Por ahora, el único partido que aún se opone a esta cambio de fecha es el PSC, lo que ha supuesto su enfrentamiento con JxCat y ERC, que ha su vez han acusado a los socios del Govern de «electoralismo» por querer mantener el día previsto para los comicios a pesar del avance en la cifra de contagios y el gran movimiento de personas que supondría.

Las elecciones al Parlament de Cataluña estaban previstas para el 14 de febrero, sin embargo, ante el preocupante repunte de contagios y la previsible llegada de la tercera ola de la pandemia de covid-19, son muchos los partidos que han solicitado su aplazamiento.

«Si hay que ir a trabajar, si estamos orgullosos de tener abiertas las escuelas, no nos podemos permitir cerrar los colegios electorales. Como han demostrado muchos países, la pandemia no suspende la democracia», ha defendido por su parte el PSC en un comunicado, en el que reprocha al Govern esta consideración.

«No es el mejor escenario para celebrar las elecciones», ha considerado el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. Así Ciudadanos y la CUP han sido las primeras formaciones en hablar abiertamente de un aplazamiento, alegando motivos de salud, que podría situarse en mayo o junio de este mismo año.

Fiona Schonenfeld

Escritora de artículos para que entiendan lo que hay allí afuera, lo que nos rodea realmente, lo que es importante en nuestra existencia como humanos. Puedes contactar conmigo y discutimos los temas.

Deja un comentario

Deja un comentario