Se trata de la voz de Santa Clelia Barbieri, y su voz no está grabada.

Es la fundadora de congregaciones más joven de la historia de la Iglesia Católica.

Cuya voz se oye milagrosamente hoy en los conventos de su orden en Italia, India y Tanzania.

Santa Clelia Barbieri

En su lecho de muerte, a los 23 años, había prometido que estaría siempre presente.
.
“¡Voy a permanecer siempre a su lado y nunca les abandonaré!”.

Pese a su corta vida, fue fundadora de las Hermanitas de la Madre de los Dolores.

Actualmente la congregación está activa en Italia, India y Tanzania con cerca de 1300 religiosas repartidas en 35 casas.

QUIEN FUE SANTA CLELIA BARBIERI

Santa Clelia Barbieri nació en Bolgna, Italia el 13 de febrero 1847. Y murió a los 23 años el 13 de julio de 1870.

Clelia nació en una familia pobre de granjeros del cáñamo.

Sus padre fueron Giuseppe Barbieri y Giacinta Nannettil, su hermana pequeña era Ernestina.

Clelia Barbieri fue bautizada inmediatamente después de su nacimiento como Clelia Rachele Maria.

Sin él, la madre de Clelia, sus dos hermanas y su abuelo de setenta y cinco años se enfrentaban a un futuro difícil.

Pero Clelia era un gran consuelo para su madre y la ayudó aprendiendo a usar el telar y tejer el cáñamo.

Durante este tiempo se mudaron a una casa cerca de la iglesia parroquial local debido a la intervención personal de su tío médico.

Y a pesar de su pobreza, ella fue criada en una casa piadosa en la cual la educación religiosa le fue impartida.

Ella hizo su primera comunión el 17 de junio de 1858.

La niña comenzó a pasar su tiempo en la contemplación profunda durante su niñez.

Incluso a esta edad Clelia aprendió todo lo que pudo sobre la fe católica de su madre y del párroco.

Después de haber aprendido a leer y escribir, el libro favorito de Clelia fue su catecismo, porque le enseñó acerca de Dios y la alentó en el camino de la virtud.

Cuando tenía quince años, su párroco, el padre Gaetano Guidi, formó un grupo conocido como “Los Trabajadores de la Doctrina Cristiana”, que era un grupo de jóvenes profesores de los que Clelia era miembro.

Enseñaba a los niños el catecismo y dirigió una pequeña escuela primaria en la que los estudiantes eran sólo unos pocos años más jóvenes que ella.

Finalmente, hombres y mujeres asistieron a sus clases junto con sus hijos, que le hizo una figura notable en su pueblo

Ella rechazó ofertas de matrimonio y optó en lugar de llevar una vida piadosa de servicio a otros.

Barbieri murió debido a la tuberculosis.

SE CONVIERTE EN LA FUNDADORA MÁS JOVEN DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA

Habiéndose entregado por completo a Jesús, en oración le pidió a Dios un amigo espiritual que se uniera a ella y la ayudara a vivir fraternalmente una vida en comunidad.

Theodora Beraldi, que era seis años mayor que Clelia, se convirtió en esa amiga especial, e inspirada por la excepcional virtud y piedad de Clelia, alentó a otras chicas a unirse a ellas.

Clelia tenía sólo veinte años cuando inspiró a este pequeño grupo de jóvenes, de similares ideales religiosos, a unirse a ella en la realización de la caridad y las buenas obras.

Después de adquirir una pequeña casa cerca de una iglesia en LeBudrie, comenzaron a vivir una vida de la comunidad, pero conservaron su estatus secular.

Dedicaron sus energías a la enseñanza de la doctrina cristiana, a la costura, a la ayuda a los enfermos, y a proporcionar todas las formas de asistencia caritativa a los necesitados.

Uno de los ideales de Clelia para su comunidad era que no habría necesidad de una dote, de modo que incluso los aspirantes más pobres podrían unirse a su comunidad.

En medio de la fundación de su comunidad en 1867, se enfermó de tuberculosis y, al ser examinada por un médico, se descubrió que llevaba una cadena penitencial con púas que se enrollaba tres veces alrededor de su cuerpo.

Así se hizo conocida una de las penitencias que practicaba.

Se puso tan enferma que su familia llamó a un sacerdote para darle los últimos sacramentos.

Y justo cuando estaba a punto de hacerlo, recuperó los sentidos y dijo a su familia y a los reunidos:

“¿Por qué lloran? No tengan miedo.

El Señor no me llevará esta vez. Todavía espera más de mí”.

