El Karma en Géminis: la comunicación, llave para abrir todas las puertas del destino – TN.com.ar

La naturaleza es sabia: no por nada tenemos dos ojos, dos oídos y una sola boca. Algo nos quiere decir esta característica que -en la astrología kármica- podemos ver a través del signo de Géminis. Como te venimos contando en Buen Karma, no importa si sos de ese signo o no, porque todos tenemos a Géminis en el zodíaco sea mal o bien aspectado.

“ Para saber hablar, es preciso saber escuchar”. Plutarco

Géminis es un signo mutable, de aire. En el planteo kármico, representa lo que hemos hecho en las relaciones con hermanos, primos, vecinos, amantes (en caso de que los tengas), estudios, viajes cortos y comunicación. Rige los pulmones, los brazos y las manos. Mercurio es su planeta regente. Se lo relaciona con enfermedades nerviosas, alergias -sobre todo pulmonares- y el pensamiento mariposa y negativo. Los celos su expresión más profunda.

Géminis es un signo mutable, de aire.Géminis es un signo mutable, de aire.

Astrología Kármica -Géminis: un archivo de información.

En Fundación Fhers, estudiamos la carta natal kármica de tu día de nacimiento. Allí esta la información de lo que hiciste en vidas pasadas en todos los signos, las virtudes conquistadas y las no virtudes que venís a transformar. Géminis en tu mapa muestra la capacidad de abrir tu mente y corazón para ver la realidad sin dar juicio de valor personal.

Géminis: Virtudes y defectos

Esta representado por dos gemelos: uno puede arrastrar al mundo de los placeres ilusorios. Inarmónico en la carta natal kármica, revela duda, indecisión, crítica y vicios que crearon inhibición para completar cualquier camino. El abandono lo lleva a una vida fragmentada, que ama lo material o desprecia todo lo terreno, sin lograr una fusión, entre la vida material y la espiritual. Esto trae antagonismo interior y una lucha en sí mismo, sin saber a qué responder y a quién satisfacer. El otro gemelo le da la virtud para redimir esta dualidad: cultivar conciencia constante. Todos tenemos una conciencia plena y superior que debemos acrecentar.

Géminis mira el error en otras personas para no verlos en sí mismo, o induce al error para no sentirse solo y tener a quien criticar. A la vez, junto con Mercurio, es el signo que puede reconciliar los opuestos.

La virtud conquistable es el afán de saber y transmitir la verdad, su mayor defecto: la mentira inconsciente.

Tiene como virtud la adaptabilidad, y como defecto la inconstancia. Por un lado los objetivos no son claros, la personalidad es cambiante, dubitativa y salta de un lado a otro sin compromisos. Por otro tiene la energía para buscar unidad de conciencia con creatividad y sentido común.

Declararse ignorante es la mayor virtud del signo, esto mejora las relaciones, da apertura a nuevos conocimientos y permite un dialogo abierto, veraz y flexible basado en la humildad de comprender que estamos aquí para aprender y crecer en sabiduría y amor. Así lo señala Cristian Fhers: “Quien reconoce su ignorancia, da el primer paso a la sabiduría”.

Mercurio, regente de géminis y el poder de la decisión

Este planeta tiene como rol la intermediación y reconciliación de los opuestos. Brinda el instrumento mental para seleccionar el modo de pensar antes de decidir, el modo de expresar el pensamiento por la palabra y el modo de implementar la decisión tomada por la acción.

Este planeta tiene como rol la intermediación y reconciliación de los opuestos.Este planeta tiene como rol la intermediación y reconciliación de los opuestos.

En Fundación Fhers, estudiamos tu mapa natal a través de aspectos y colores entre planetas. Lo que permite analizar como empleaste tu poder de decisión y que karma venís a redimir.

