Unas torres de hielo inspiradas en estupas, monumentos espirituales tibetanos, se han convertido en la solución a la falta de agua que amenazaba la subsistencia de las pequeñas comunidades agrícolas de Ladaksh, un desierto a más de 2.700 metros de altitud en el Himalaya conocido como el pequeño Tibet. La idea ha dado tan buenos resultados que su impulsor va a destinar el dinero recibido de un premio a levantar 20 estructuras.


EcoPortal

Deja un comentario