La primera casa religiosa fue inaugurada el 1º de mayo de 1868, que es considerada la fecha de la fundación de la congragación.

Las jóvenes vivían en común y todas llevaban un vestido gris.

Y dormían en una cama de madera con colchón de heno.

Pasaban el día alternando entre la oración, la lectura espiritual y el trabajo, que consistía en coser, hilar y tejer.

Este grupo comenzó a ministrar a los pobres y enfermos en el área local.

Clelia tomó a San Francisco de Paola como patrón celestial de las comunidades

Santa Clelia Barbieri

MILAGROS EN SU VIDA

Poco después de la fundación de la Comunidad, muchas cosas inusuales comenzaron a suceder.

Cuando no había comida en la casa, dirigida por Clelia, la comunidad rezaba, y momentos más tarde sonaba el timbre de la puerta, y se les daba un regalo de comida.

Orando a san Francisco de Paola por su intercesión, hubo varias ocasiones en que obtuvieron pan, harina, vino y otros alimentos básicos de una manera extraordinaria.

Además Clelia fue bendecida con otros favores místicos, como por ejemplo se demostró cuando la madre de Anna Forni, miembro de la comunidad, le trajo una cantidad de manzanas.

Clelia las colocó sobre una mesa y las dividió en tres partes y dijo:

“Guardaré éstas que usted eligió en su huerto, y éstas que usted encontró en la tierra

Pero no puedo aceptar este tercer grupo porque usted no fueron conseguidas en forma honesta.”

De hecho, la mujer había recogido algunas de las manzanas de los árboles en la propiedad de otra persona.

Un día, mientras estaba de pie ante la ventana de la casa de la comunidad, señaló un campo cercano y profetizó:

“¿Ves ese campo junto a la iglesia?

Allí se levantará la nueva casa, ya no estaré aquí…

Aumentará en número y se extenderá en las llanuras y en las montañas para trabajar en la viña de Dios.

Muchos vendrán con carruajes y caballos…”

Todo lo que Clelia había profetizado a sus compañeras fue finalmente realizado.

A la muerte de Barbieri pronto resultó en un incidente inusual e inexplicable, que a menudo ha sido reportado en las diversas parroquias que visitó y en las casas en las que se encuentra su orden.

Monjas de la Congregación ante la urna con los restos de santa Clelia Barbieri

SU VOZ DESPUÉS DE MUERTA

Clelia murió de tuberculosis el 13 de julio de 1870 cuando tenía sólo 23 años.

Sus últimas palabras fueron proféticas:

“Sé valiente porque yo voy al Paraíso, pero siempre estaré contigo, yo nunca te abandonaré”.

Esta profecía también se realizó.

Ya que pronto probó su presencia por el sonido de su voz.

Su voz se escucha a menudo durante lecturas bíblicas y canciones y la voz nunca habla sola, sino se escucha como parte de un grupo.

Personas de diferentes orígenes han reportado haber escuchado la voz que se describe como diferente a cualquier otra que hayan escuchado.

El fenómeno milagroso de su voz tuvo lugar por primera vez en la noche del 13 de julio de 1871, exactamente un año después de la muerte de Clelia, mientras las hermanas estaban orando en la capilla.

Las hermanas declararon que:

“De repente se oyó el sonido de una voz aguda, armoniosa y celestial que acompañaba el canto en coro.

A veces cantaba sola, otras veces armonizaba con nosotras en el coro, moviéndose de derecha a izquierda.

A veces pasaba cerca de los oídos de una u otra de las hermanas.

La alegría que trajo llenó nuestros corazones de una felicidad imposible de poner en palabras.

Esto no era de este mundo. Vivimos ese día en el paraíso.

De vez en cuando, uno tenía que salir de la habitación…

La emoción que experimentamos fue tan fuerte que nos dejó sin aliento hasta que uno tuvimos que gritar: ‘¡Basta, querido Señor, suficiente!’”

Este milagroso acontecimiento cumplió todos los pensamientos del sueño.

Puesto que el Santísimo Sacramento no estaba entonces reservado en su capilla, decidieron pasar la noche adorando al Santísimo Sacramento en una iglesia cercana.

De nuevo declararon:

La voz de Clelia oró con ellas hasta el amanecer.

Era precisamente el aniversario de su muerte.

Desde ese día nunca las ha dejado, uniéndolas en los más diversos entornos y condiciones.

Había solamente diez muchachas que vivían en la comunidad en el momento de la muerte de Clelia.