Se pueden diferenciar tres niveles. Si no actuamos con conciencia en los tres, podemos generar tres tipos de karma (ley causa y efecto):

Sukarma: es el resultado de buenas acciones del pasado, que impulsa a otros a pesar de riesgos a que realicen buenas acciones. Los azules, celestes y verdes de la carta natal kármica.

Vikarma: nos dejamos llevar por malas acciones e incitamos a otros a que las generen, como queriendo vengar el pasado. Los rojos y amarillos de la carta natal kármica.

Akarma: es la inacción de vidas pasadas, no haber actuado con decisión amorosa y equilibrada sabiendo que había que hacerlo. Los naranjas y violetas en la carta natal kármica.

Viendo el karma, Géminis permite terminar con el viejo truco de culpar. A partir de entender que lo que la vida me trae es el resultado de lo que irradio y que los demás me muestran aquello que desconozco de mí. Por esto, los maestros orientales practicaban el agradecimiento al aparente enemigo, porque el otro me muestra como un espejo lo que hay en mi interior, somos uno. Existe una hermandad a conquistar en las relaciones.

Géminis, Mercurio y el mejor camino para transmutar el karma: controlar los sentidos.

Este signo y planeta representa mi conciencia mental inferior, me permite seleccionar lo que quiero para mi vida y modificar aquello que me trae infelicidad.

Esto siempre implica un trabajo interior para armonizar y equilibrar mis sentidos. Esa conquista no puede ser determinada por un libro, un curso, una filosofía, una religión o un Gurú. Recordemos que un Gurú es el que disipa la oscuridad, pueden mostrar el camino, pero solo nosotros podemos transitarlo, experimentar y hacer los cambios.

Habrá que practicar la selección de impresiones mentales y observar nuestros cinco sentidos: ver, oír, oler, gustar y tocar. Estos son la puerta al deseo excesivo que luego se manifiesta en una mente caótica, dispersa y separativa. Nos llevan a relaciones inestables basadas en la desconfianza y la duda. Si entreno mi mente y descubro que no soy los pensamientos que mi mente piensa, sino quien los observa; podré manejar conscientemente los sentidos como hace la naturaleza que siempre busca armonía entre los elementos. “ Quien equilibra sus sentidos es capaz de conducir la mente”.

Mercurio el oído y el arte de escuchar y hablar

Escuchar es un proceso más difícil de lo que se piensa. Es dejarnos ir enteramente a nosotros mismos, dejar que salga toda la información, todas las ideas y todos los prejuicios que ahogan nuestra mente. Las barreras de los pensamientos pueden ser borradas lentamente con solo saber escuchar.

Lo mismo ocurre con la palabra hablada. Reconocemos haber hablado de más, o nos arrepentimos por haber hablado inoportunamente. Esto sucede porque la mente reactiva guarda ira o rencor, estamos en el pasado y reaccionamos verbalmente cuando alguien toca alguna imagen interior no resuelta. Por eso es importante cultivar el silencio y meditar antes de hablar, observar qué me motiva a comunicar. Los seres humanos tenemos el mayor poder de ofensa: nuestra lengua que puede ser el mayor poder de construcción de amor, respeto y tolerancia.

La virtud conquistable es el afán de saber y transmitir la verdad, su mayor defecto: la mentira inconsciente.

Géminis y la propia observación dan cuenta de mis emociones o sentimientos de ira, celos, crítica, duda. Ayudan a comprobar si puedo controlar mis labios, mi lengua, mis músculos faciales y mi palabra y no expresar emociones desagradables. Ese es el camino para lograr el total control. Respirar antes de cualquier reacción instantánea, me permite intuir la respuesta y utilizar la sabiduría de mi corazón para responder con amor suceda lo que suceda.

Géminis te da adaptabilidad y tolerancia.“Quien vive desde el corazón siente a todos como hermanos. Su palabra y pensamiento son inofensivos, no se apega a prejuicios y sus sentidos siempre están abiertos a experimentar el amor”.

Deja un comentario