El regreso a las tareas cotidianas tras las vacaciones puede provocar estrés

Parece que no hay nada mejor que tomar unas merecidas vacaciones, del trabajo, la escuela, la casa. Sin embargo, el regreso a las tareas cotidianas puede provocar estrés si no se toman las precauciones debidas.

Sobre las vacaciones,  Enrique Granizo,   asesor médico de Natural Vitality, sostiene “que son concebidas para la distracción y el descanso. No siempre es así. En ellas estamos expuestos a rayos ultravioletas, que producen muchos radicales libres que son moléculas muy oxidativas y dañan los tejidos. En las vacaciones hacemos deportes de ‘adrenalina’ que hacen que estemos en estrés por la secreción de adrenalina y cortisol. El mismo viaje, etc., hace que el sujeto sufra adaptaciones/deasadaptaciones. Cuando se retorna al trabajo habitual… uno  puede sufrir un síndrome de desadaptación”, señala.

Bajo esta condición la persona puede experimentar ansiedad, angustia, frustración, disgusto, que pueden derivar en   agotamiento, desgano, cefaleas, irritabilidad.

Para prevenir este tipo de estrés, el experto aconseja evitar largas exposiciones solares, uso de  protectores, mantener un ritmo de sueño normal, dieta balanceada e ingerir vitamina C.

Para las vacaciones aconseja elegir un lugar adecuado para la familia, con un mínimo de comodidades e higiene, con agua saludable, un ambiente cordial y armónico, evitar peligros, infecciones, agresiones de animales, mosquitos, etc. (F)

Deja un comentario