Después de que la Regla de la Orden fue aprobada por el Vaticano, más miembros se unieron a la comunidad, muchos de los cuales fueron inspirados por la voz de la santa fundadora.

Después de la Segunda Guerra Mundial había 236 miembros.

Durante los años cincuenta, las hermanas eran casi trescientas.

En los últimos años, la ordenación floreciente mantuvo más de 35 instituciones.

Sintiendo el llamado por los extranjeros, las Hermanas comenzaron entonces misiones en el extranjero, y casas de la orden fueron abiertas en Kerala, India y en Tanzania, África.

Con un número de jóvenes locales en estas áreas que se unieron a practicar las virtudes e ideales de los santos fundadora.

Grupo de momjas y laicos de la Congregación

AÚN SE OYE LA VOZ DE SANTA CLELIA HOY DÍA

Durante los últimos ciento veinticinco años desde su muerte, la voz celestial de Clelia se ha escuchado periódicamente en las casas de la orden.

Especialmente en LeBudrie, la voz se escucha acompañando a las hermanas en sus himnos, en lecturas religiosas, y en sus conversaciones.

También se escucha acompañando al sacerdote durante la celebración de la Santa Misa, y durante los sermones.

Incluso en las iglesias parroquiales se escucha entre los fieles.

En 1970, la Madre Superiora de la Orden de LeBudrie declaró lo siguiente a Joan Carroll Cruz, autora del libro “Misterios, maravillas y milagros en las vidas de los santos”:

“… este regalo prodigioso nos estimula a hacer el bien, aumenta nuestra fe, es un alivio para las pruebas de la vida y nos da una gran deseo por el cielo”.

En una carta más reciente recibida antes de la publicación del mencionado libro, la Madre Provincial de la Orden, Hna. Silvana Magnani, confirma que el prodigio todavía está teniendo lugar.

Ella escribe que

La voz celestial de Clelia también se oye hoy en las comunidades de Usokami y Wadakanchery.

Cuando oran en latín, Clelia ora también en latín.

La voz de Santa Clelia Barbieri ha sido descrita como no de esta tierra.

Siempre dulce y amable, a veces está acompañada de voces angélicas.

Por otra parte, muchos testigos han dado testimonio jurado ante los tribunales eclesiásticos que investigaron el prodigio antes de la solemne beatificación de Clelia y de su canonización.

La voz celestial de Santa Clelia confirma la promesa hecho por ella a sus compañeras antes de su muerte,

“Sé valiente, porque yo voy al Paraíso, pero yo siempre estaré contigo, yo nunca te abandonaré”.

En el libro “Una canción de amor, de Santa Clelia Barbieri”, de Paolo Risso, el biógrafo de Santa Clelia dice:

“Y la voz de Santa Clelia de sigue escuchando como en el primer aniversario de su muerte.

Sus monjas, junto con muchas otras, continúan escuchando su voz que ora, canta e intercede.

Es una voz llena de felicidad al anunciar buenas noticias para su “familia”, la Iglesia y el mundo.

Está llena de tristeza cuando el sufrimiento está cerca.

Es siempre tranquila y alentadora, una verdadera señal de que Dios nunca nos abandona”

Sus reliquias están alojadas en una urna bellamente elaborada en la casa religiosa de las Comunidades en Le Budrie (Bolonia), Italia.

Muchos vienen a visitar este santuario y a orar ante sus reliquias, y es de aquí que muchas bendiciones han salido por toda Italia y el mundo.

Casa Matriz de la Congregación

LA CANONIZACIÓN

Los procesos para la beatificación ocurrieron en Bolonia antes de que los teólogos reunieran e inspeccionaran sus escritos espirituales confirmando el 2 de abril de 1935 que tales escritos no contravienen la doctrina oficial.

La introducción formal a la causa vino bajo papa Pío XI el 15 de marzo de 1930 y Clelia Barbieri fue titulado como sierva de Dios.

La confirmación de su vida de virtud heroica el 22 de febrero de 1955 permitió que el Papa Pío XII la llamara Venerable.

El tercer milagro – definitivo para su santificación – fue investigado en su lugar de origen y la Congregación para las Causas de los Santos validó este proceso diocesano el 18 de abril de 1986.

Mientras que los expertos médicos aprobaron este milagro el 23 de marzo de 1988, el 17 de junio de 1988.

El Papa Juan Pablo II lo aprobó definitivamente el 11 de febrero de 1989 y canonizó a Barbieri como santa de la Iglesia Católica Romana el 9 de abril de 1989 en la Plaza de San Pedro.

Fuentes:

Deja un comentario