El olor del recién nacido provoca un efecto adictivo en el cerebro de las madres, según estudios

La naturaleza es sabia y sabe cómo conseguir el vínculo mágico entre madres e hijos




  Seguramente recuerdes o sabes distinguir ese olor tan peculiar que tenía tu bebé al nacer, ese que seguramente que causaba tranquilidad y felicidad al olerlo…
  Aunque suene o se vea un poco extraño, esto es completamente normal en las madres. Al oler al bebé activa un efecto estimulante en su cerebro que las hacen sentir bien, y para ellas se convierte en algo similar a un estimulante.



  Un bebé recién nacido tiene un olor característico, eso lo saben todas las mamás que por instinto, acercan a su bebé recién nacido para besarlo. Pero lo que tal vez muchas madres desconocen, es que existe un mecanismo de unión entre ambos, que básicamente se da con hormonas.
  Puede decirse que biológicamente las cosas están ordenadas para que la mamá pueda cuidar a su bebé. Como verás la oxitocina, hormona del amor, está presente en una reciente mamá, pues eso sirve para que ella cuide con amor al recién nacido.

La madre se enamora del bebé

  Es un acto instintivo que la madre sostenga a su bebé recién nacido y le dé un beso… y éste es el momento en que madre e hijo se vinculan para siempre gracias a la naturaleza. 
 Esto ocurre porque tanto la madre como el bebé están cargados de hormonas para potenciar ese vínculo al máximo… de esta manera, la naturaleza se asegura de que la madre cuide de su cría y la supervivencia de la especie siga su curso.



  Dicen que el parto es la única cita a ciegas en la que conocerás al amor de tu vida, y así es, efectivamente. Las madres se enamoran de sus hijos y las hormonas de la oxitocina tienen mucho que ver en esto.
  Además de esto, la naturaleza provoca que el bebé huela de manera que cuando la madre lo huela sienta calma, placer y felicidad por lo que no se cansará de hacerlo y cuidará de su bebé pase lo que pase.
 Justo después de que la madre haya dado a luz su cuerpo experimenta una inundación de ésta hormona… tanto que llega a los niveles máximos, más de los que pueda alcanzar en cualquier otro momento de la vida.
 Un estudio publicado en Frontiers in Psychology explica que realmente el olor a recién nacido tiene un efecto estimulante en el cerebro de las mamás.
  Los investigadores del estudio señalan que todos los cambios hormonales que se experimentan durante el embarazo, pero sobre todo en el parto, alteran el circuito de recompensa de la madre para que sienta esa adicción natural hacia el recién nacido con sólo estar cerca de él.

  Es decir, como mamá querrás estar todo el tiempo junto a tu pequeño, protegerlo y estar atenta a todas sus necesidades. Bien dicen por ahí que la naturaleza es sabia. 
  Y lo más curioso es que, según el estudio, este olor a bebé no sólo tiene este efecto en las mamás, sino también en la gente que logra percibirlo. Es como si se embargaran de ternura y amor.
  Otra cosa sorprendente es que no sólo el olor ayuda a conectarte y reconocer a tu hijo, sino que su llanto también es como un sello que lo distinguirá entre los demás bebés y, como mamá, podrás reconocerlo a metros de distancia, según un estudio de la University of Florence, en Italia. 

Ir a la fuente

Deja un comentario