellcome Images / CC BY 4.0 )

Se dice que el primer Valentín murió en África, junto con 24 soldados. Desafortunadamente, incluso los bollandistas no pudieron encontrar más información sobre él. Así como sabían los monjes, algunas veces todo lo que dejaban los santos de tras era su nombre y el día de su muerte .

Sabemos tan solo un poco más sobre los otros dos San Valentín.

Según una leyenda medieval tardía reproducida en el «Acta», que fue acompañada por una crítica bollandista sobre su valor histórico, un sacerdote romano llamado Valentinus fue arrestado durante el reinado del emperador Gothicus y puesto bajo la custodia de un aristócrata llamado Asterius.

Según la historia, Asterio cometió el error de dejar hablar al predicador. El padre Valentín siguió y siguió hablando acerca de Cristo guiando a los paganos de la sombra de las tinieblas hacia la luz de la verdad y la salvación. Asterio hizo un trato con Valentino: si el cristiano podia curar a su hija adoptiva de la ceguera, el se convertiría. Valentinus puso sus manos sobre los ojos de la niña y cantó:

“Señor Jesucristo, ilumina a tu sierva, porque eres Dios, la Verdadera Luz”.

Tan fácil como eso. La niña podía ver, según la leyenda medieval. Asterio y toda su familia fueron bautizados. Desafortunadamente, cuando el emperador Gothicus escuchó la noticia, ordenó que todos fueran ejecutados. Pero Valentín fue el único al cual ordeno decapitar. Sin embargo, una viuda piadosa al mirar su cuerpo huyo con él y lo enterró en el lugar de su martirio en la Via Flaminia, la antigua carretera que se extiende desde Roma hasta el actual Rimini. Más tarde, se construyó una capilla sobre los restos del santo.

San. Valentin no era Romantico

El tercer siglo III, Valentino, fue obispo de Terni en la provincia de Umbría, Italia.

San Valentín de rodillas. David Teniers III (dominio público)

San Valentín de rodillas. David Teniers III ( dominio público )

De acuerdo con su leyenda la cual no es fiable, el obispo de Terni se involucro en una situación como la de los otros Valentinus al debatir sobre un posible converso y luego curar a su hijo. El resto de la historia también es bastante similar: él también fue decapitado por orden del emperador Gothicus y su cuerpo fue enterrado a lo largo de la Via Flaminia.

Es probable, como sugirieron los bollandistas, que en realidad no hubiera dos San Valentín decapitados, sino que existieron dos versiones diferentes de un solo santo las cuales salieron a la luz en Roma y Terni.

No obstante, Africano, Romano o Umbriano, ninguno de los San Valentín parece haber sido un romántico.

De hecho, las leyendas medievales, repetidas en los medios modernos, tenían a San Valentín realizando rituales de matrimonios cristianos o pasando notas entre los amantes cristianos encarcelados por Gothicus. Otras historias lo involucraron románticamente con la niña ciega a quien supuestamente él curó. Sin embargo, ninguno de estos cuentos medievales tenía ninguna base en la historia del siglo III, como señalaron los bollandistas.

San Valentín bautizando a santa lucilla. Jacopo Bassano (Jacopo da Ponte) (Dominio Público)

San Valentín bautizando a santa lucilla. Jacopo Bassano (Jacopo da Ponte) ( Dominio Público )

En cualquier caso, la veracidad histórica no contó mucho con los cristianos medievales. Lo que les importaba eran las historias de milagros y martirios, y los restos físicos o reliquias del santo. Sin duda, muchas iglesias y monasterios diferentes alrededor de la Europa medieval afirmaron tener pedazos del cráneo de San Valentín en sus tesoros.

Santa María en Cosmedin en Roma, por ejemplo, todavía muestra un cráneo entero. Según los bollandistas, otras iglesias en toda Europa también afirman poseer astillas y trozos de uno u otro cuerpo de San Valentín: Por ejemplo, la iglesia de San Antón en Madrid, la iglesia de la calle Whitefriar en Dublín, la Iglesia de los Santos. Peter y Paul en Praga, la Asunción de Santa María en Chelmno, Polonia, así como iglesias en Malta, Birmingham, Glasgow y en la isla griega de Lesbos, entre otros.

