El que no arriesga no gana

zona de confort cómodo

En ocasiones pensamos que las mejores cosas ocurren a aquellos que tienen suerte. Aunque es cierto, y hay personas que tienen suerte en la vida o que se lo ponen fácil… El 90% de esas personas que parece que tienen “suerte”, en realidad son personas que no han tenido magia ni nada por el estilo en su vida… Simplemente salieron de su zona de confort y miraron de frente al miedo y a la incertidumbre.

Si eres de las personas que quieren cambios en su vida pero que siempre hace lo mismo… ¿crees que obtendrás diferentes resultados? De eso nada… no tendrás nuevos resultados y tu vida seguirá exactamente igual. Las personas generalmente no se atreven a tomar decisiones y menos cuando lo que viene después puede ser difícil o tener cierta incertidumbre, pero si eres de las personas que sí toman decisiones y cambian su suerte a mejor, entonces tu vida tomará un nuevo y mejor rumbo.

Los miedos

La zona de confort es el lugar dónde te sientes cómodo, donde no hay cambios y donde nunca pasa nada nuevo. Para poder avanzar tendrás que salir de tu zona de confort y sobre todo, ser consciente que en la vida tendrás que enfrentarte al miedo de vez en cuando para poder aprender cosas nuevas o al menos, para poder avanzar u buscar ese éxito que estás buscando pero que no te atreves a alcanzar porque el miedo de paraliza más de lo que realmente te gustaría.

magia al salir de la zona de confort

En la zona de confort estás bien, a gusto, nadie ni nada te molesta… pero sabes que en realidad estás estancado y que si continúas ahí, no podrás lograr tus sueños. El miedo al cambio es algo que ocurre de manera habitual en la vida de las personas, por lo que no eres la única persona en el mundo que sufre de estas emociones intensas.

El miedo al cambio puede ser bueno en algunas circunstancias, pero en otros momentos, si te paraliza te impide avanzar. El miedo te puede ayudar a adaptarte a las nuevas circunstancias, pero tienes que ser cauteloso para tomar la mejor decisión… Es decir, los cambios pueden estar acompañados de riesgos, pero si eres demasiado cauteloso no cambiarás tu vida y siempre estarás igual.

Si siempre ves al cambio como riesgo en lugar de oportunidad, el miedo no te permitirá saltar esos obstáculos que te ayudarían a llegar más lejos en tu vida. Para avanzar es necesario que te enfrentes a lo desconocido y que, salgas de tu zona de confort.

Salir de la zona de confort

Ya sabes que en tu zona de confort te sentirás seguro porque sabes qué esperar en ese lugar. Puede ser un lugar físico o mental, pero lo que importa es que te aporta una sensación de seguridad y comodidad mental, aunque no siempre implica bienestar físico de forma necesaria. Estar en la zona de confort no es malo en sí mismo, pero puede llegar a ser negativo si te mantienes en ella mucho tiempo o si el estar en tu zona de confort no es útil en tu desarrollo personal.

salir de la zona de confort

Será necesario que salgas de tu zona de confort y primero tendrás que reflexionar sobre esto, ¿estás en tu zona de confort por costumbre o por necesidad? ¿Sientes miedo, te sientes cómodo o solo quieres sentirte a salvo? Si no haces cambios en tu vida parece que los riesgos se acaban, pero en realidad solo se quedan latentes mientras tú no sigues creciendo y no alcanzas esa felicidad porque te da miedo conseguirlo.

En ocasiones, solo el hecho de tomar riesgos y afrontar aquello que te daba miedo al principio, marcará una gran diferencia en tu vida. Al principio te puede parecer difícil o complicado, pero con el tiempo te darás cuenta de que ha sido la mejor decisión que has podido tomar. Porque sea lo que sea, si sale bien… será positivo y si sale mal, ¡también! Porque tendrás mucho aprendizaje y sabrás cómo actuar en el futuro para no caer en los mismos errores.

Los cambios no siempre son malos

Piensa: ¿Qué es lo peor que podría pasar? Quizá alguna vez hayas rechazado oportunidades solo para evitar correr riesgos pensando que podría pasar algo malo, pero, ¿y si lo que pasa es maravilloso? Cambiando ese enfoque mental, podrás cambiar toda tu vida. En ocasiones puedes tomar decisiones para no salir de la situación en la que te sientes bien, y prefieres estar en tu zona de confort que tener que enfrentarte a las consecuencias negativas de este cambio… dejando de lado todo lo bueno que también te puede ofrecer.

Cuando todo esto ocurre estarás dejando a tus felicidad también a un lado, porque tampoco te perdonarás haber sido “tan cobarde” y no haber dado un paso hacia adelante para encontrar esos cambios que te irían tan bien en el futuro.

La vida es un cambio constante

Es necesario ser consciente que la vida está en constante cambio y eso no lo puedes evitar. Si quieres desarrollarte personalmente tendrás que tomar decisiones y también, tomar riesgos tanto a nivel personal, profesional, en pareja, en la familia…

Es posible que el cambio te dé miedo porque viene cogido de la mano de la incertidumbre, y esa sensación es desagradable. Pero piensa que quizá es positivo y que esas consecuencias negativas que tienes en tu mente, simplemente… no ocurra. Hay momentos en la vida en que es necesario tomar ciertos riesgos para avanzar y tomar esas oportunidades que se te presentan casi sin darte cuenta. Y si esas oportunidades no se te presentan pero quieres que ocurran… ¡solo tendrás que salir de tu zona de confort para crearlas!

salir de la zona de confort

¡Crece!

Con esto no queremos decir que tomes todos los riesgos que se te presenten en la vida, ¡ni mucho menos! Pero sí sopesa los pros y los contras de cada situación para poder escoger aquellas oportunidades que aunque se produzcan cambios en tu vida, las posibles consecuencias positivas puedan tener un gran impacto en tu camino.

Sigue tus instintos para generar un cambio, porque si las decisiones las tomas con el corazón, aunque sean decisiones erróneas, en realidad, nunca te habrás equivocado… Siempre crecerás y te desarrollarás personalmente.

Deja un comentario