Para los creyentes, las reliquias de los mártires significaban que los santos continuaban su presencia invisible entre las comunidades de cristianos piadosos. En la Bretaña del siglo XI, por ejemplo, un obispo utilizó lo que supuestamente era la cabeza de Valentine para detener los incendios, prevenir epidemias y curar todo tipo de enfermedades, incluida la posesión demoníaca.

Por lo que sabemos, sin embargo, los huesos del santo no hicieron nada especial para los amantes.

Orígenes paganos improbables

Muchos estudiosos han reconstruido a Valentín y su historia en libros, artículos y publicaciones de blogs. Algunos sugieren que la fiesta moderna es un encubrimiento cristiano de la celebración romana más antigua de Lupercalia a mediados de febrero. La lupercalia se originó como un ritual en un culto masculino rural que involucraba el sacrificio de cabras y perros y luego se convirtió en un carnaval urbano. Durante las festividades, hombres jóvenes medio desnudos corrían por las calles de Roma, rayando a las personas con correas cortadas de la piel de cabras recién matadas. Las mujeres embarazadas pensaron que les traía bebés sanos. Sin embargo, en el año de 496 dC el papa Gelasio supuestamente denunció el festival como un acto ruidoso. Aun así, no hay evidencia de que el Papa haya reemplazado deliberadamente a Lupercalia con el culto más tranquilo del martirizado San Valentín o cualquier otra celebración cristiana.

Chaucer y los pájaros del amor.

La conexión amorosa probablemente apareció más de mil años después de la muerte de los mártires, cuando Geoffrey Chaucer, autor de «Los cuentos de Canterbury» decretó la fiesta de febrero de San Valentín para el apareamiento de las aves. El escribió en su «Parlement of Foules»: “Porque esto fue en el día siguiente de Volantynys. ¿Qué puedo hacer para que él lo haga? Parece que, en el día de Chaucer, las aves inglesas se emparejaron para producir huevos en febrero. Pronto, la nobleza europea con naturalidad comenzó a enviar notas de amor durante la temporada de apareamiento de aves. Por ejemplo, el duque francés de Orléans, que pasó algunos años como prisionero en la Torre de Londres, le escribió a su esposa en febrero de 1415 que estaba «ya enfermo de amor» (por lo que se refería a que el estaba muy enamorado). Y él se llamó su «muy dulce Valentine».

Las audiencias inglesas amaron la idea del apareamiento de febrero. La enamorada de Shakespeare, Ophelia, hablaba de sí misma como la Valentine de Hamlet.

En los siglos siguientes, los ingleses y las mujeres comenzaron a usar el 14 de febrero como una excusa para escribir versos a sus amores. La industrialización lo hizo más fácil con la producción masiva de tarjetas adornadas con poesía elegante. Luego vinieron Cadbury, Hershey’s y otros fabricantes de chocolate que comercializaban dulces para las novias en el Día de San Valentín.

Chocalates de San.Valentin (CC0)

Chocalates de San.Valentin ( CC0)

Hoy en día, las tiendas de todo el mundo en Inglaterra y los Estados Unidos decoran sus ventanas con corazones y pancartas que proclaman el Día del Amor anual. Los comerciantes llenan sus estantes con dulces, joyas y chucherías relacionadas con Cupido que piden «Se Mi Valentin». Para la mayoría de los amantes, esta solicitud no requiere decapitación.

Valentines invisibles

Tal parece que el antiguo santo detrás de la fiesta del amor sigue siendo tan difícil de alcanzar como el amor mismo. Aun así, como san Agustín, el gran teólogo y filósofo del siglo quinto argumentó en su tratado sobre «La fe en las cosas invisibles», alguien no tiene que estar ante nuestros ojos para que los amemos.

Y al igual que el amor mismo, San Valentín y su reputación como el santo patrón del amor no son asuntos de historia verificable, sino de fe.

Imagen de portada: Reliquias de San Valentín de Terni en la basílica de Santa María en Cosmedin. Fuente: Dnalor 01 (Trabajo propio) CC BY SA 4.0

El artículo » El real St. Valentine no fue un patrón de amor » de Lisa Bitel , se publicó originalmente en The Conversation y se publicó bajo una licencia de Creative Commons.

Ir a la fuente

Deja un comentario